A muchos les sorprendía como un jugador tan delgado como Alexei Ramírez podía conectar los batazos que daba. Pero su secreto era trabajar fuerte, por encima de cualquier prejuicio sobre su físico.

El pinareño dejó buenos números durante su carrera en Cuba defendiendo a Pinar del Río, y en las ocasiones en que fue llamado al equipo nacional. Entre estos momentos inolvidables está el recordado Clásico Mundial, en donde fue uno de los mejores bateadores.

En Grandes Ligas, Alexei labró una destacada carrera. Incluso, estuvo entre los fuertes candidatos a Novato del Año cuando debutó en los White Sox, y dejó jugadas espectaculares.

Este jugador cubano conversó con Jesús Daniel Agras, Avispas Rojinegras de Cuba., sobre su carrera beisbolera y muchos aspectos de su vida personal.

Inicios en Pinar del Río

Bueno, yo vivía en Taco Taco. A los 7 años empecé a practicar en López Peña, los entrenadores que tuve allá me captaron, pero Pablo y el difunto Felipe, que en paz descanse, vieron en mí un talento que nadie había visto. Y bueno, surgió. Pasé por toda la pirámide, EIDE, ESPA y luego Serie Nacional.

No, yo nunca tuve esa suerte (de integrar preselecciones nacionales en esas categorías inferiores). Aparte, todos lo que me conocen a mí en la víspera de ahí, saben que era muy chiquito, 1.50 y nunca llamé la atención. Era más chiquito, pero era quien más me entregaba al campo.

Después que terminé 1l onceno grado cogí el tamaño que tengo. Creo que mi desarrollo llegó tarde, pero en buena hora. Bueno, salió. Fuimos campeones juveniles. Al próximo año jugué la primera categoría por San Cristóbal, hice la preselección de Pinar del Río, cuando aquel tiempo estaban Yobal, Linares, Madera, Lázaro Arturo Castro, Lazo, Contreras. Yo tenía 20 o 21 años cuando estaba dirigiendo Urquiola y ese año me eliminaron el último corte. Creo que Matanzas me pidió por un año, pero no me soltaron porque querían que yo estuviera con Pinar del Río.

Debuté en 2002, apenas fui 19 veces al bate y di 8 hits. Estaba todo el combo, todo el combo, era muy difícil hacer equipo. Mis siete años fueron con Jorge Fuentes. Que me dio ese voto que muchos no me daban. Decían que yo no iba a hacer equipo por mi físico. Me dediqué a hacer lo que yo siempre he hecho y gracias a Dios tuve muchos resultados en Cuba.

¿El segundo año fue más difícil?
No, no creo que eso es presión de uno mismo. Yo creo que uno es profesional y sabe lo que hace y a lo que se dedica. Hay mucho criterio y respeto, pero eso depende del jugador.  

La posición que más te gustaba jugar cuando te ganas la titularidad
En mi caso, en mi infancia, tuve la suerte de tener entrenadores en la primaria que me enseñaron a jugar todas las posiciones, se me hizo más fácil jugar béisbol. En la ESPa jugaba short, pero era muy chiquito, y no me daban ese chance que yo quería. Tuve que jugar otra posición, ya cuando llegué a Pinar del Río estaban Capote, Olivera, en segunda Yobal. Lo mío era jugar béisbol, entonces se me dio un hueco, primero en el right fieldm después el center, y y gracias a Dios terminé jugando segunda.

Posición preferida.

Short. Me gusta estar moviéndome. Yo siempre he dicho que es como la columna vertebral, que todo tiene que pasar por ahí.

Mejores momentos en Cuba

Muchos momentos, mi primer jonrón, mi primer hit, la primera serie nacional que hice con Pinar del Río, pero para todo amateur ser campeón olímpico es lo máximo y después subcampeón en el primer Clásico Mundial.

¿Y el lanzador que más se te complicó en Cuba?

Vera. Mi respeto y mi saludo, incómodo para todos, tanto zurdos como para derecho.

¿Algún lanzador que recuerdes que le hayas conectado con facilidad?

Yo tengo una de las mejores relaciones cuando estaba en Cuba y con este lanzador que es mi amigo también, Ciro Silvino. El caballo de Granma, pero a mí se me hacía más fácil.

¿Cómo se vivió en ese juego final del Clásico Mundial ese juego final que no se le pudo ganar a Japón?

Desde que salimos de La Habana se vivió con mucha expectativa. Había criterios a favor y en contra de que no podíamos ganar porque no somos profesionales y demostramos que no, que estaban equivocados.

Cuba se paralizó viendo que el Clásico Mundial. Eso fue una experiencia bonita, muy bonita, que nunca se va a olvidar. Ganamos a potencias como Dominicana,Venezuela. Se logró los objetivos. En el cruce, le ganamos a Dominicana y perdimos con Japón.

Yo pienso que podría haber fichado un zurdo, aunque Ormari había pichado muy bien. Si usted ve el juego, fueron infiel hits los que le dieron a Ormari.

Anteriormente al clásico, ¿tuviste alguna que otra propuesta para MLB?

Lo cierto es que no. En el Clásico yo abro y después deciden sentarme y ponen a Tabares. Después me sacan de emergente, me van sacando de emergente. Entonces cuando voy produciendo me dan esa confianza, esa oportunidad de poder jugar y terminé siendo el segundo de Cuba que más batió, después de Garlobo.

Yo estoy casado con mi esposa dominicana, que estudia en Cuba medicina, en aquel tiempo teníamos dos niños, y ella terminaba su graduación en Cuba. Para mi primero lo primero eran los hijos y después lo otro. Ella decide irse para Dominicana con su familia, no me queda otra que salir con ella, dejar mi carrera sólida acá en Cuba y venir a un país que no conocía. No sabía nada y empezar de cero. Salgo de Cuba, legal, con 26 años. Cuando llegué empecé a hacer los trámites para tener los papeles en Dominicana y hablé con Contreras, lo llamamos, le digo que estoy en Dominicana, me dice que no, que es mentira. Me cuelga. Me manda a su abogado y ahí empezamos a trabajar. Y llegó Chicago, la oportunidad que me dio.

Entonces se da la posibilidad de Chicago. ¿Cómo fue tu transcurso por las ligas menores?

Yo tuve la suerte y la bendición de Dios, de todos los santos, de nunca pasar por ahí. Llegué quemando, como se dice vulgarmente en Cuba, quemando, sabiendo también lo que yo quería, lo que quería hacer. Quería llegar a Grandes Ligas y esa es mi meta. Gracias a Guillén también que tuvo un voto confianza, que me dio esa posibilidad de jugar. Yo lo tengo que agradecer.

¿Te costó trabajo adaptarte al béisbol de las Grandes Ligas?

Me costó adaptarme al frío, eso lo único que siempre he tenido problema con el frío, en Chicago hay demasiado frío. En un momento está bien y al segundo el aire empieza a soplar. Frío horrible.

Tu fuerza

Para nada. Trabajando. Creo que no soy ese físico corpulento. Trabajé en mi muñeca, en mi rapidez de brazo. Hacer un buen contacto y salir a jugar.

¿Cómo era esa relación entre los cubanos en MLB?

Claro que sí, claro que sí. Imagínate, en un país que no conocíamos, por lo menos yo en mi caso, y si tenía la posibilidad de escuchar algunos consejos como yo con Contreras. Y yo dárselo a otros muchachos. Reunirse, hablar.

¿Qué hubiera sido si Pacheco, Linares, Kindelán hubieran jugado en Grandes Ligas?

Hubiesen triunfado. Sin duda ninguna. Sin ninguna discusión. Si nosotros lo hicimos, ¿por qué no pueden hacerlo? Y tenían la calidad y mucha calidad.

Durante los siete años tuyo en el equipo Pinar de Río, ¿cuál es ese compañero más afín con Alexei Ramírez?

Con todos me llevaba bien con todos esto y con todos me llevo bien. Todo éramos una familia, juntos en el estadio, casi seis meses juntos, viajando en la misma guagua, comiendo juntos.

¿A quién te enfrentaste más y a quien le conectaste mejor en MLB, de los lanzadores cubanos?

La mayoría relevos, a Liván, cuando estaba en Minnesota; a Raisel de Cincinnati; a Chapman, que siempre andábamos riéndonos, diciéndonos cosas. Con todos tengo buena relación. Me da alegría verlos triunfar. Chapman me dominó y le di también. Siempre me tiraba slider, nunca recta. 

El cambio más radical de la pelota cubana a Grandes Ligas

Aquí, todo. Primeramente, ser puntual, mucha dedicación al campo y llegar primero. Tienen la suerte de tener computadoras que orientan a los lanzadores. Yo siempre he dicho que eso depende de los diferentes atletas, de cómo se adaptan al beisbol acá. Pero siempre he dicho que son cuatro bases.  Ahora, están los mejores del mundo y hay que hacer un ajuste muy rápido porque te comen.

¿Se considera a Guillén un excelente mánager, estratégicamente hablando?

Yo creo que sí. Yo sí lo conozco bien. Él dice las cosas claras, sin rodeo. Yo sí estoy agradecido.

Cuando te dejan libre del club y vas a los Padres

Estas son decisiones que tú no puedes controlar. Le di las gracias por la oportunidad que me dieron y seguí adelante.

El inglés, ¿cómo te chocó?

El béisbol es un idioma universal y el instinto te hace saber lo que quieren decir las cosas, ya fuera del béisbol, en la calle, restaurantes, sí se me hizo difícil. Tuve la ayuda del teléfono, Google, que me ayudaba mucho, y algún traductor que nos pusieron en el equipo.

Víctor Mesa

Tremendo, tremendo pelotero que fue en Cuba y he tenido la suerte y la dicha compartir con él, y es tremenda persona.

Después que pasa

Nos cambiamos para otra liga, una liga que apenas conocía la liga, más estratégico de picheo. En el beisbol no todo puede ser loma arriba, hay una curva y nada.

¿Qué crees del béisbol mexicano? ¿Qué te pareció?

Muy bueno, mucho nivel. Hay muchos con mucho talento en México. Gracias a Los Diablos Rojos por darme la oportunidad.

Ahora, esperando una oferta de trabajo de jugar beisbol. Mucha gente dice que los años, fui a México para verdaderamente demostrar que todavía puedo jugar con cualquier equipo y que me dé la oportunidad, nada, solamente la oportunidad, lo otro me lo busco yo.

¿A quién pusieras en el Cuba en tercera? ¿Yulieski Gurriel o Michel Enríquez?

Son dos peloterazos y yo tuve la suerte de jugar con los dos. Son buenísimos, tremendas personas.

¿Qué haces ahora? ¿Algo físico?

Claro, uno sabe lo que el cuerpo le pide. Es prácticamente la mitad de mi vida en este deporte, haciéndolo.

¿Disfrutas pasar tiempo con la familia, con los hijos?

Imagínate, estaba siempre la pelota y ahora los tengo conmigo. Ser padre no es como una telenovela que lo escribes, es día a día hacer cosas diferentes. Todos (tiene inclinación por el béisbol), hasta la hembra juega softbol. Va a ser mejor que el papa, no te voy a decir quién es.

¿Qué opinión tienes del béisbol cubano actual?

Se ha quedado atrás. Se ha quedado atrás, ya todos los países que antes nosotros fácilmente barríamos con ellos nos están ganando. No hay que ir tan lejos. Ahí están las pruebas en el Clásico Mundial, que no pasamos ahí. Todos los jugadores (de otros países) están jugando, están jugando todo el mundo, lo cual ya no es como antes.

Cuba unificado

Sí. Siempre he dicho, que sí todos los países lo hacen. Todo el mundo quiere jugar con su país. Yo iría como el primero, fuera él primero en ir para allá. Hay muchos jugadores. Hay muchos jugadores que están en Menores, que la gente no sabe y otros que andan en otros países jugando.

Lanzador difícil en MLB

Tuve la suerte de jugar con Chicago, enfrentarme a muchos lanzadores de clase, Verlander, Sabathia, pero para mí el de Venezuela, Félix Hernández. Tremendo lanzador. Tremenda persona, un caballero fuera del terreno y ayuda mucho.

¿Sigues el equipo Pinar del Río?

Siempre, siempre, desde que me salí. Yo nunca me he perdido ni un huevo, cuando fueron campeones lo estaba mirando. Contento, contento. Es una parte de mí que siempre va a estar ahí.

¿De acuerdo con que en Cuba jueguen peloteros de otros países?

Claro, si todos los países lo hacen. Así mejoraría la pelota cubana.

¿Jugarías en Cuba?

Todo puede pasar.

¿Cómo te sentiste cuando te dijeron que no podías entrar en ocho años? En tu caso saliste con toda la legalidad del mundo

¿Cómo crees, imagínate? ¿Cómo crees que te digan que no puedes ir a tu país?

Se comentó que ibas a jugar con Pinar del Río.

Fue una entrevista que me hicieron a mí frente a la escuela los niños sobre la posibilidad de jugar con Pinar del Río y como te dije ahorita, todo puede pasar.

Si me por fin decido ya retírame de la pelota y no aparece ningún trabajo por acá y bueno, que mejor que retirarse en Cuba. Terminar donde comencé.

¿Qué haces en estos momentos?
Antes de la pandemia estaba con mis hijos, los llevaba a los juegos, a veces ayudaba a los coach de los muchachos a practicar, a dar mi experiencia.

¿Qué cambiarías en la Serie Nacional?

Volver a como estaba antes, a 90 partidos, para que los jugadores sigan jugando.

Mensaje de Alexei Ramírez para los muchachos que están en Dominicana, que están en Cuba, que están en cualquier parte del mundo persiguiendo y luchando por el sueño de firmar.

Que no bajen la cabeza. Que sigan trabajando fuerte, que todo en la vida llega. Que nunca se pongan una barrera en el medio como que no se puede. Sí se puede.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine