Aníbal Fernández, en persona y a primera vista, tiene una personalidad magnética con su estirpe de rockero de los 90 y su pelo rubio. Su historia y la de la escalada deportiva en Cuba van tan de la mano que parecen una sola.

A lo largo de su vida, ha sufrido todos los cambios típicos de nuestro país por décadas: prohibiciones, intolerancia, emigración, desprecio; incluso, prisión.

Por su defensa de la escalada en Cuba, hace muchos años ya, fue hostigado por las autoridades, despreciado y hasta fue a la cárcel, antes de migrar para vencer otras paredes del mundo.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine