El béisbol es un deporte en el cual puede suceder cualquier cosa y, a veces, la más mínima decisión de un árbitro puede definir un partido, una clasificación, incluso, un campeonato.

La profesión de árbitro casi nunca será bien ponderada y sí muy cuestionada por peloteros, directivos, especialistas o legiones de aficionados que anhelan ver a su equipo ganar ante todo.

Errar es de humanos y más cuando se tiene la complejidad de tomar una decisión milimétrica en fracciones de segundo, tan apretada que en ocasiones ni la repetición de video aclara si fue bola o strike, out o quieto, buena bola o foul, etc.

Sea como sea, en este tipo de jugadas se puede apreciar muchas veces el verdadero sentir del béisbol, pues el anhelo por obtener la victoria por parte de los equipos desemboca en ocasiones en protestas que pueden llegar a rayar en la violencia. Los aficionados del equipo agraviado muchas veces vuelcan su odio hacia el cuerpo arbitral lanzando los más viles improperios contra el cuerpo arbitral. Todo lo contrario ocurre con el bando favorecido que respira aliviado al ver que una situación que podía haber cambiado los destinos de su equipo se torna en su favor.

Sin dudas, son momentos que no se olvidan, de los que pasan años en boca de todos los que lo vivieron. Por ello, el equipo de Play Off Magazine pone a su consideración un top 5 de jugadas polémicas en la historia de nuestra Serie Nacional de béisbol captadas por las cámaras de la televisión.

Siempre vale recordar que la apelación de las jugadas en video es una medida reciente en el béisbol, por tanto, los encargados de impartir justicia no contaban con este recurso en la época donde se dieron estas jugadas y en varios casos la repetición los favorece a ellos.

5 – Cuartos de final de 1998, Camagüey vs Ciego de Ávila, «El jonrón de la palmita»

En un choque de postemporada con sabor a derby entre dos territorios que pertenecían a la misma provincia antes de la división política – administrativa que se implanto en el país a mediados de la década del ´70.

La situación se dio en el segundo desafío de la serie, cuando el avileño Franklin López conectó un largo batazo entre left y center. El árbitro principal cantó doble por regla porque según su apreciación la pelota había dado en el borde de los límites del estadio. Decisión que provoco una explosión en la dirección avileña ya que estos argumentaban que esta fue a parar en unas pequeñas palmas que estaban fuera de los límites del estadio, por tanto, debía de ser cuadrangular a favor de ellos y protestaron airadamente al equipo arbitral.

La repetición de la época se hace difusa en su claridad de imagen y no clarifica adecuadamente la jugada. Lo que sí se puede percibir es que en algún momento la pelota impacta en una de las palmas.

A la postre Camagüey se impuso en ese play off. Cuentan que en años posteriores la dirección del estadio Cándido González de la urbe agramontina hizo todo lo posible para que las dichosas palmas crecieran lo más rápido posible para evitar situaciones similares en el futuro. Hoy en día, las palmas crecieron, pero el incidente ha quedado marcado en la memoria como uno de los principales hechos acontecidos en ese lugar.

4 – Final 2007, Santiago de Cuba vs Industriales, «El jonrón de José Julio Ruiz»

El enfrentamiento entre estos dos conjuntos consta como el clásico del béisbol cubano en la etapa de las Series Nacionales y que en estas versiones marcaron un hito importante, los Leones de Rey V. Anglada y las Avispas de Antonio Pacheco. Ese año se vivía por segunda ocasión consecutiva una final entre ellos que venía con el triunfo de Industriales en la temporada anterior.

En el segundo partido de la final efectuado en el estadio Guillermón Moncada de la ciudad oriental, se daría otra situación polémica que afectaría el desenlace posterior de la misma. El slugger santiaguero José Julio Ruiz conectó un enorme batazo próximo a la línea de foul del rigth field ante los envíos de Yadel Martí. Los árbitros decretaron buena bola envueltos en las encarnizadas protestas de la directiva y jugadores de Industriales que argumentaron que era foul claro. Algo que no se puede apreciar bien porque la varilla que marca la línea de foul no llegaba al techo del estadio.

La polémica surgida de este suceso se mantiene aun a pesar de los años. José Julio Ruiz ha declarado en diversas ocasiones que el batazo fue buena bola. Sin embargo, otro protagonista, Alden Mesa, cátcher de Industriales, quien tenía una perspectiva privilegiada de la jugada por su posición defensiva, argumenta que la pelota paso próxima a una farola que se aprecia en la repetición y se encuentra ubicada aproximadamente a seis metros de la línea de foul.

En definitiva, Santiago ganaría ese encuentro y pondría contra la pared a Industriales, poniendo la final 2 – 0 a su favor y obligando prácticamente a los azules a ganar los tres desafíos en su feudo. Los azules ganaron 2 de 3 y en definitiva, perdieron la final en el sexto partido. El otro resultado que se dio a raíz del suceso fue que la varilla de foul del estadio santiaguero fue ampliada por varios metros para que en un futuro se pudiera apreciar mejor este tipo de conexiones.

3 – Semifinal 2013, Matanzas vs Sancti Spíritus, «El pelotazo a Manuel Benavides»

Uno de los momentos más recordados del siempre polémico Víctor Mesa en su faceta de manager y también hemos de decir que fue un partido y una serie en general memorable.

Mientras transcurría la parte alta de la cuarta entrada el lanzador refuerzo de los espirituanos Norge Luis Ruiz presuntamente golpea al veterano Manuel Benavides. El árbitro principal, Luis César Valdez, declaró foul ball en la que muchos árbitros describen como la jugada más difícil de apreciación en un juego de béisbol.

Esta decisión conllevó a una reacción desproporcionada por parte de Víctor Mesa, quien protestó coléricamente la decisión arbitral bajo el argumento de que su bateador había sido golpeado. Tanto Mesa como Valdez tuvieron que ser separados rápidamente para que la situación no tomara un cariz violento.

La jugada no traería consecuencias inmediatas, sin embargo, los espirituanos sufrirían una remontada histórica en las postrimerías del encuentro cuando su victoria parecía un hecho y los matanceros avanzaron en el play off.

2 – Final 1994, Villa Clara vs Industriales, «El out en tercera»

Mientras se celebraba en el estadio Latinoamericano de La Habana el tercer partido de esta final, se dio una de las jugadas más polémicas de la historia de las lides nacionales.

En la séptima entrada el villareño Amado Zamora conecta un fly de sacrificio corto por el ritgh field para que el corredor de tercera Osmany García anotara la carrera del empate. Rápidamente la dirección azul a cargo de Jorge Trigoura salió a reclamar que el corredor había salido adelantado de tercera.

Como está establecido en las reglas del béisbol, el lanzador capitalino Lázaro Valle realizó el tiro a tercera y el prestigioso árbitro Alfredo Paz decretó el doble play que invalidaba la carrera, por tanto, daba por terminada la entrada con la ventaja azul intacta.

A causa de la poca calidad de la transmisión televisiva de la época, nunca se logra ver si realmente el corredor salió adelantado. Lo que sí se pudo percibir fue la enconada protesta del conjunto villaclareño que se extendió por varios minutos porque consideraban injusta la decisión.

Los Industriales se impusieron en ese juego, en buena medida por esa jugada clave. Pero a la postre perderían la final en siete desafíos, proclamándose campeones los del centro del país.

1 – Final 1999, Industriales vs Santiago de Cuba, «El diving de Osmel Cintra»

Esta se ubica a la cabeza de nuestro top no solo por lo polémica que puede ser la jugada, sino también por lo desproporcionado de la reacción del equipo agraviado.

Estos dos equipos clásicos se dirimirían una vez más para disputar un título de Cuba. Previo a que se diera la jugada en cuestión, hubo un antecedente con un out en primera que les cantaron a los santiagueros que lucía como un quieto claro después de una jugada de fantasía de la combinación de Germán Mesa y Juan Padilla. Los ánimos se caldearon por parte de los orientales y prepararon el terreno para lo que ocurriría posteriormente.

Cuando los azules vienen a consumir su turno a la ofensiva, Juan Padilla toca la bola por tercera con la intención de adelantar a los corredores que se encontraban en primera y segunda base. El toque sale de fly pegado a la raya de tercera base y el lanzador Osmel Cintra se tira en diving intentando fildearla de aire. Este no lo logró y la pelota picó saliendo a territorio de foul. El árbitro principal Germán Águila, ex jugador de Industriales, decretó buena bola argumentando que Cintra la había tocado antes de salir.

Por ello, la reacción fue tan violenta provocó que los santiagueros salieran en tromba hacia Águila para reclamarle que los árbitros estaban parcializados a favor de los contrarios. El inicialista santiaguero Pedro Poll llegó incluso a agredir a Águila, tirándole su mascotín.

En definitiva, Santiago se llevó la corona en siete partidos y esta jugada no influyó en el desenlace de la final.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine