Algunas cortinas de humo, interpretaciones sin sentido y falsas esperanzas ha levantado el artículo de ESPN en el que se dice que peloteros que abandonaron delegaciones podrían regresar a selección cubana, incluso aquellos de MLB, en el cual se cita las palabras de Higinio Vélez dichas a Héctor Villar.

La prestigiosa cadena ESPN levantó algo que no es noticia porque las declaraciones de Higinio son de hace unos 15 días ya, y con eso echó a andar una montaña de especulaciones por parte de los medios de comunicación y con estas, comenzaron a llover los comentarios de los fanáticos del béisbol cubano que sueñan, nuevamente, con el derecho de ver a sus mejores peloteros juntos con el equipo nacional.

En primera instancia, hay que definir que las palabras del máximo responsable del béisbol cubano fueron dadas en una cuerda de futuro, en todo momento de posibilidad, porque Vélez habló siempre de “proyecto” y “estudio”, además de que no se tocó las dificultades legales de fondo que impedirían la convocatoria, por lo menos, de aquellos que actualmente juegan en Grandes Ligas.

Las poco claras palabras de una entrevista que ya es vieja, de por sí, han levantado dudas incluso entre los mismos periodistas cubanos que cubren temas beisboleros, dentro y fuera de Cuba, al punto de que algunos discrepan y otros coinciden con lo expuesto por Enrique Rojas.

“Creo que varias agencias informativas se han ido con una bola mala al malinterpretar un artículo que publicó hoy en el prestigioso sitio www.espndeportes.com el querido periodista Enrique Rojas (…) El directivo en ningún momento se refiere a que los peloteros cubanos que juegan en Grandes Ligas pueden jugar con la selección cubana cuando así lo estimen porque aún para eso hay que vencer muchas telarañas legales entre Cuba y los Estados Unidos”, advierte Boris Luis Cabrera en Facebook.

Vélez se mueve todo el tiempo en el terreno de las posibilidades, ya lo dijimos, y así lo dejan claras sus palabras, e incluso desliza que hasta quienes las autoridades llaman desertores y traidores pudieran volver a vestir la franela nacional.

“Los brazos están abiertos, todos son cubanos. En aquel momento se vetó a aquellos atletas que habían abandonado delegaciones, todo es proyecto, todo está en estudio y esperamos que esto tenga un final muy feliz”, afirma Higinio, pero para algunos está lejos de ser un final feliz.

En la entrevista se toca la «posible» convocatoria de peloteros cubanos que no pertenecen a la Federación ni al sistema de granjas de las Ligas Mayores y que en estos momentos se desempeñan en otras Ligas profesionales alrededor del mundo, como son los casos de Dayán Viciedo, Leonys Martín, o Ariel Miranda, entre otros, pero de ahí a esperar que quienes están vinculados directamente con MLB lo hagan, el trecho es muy grande.

El acuerdo de MLB y Cuba, que está congelado en estos momentos, permitía a los peloteros llegar a Estados Unidos, con visa de trabajo, junto a sus familiares y concentrarse, únicamente, en jugar béisbol, explica el periodista Miguel Ernesto Gómez Masjuán, pero con la  cancelación del acuerdo se frenó toda vía legal, y los peloteros de la isla han seguido saliendo en masa, de forma ilegal, porque la migración no se detiene.

Además, cuando se habla de estos temas, siempre ha existido un terreno legal que no se puede obviar con respecto a los peloteros cubanos. Para poder firmar como agente libre con cualquier franquicia de las Mayores, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) debe certificar que el jugador ya no tiene vínculos con Cuba.

“El acuerdo incluía una cuota que iba del 15 al 25 por ciento del costo de la transacción para la Federación Cubana de Béisbol (FCB), lo cual ha sido interpretado por el gobierno de Donald Trump como una violación a las estrictas leyes comerciales entre Estados Unidos y Cuba”, explica TUDN Radio. 

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC) envió una carta a la MLB en que decía que «los pagos a la Federación Cubana de Béisbol no están autorizados (…) porque un pago a la Federación Cubana de Béisbol es un pago al gobierno cubano”.

Queda bien claro para Estados Unidos que nada que tenga que ver con los peloteros cubanos en la Isla estará ajeno a la intromisión de la Federación y las autoridades.

Visto lo visto, con un acuerdo congelado que no permite negocios con la Federación Cubana por una orden que llega directa desde el mismo gobierno estadounidense, ¿sería lógico pensar que los cubanos que jueguen en MLB pudieran representar a Cuba en algún evento internacional solo porque Cuba, o alguna organización de MLB lo permitiera?

“Lo cierto es que se habla de un tema harto discutido en todas las plataformas y que al final siempre termina con un desenlace secuestrado por la política y lo que pueda suceder en los meses venideros”, expone Daniel Palacios en su blog Visor Cubano.

John Bolton, quien fuera consejero de seguridad del presidente Trump, dijo en un tuit en 2019: «Cuba quiere usar a los jugadores de béisbol como peones económicos, vender sus derechos a las Grandes Ligas de Béisbol”.

Aunque Bolton ya no está junto a Trump, está claro que la postura no ha cambiado y que Estados Unidos no entrará en tratos con Cuba en cuanto a los peloteros de las organizaciones de MLB, sean en contratos desde Cuba hacia Estados Unidos, o sea que quienes jueguen en MLB representen a Cuba, porque como dejó claro con su afirmación: “El pasatiempo nacional de América no debe alentar el apoyo del régimen de Cuba para Maduro en Venezuela».

“Durante todo el intercambio sobresalen los términos «en estudio» y «bajo análisis», algo que se mantiene en la misma cuerda de las declaraciones hace alrededor de un mes atrás de Luis Daniel Del Risco, tesorero de la FCB y Jefe de la Comisión de Reglas y Arbitraje de la Dirección Nacional de Béisbol. Entendamos entonces que no hay nada novedoso en esa entrevista”, añade Palacios en su análisis.

Por demás, Higinio no hizo ningún pronunciamiento especial en la pregonada entrevista, sino que solo usó palabras imprecisas, como “cubanos somos todos”, pero de paso dejó entrever las viejas posturas de las autoridades cubanas, que siempre cuestionan los motivos que han llevado a cientos de peloteros a marcharse el país.

“Estos atletas que están fuera hoy en día, por diferentes razones, las cuales todo el mundo conoce, muchas de ellas fundamentalmente económicas, no por problemas ideológicos ni mucho menos, otros fueron inducidos, a otros los han engañado, pero somos cubanos todos”, dijo Vélez, obviando que eso que el llama engaño o inducción, no es más que la libre decisión personas que escogieron sus destinos, arriesgaron sus vidas a los traficantes para intentar llegar a Grandes Ligas porque se cansaron del control que Cuba ejercía sobre sus vidas y de ser convertidos en instrumentos de propaganda.

Cuesta mucho imaginar que, pese a las palabras especulativas de Vélez, Cuba perdone tan fácilmente a quienes llama “desertores, que sufren 8 años de separación de sus familias por la decisión de quienes pretenden controlar sus destinos.

“Esta es otro de los movimientos que utilizó para crear y afianzar expectativas, aunque estoy mucho más que seguro que ese veto será una de las últimas barreras en derrumbarse” afirma Daniel Palacios.

Higinio habla de algunos prometedores regresos de atletas que jugaron en el exterior incluso en Grandes Ligas, y que volvieron a jugar en Series Nacionales, como si con esto probara que todo es posible y muy sencillo de lograr.

“En estos momentos son temas que están en estudio, teniendo la experiencia en otros deportes, la experiencia nuestra. Hay jugadores que han estado en Grandes Ligas y hoy juegan en Cuba y todo aquel que quiera hacerlo, las puertas están abiertas. Hay razones que habría que analizar con otras federaciones, de que estén de acuerdo o no. En aquel momento explicamos también que puede ser un atleta que no participe en nuestro campeonato nacional porque está cumpliendo con sus compromisos internacionales. Son temas en estudio, en su momento debido se dará la respuesta”, dijo Vélez, y una vez más lanzó la trampa de la esperanza que tantas veces se ha usado para mantener en vilo a los seguidores de la pelota cubana, que tanto han sufrido.

Sin embargo, Palacios afirma que “después de todo esto no tengo dudas de que se avecina el primer evento internacional en el que veremos a la selección cubana con peloteros que abandonaron la Isla y que aún están activos en torneos foráneos, pero también veo venir una política de «cupos internacionales» (7 u 8 jugadores solamente por convocatoria), para asegurarse de que la mayoría de los seleccionados jueguen en Series Nacionales”, para sugerir que, aunque desde Cuba den el brazo a torcer, siempre podrían usarse algunas formas para seguir estableciendo barreras y diferencias.

Por otro lado, queda claro que “el alboroto mediático que se ha generado hoy con titulares que «Cuba acepta a los jugadores cubanos de la MLB para que integren su selección nacional», desgraciadamente está fuera de contexto, no sé si es por los grandes deseos que tenemos todos de que esto ocurra o fue una burda difamación”, afirma Boris Luis Cabrera.

A los aficionados cubanos, al menos, les queda soñar, porque la realidad parece mucho más distante del final feliz que pregona Higinio Vélez.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine