La versión del prospecto cubano Oscar Luis Colás ya está sobre la mesa: no firmó contrato para 2020 y, por lo tanto, no debería estar en la lista de restringidos en la que fue colocado a la petición de los Halcones de SoftBank.

Ahora, con sus declaraciones a Pelota Cubana USA, el talento parece sumar otra variable a la ecuación, al apuntar a la Federación Cubana de Béisbol, porque cuestionó si el organismo no habría firmado, quizá, un contrato a sus espaldas.

En estos momentos hay dos historias en el debate: la de Colás, y la de SoftBank, porque acorde a Béisbol Japonés, “SoftBank sólo desea comunicarse con el jugador -cosa que todavía no ha podido hacer- y conocer sus intenciones, así como también explicarle sus responsabilidades con respecto al acuerdo que la FCB aprobó en su nombre”.

Sin embargo, Colás explicó a Pelota Cubana USA que firmó contrato por las temporadas de 2017, 2018 y 2019, en la cual fue cambiado de número y subido a las Ligas Mayores.

“Voy para Cuba y mientras jugaba la Serie Nacional fueron a negociar conmigo y me hacen una oferta de 500 mil dólares por una temporada. Les dije que no estaba de acuerdo con esa cantidad de dinero. Ellos no se quedaron a negociar y yo sabía que la cantidad que yo pedí no me la iban a dar. Por esa razón decidí irme del país”, declaró.

Sin embargo, desde Japón se pronunciaron al respecto, y lo colocaron en la lista de restringido, algo que le impedirá firmar con cualquier otro equipo, ya sea japonés, de las Grandes Ligas o de cualquier otro circuito del mundo, lo cual dificultaría su deseo de jugar en la MLB.

Lo ocurrido sorprendió al “Otani de Cuba” quien dijo que “ahora en estos días leo que me pusieron en la lista de restringidos porque negociaron un contrato con la Federación. El problema es que yo no estaba ahí para firmar un contrato para el 2020 con SoftBank”.

Y aquí es cuando salta la diana de Colás, que apunta, directamente, a las autoridades beisboleras cubanas.

“Me siento mal porqué yo no firmé un contrato. El contrato que yo tengo ya terminó si no es que la Federación negoció un contrato con SoftBank, algo que no deberían hacer porque no se puede firmar un contrato sin yo estar presente.” 

De esta manera, quizá sin proponérselo, Oscar Luis colocó como parte del asunto a la Federación Cubana, quien negocia la contratación de sus atletas con las novenas japonesas.

Por un lado, Japón afirma la existencia de un contrato acordado para 2020, lo cual inhabilitaría a Colás, en efecto. Pero, de otra parte, el pelotero alega que no existe acuerdo alguno, al menos que en Cuba se haya negociado a sus espaldas, violando la legalidad de todo proceso.

Con dos partes de la historia sobre la mesa, evidentemente contrapuestas, se espera que haya una batalla legal para decidir el futuro de alguien que emigró desde su país, para intentar labrarse un camino en Grandes Ligas.

Ahora, con este caso, vuelven a la palestra pública muchas dudas que siempre han existido entre la afición cubana, que se cuestiona cómo se realizan estos contratos, y cuál es el nivel de libertad e influencia en el acuerdo por parte de los peloteros, de quienes los jefes del béisbol cubano y las autoridades de la Isla, han dicho siempre que no serán tratados como simple mercancía, como critican que son usados en el profesionalismo.

Ante esta situación cabe preguntarse si debería pronunciarse la Federación Cubana en el caso de alguien que, hasta hace poco, era uno de los grandes talentos bajo su amparo.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine