El sueño de convertirse en verdaderos boxeadores atrapa cada día más a los niños. Ellos asisten a arduos entrenamientos al terminar su habitual jornada de clases. En La Habana, numerosos espacios abren sus puertas para que los más pequeños puedan desarrollar sus habilidades como boxeadores.

FOTOS: Yamil Lage