Que el cubano Javier Sotomayor es el mejor saltador de altura de la historia no deja lugar a dudas, pero la certeza es aún mayor cuando recordamos que saltó 2.33 metros con ¡apenas 16 años!, cuando todavía tenía «un poco de miedo a las alturas».

El sorprendente hecho ocurrió un 19 de mayo de 1984, en el estadio Pedro Marrero, de La Habana, durante el Memorial Barrientos, y pasó a la historia, además, por ser la primera de sus seis plusmarcas mundiales.

“A partir de ahí es que me sentí un verdadero saltador. Era una temporada en la que me estaba midiendo yo mismo como saltador, porque antes le tenía un poco de miedo a las alturas”, confesó a Radio Habana Cuba.

Tal registro es increíble, y todavía, a 36 años de su concreción, se mantiene como récord para menores de 18 años.

“Fue mi primer récord mundial y mi primer récord nacional. A partir de ahí me incluí entre los primeros saltadores del mundo y todos los saltadores supieron de mí. Ya una semana antes había saltado 2.31. Estaba muy bien”, añadió a la emisora.

Javier fue un saltador precoz, que sin haber cumplido los 20 años ya dominaba ampliamente los 2.30 m, alturas que para muchos son imposible de conseguir.

“Me sentí más contento por mi primer récord nacional, que por el récord mundial de cadetes. Cuando aquello no tenía gran noción de lo que ello significaba y me entusiasmo más ser recordista del país con solo 16 años, no solo por la edad, sino por la altura que había logrado”, dijo.

Basta mirar que, sin tener dos décadas de vida, en Grecia, un 20 de junio de 1987, se elevó sobre los 2.37 m. Incluso, con apenas 21 años impresionó al mundo en Salamanca, España, cuando estampó un impresionante 2.43 m, que todavía es la tercera mejor marca de todos los tiempos.

“Ese día el profe Godoy bajó a la pista, algo que nunca había hecho antes ni hizo después, pues me enseñó desde muy temprano a tratar de corregir yo mismo mis errores, y me dijo cosas que no quisiera revelar por modestia, pero me motivaron mucho”, contó Sotomayor sobre el aquel momento inolvidable cuando era un adolescente.

Pero su momento definitorio, ocurrió el 27 de julio de 1993, cuando la misma Salamanca se inscribió en los registros con el salto de 2.45 que permanece imbatible ante de la vista del resto de los saltadores.

Por encima del 2,40, al aire libre, nadie se ha elevado tanto como Javier Sotomayor. El cubano lo logró en 17 ocasiones. Una cifra impresionante, sin dudas, que reafirma su calidad indiscutible.

Para tener una idea de sus logros, tengamos en cuenta que otro saltador destacado como Barshim suma 11 y Bondarenko 8. Para completar la dimensión de tal hazaña, solo 13 hombres han dominado esa impactante cota.

¿Caerá el récord de Sotomayor?

El catarí Mutaz Essa Barshim es quien más cerca ha estado de la marca del cubano y algunos se preguntan si podrá romperlo.

Barshim apunta, sin tapujos, a la mítica plusmarca lograda en Salamanca, el 27 de julio de 1993, unos 26 años atrás. El 2014 fue su gran momento, cuando muchos pensaron que lo lograría por su estado de forma envidiable. Además del 2,43 m, se anotó un 2,42, y unas dos veces también el 2,41.

Después de eso, cuenta con un 2,41 en 2015, y el 2,40 en cinco ocasiones entre 2016 y 2018. Mirando los resultados, desde 2014, nunca más ha estado tan cerca. En una suerte de advertencia del destino, se lesionó, precisamente, mientras intentaba el 2,46 m, lo que derivó en una rotura de los ligamentos del tobillo izquierdo, el pie de impulso.

Cuando Sotomayor registró el techo mundial, iba a cumplir 26 años de edad, mientras Barshim llegará a los Juegos Olímpicos de Tokio con 30. Debido a esto, el desgaste puede influir también en la consecusión del 2,45. En el caso de Javier, después de 1995, cuando tenía 28 años, nunca más superó los 2,40 m en la varilla.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine