Dedicada a esos hombres y mujeres que obran su trabajo bajo el sol a cambio de nada.

Decía la poetisa norteamericana Ella Wheeler Wilcox:»Con cada acto siembras una semilla, aunque puede que no veas la cosecha». Una frase que se ajusta de manera magistral a la labor que realizan los árbitros de voleibol en Cuba, que no cobran un centavo por su trabajo, pese a todos los sacrificios que realizan.

Quizás desempeñen la labor más ingrata del deporte. Muchas veces son víctimas de ofensas por el público, supuestos culpables de la derrota del equipo perdedor, y sin embargo siguen ahí. Con un silbato colgado al cuello y vestidos de pullover blanco en combinación con el pantalón azul, están de primeros dispuestos a realizar su trabajo.

Son un pequeño grupo de hombres y mujeres de diferentes edades. Sus diferencias sociales, económicas o quizás personales pueden ser marcadas a simple vista, pero se hacen una piña cuando intentan desacreditar su trabajo.

Entre ese grupo hay dos hombres que destacan, Frank y Joel, quienes sobrepasan la década de experiencia en su labor. Cada fin de semana sin importar el clima o el transporte, ocupan su tiempo libre en ir a impartir justicia en todo tipo de competencias del deporte de la malla alta.

En el caso de Frank Medina García, lleva más de 15 años de experiencia. Hoy ostenta la categoría Árbitro Internacional y su silbato es de los más reconocidos a nivel NORCECA (Confederación de Voleibol para Norte, Centroamerica y el Caribe). Ha pitado en innumerables ocasiones partidos de la extinta Liga Mundial y además de sus funciones como silbante, es formador de nuevas generaciones de imparciales.

Joel Oseguera, por su parte, es un Árbitro Nacional Categoría A y lleva más de diez años impartiendo justicia en eventos de Voleibol a lo largo y ancho del país. Su persona ya es más que reconocida en las canchas de La Habana y cada semana sale desde su natal Luyanó con rumbo a la competencia de turno. Arriba al igual que Frank en lo que pueda, lleva en su mochila un pomito de agua y algún que otro dinero en su cartera para costear su almuerzo y merienda.

Ambos llevan años ligados al arbitraje y su pasión por este deporte es la principal causante de cada fin de semana de sacrificios que viven.

Foto: Hansel Leyva.

¿Cuántos eventos al año puede pitar un árbitro?

Joel: En el año, un árbitro categoría nacional trabaja en las competencias provinciales, dígase categoría Escolar, Pioneril y Juvenil. Sumémosle a esto los diferentes Juegos Universitarios que se realizan, además de los Juegos Nacionales Escolares y el Campeonato Nacional de Primera Categoría.

Un árbitro de voleibol imparte justica en una decena de eventos anuales, incluyendo si fuera el caso, algún que otro evento internacional que se realice en Cuba como jueces de mesa o de línea.

¿Reciben algún pago por esta labor?

Frank: Hasta este momento no. Desde hace ya varios años, la Federación Cubana de Voleibol conjuntamente con el INDER, están viendo la posibilidad de que esto sea factible para una serie de deportes que están en proceso de pago, pero aún nada.

Si no reciben un pago por su trabajo, entonces ¿de qué viven los árbitros?

Joel: Cada árbitro tiene su profesión en la sociedad. Muchos son profesores de educación física o entrenadores de voleibol, estudiantes universitarios, otros están ligados a empresas del comercio y la gastronomía e incluso algunos son hasta cuentapropistas.

Si no tienen como nutrirse económicamente, entonces deben recibir alguna ayuda de las organizaciones deportivas.

árbitros de voleibol en Cuba
Foto: Hansel Leyva.

¿Cómo es el apoyo logístico que les brindan para efectuar su labor?

Frank: El apoyo es insuficiente, independientemente que algún que otro momento se le pueda dar algún implemento para el desarrollo de los árbitros, pero hasta este minuto resulta bastante poco. Esto es debido a que no está en las manos de los federativos ni de las comisiones, el poder surtir de material a los jueces y esto es más engorroso para los de la nueva generación que se vienen iniciando en este camino. Los insumos no hay donde adquirirlos y los pocos materiales que llegan no cumplen las necesidades. Todo está en la autogestión que puedan hacerse los referees.

Antes se otorgaban un poco más de insumos. Ahora, ¿cómo hacen ustedes para surtir a los nuevos árbitros?

Frank: Cuando en Cuba se efectuaban las Ligas Mundiales de Voleibol, la federación se encargaba de repartir los uniformes para los árbitros que participaban en esta competición. Al desaparecer este evento se extienden en el tiempo las competencias internacionales que se realizan en Cuba y es más difícil abastecer de la indumentaria.

Entonces, los árbitros de más experiencia que contamos con un stock de artículos ya usados a lo largo del tiempo, le vamos suministrando insumos en dependencia de la calidad y el compromiso de los nuevos rostros emergentes.

¿Cuánto pueden costar en el mercado no convencional un silbato, una moneda, un juego de tarjetas homologados por la FIVB?

Frank: Un silbato puede costar unos 10 cuc, un juego de tarjetas oficiales 15 cuc y así, sucesivamente, iríamos ascendiendo desde la moneda oficial hasta la ropa. Es bastante engorroso teniendo en cuenta que los salarios promedios no se equiparan a las necesidades.

árbitros de voleibol en Cuba
Foto: Hansel Leyva.

¿Qué motiva a un árbitro a seguir adelante con tanto sacrificio?

Joel: El amor a este deporte y tus aspiraciones a superarte para tratar de algún día ser árbitro internacional es lo que te da fuerzas para continuar. Uno se levanta cada mañana por amor y hacemos esta labor tan sacrificada por eso.

Si cada acto de humildad y sacrificio diera los frutos esperados, quizás el mundo fuera diferente. Decía Cicerón que «nada es difícil para el que ama» y nuestros árbitros son el vivo ejemplo de ello.

Impulsados por la pasión y el amor a un deporte que los llena espiritualmente con la esperanza de que algún día pueda ver los frutos de su sacrificio remunerados. Mientras tanto, siguen ahí cada semana, «pitando por amor».

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine