Mucha polémica se ha desatado acerca del cero hit-cero carreras propinado por Industriales a Villa Clara este martes en el estadio Augusto César Sandino, el hecho está en que este juego se consumó en tan solo cinco entradas antes de que la lluvia hiciese su aparición. A pesar de que el juego se considera válido según el reglamento, algunos afirman y con cierta razón que este no hit-no run no puede ser certificado, pues para ello deben completarse las nueve entradas o en caso contrario decretar un encuentro por KO.  Sin demeritar la actuación del lanzador capitalino, este constituye un récord dudoso, que una vez más pone en duda la seriedad de nuestra Serie Nacional.

¿Quedará este encuentro como el partido número 54 sin hits ni carreras en nuestro béisbol desde 1878 a la actualidad? ¿O le pondremos a esta marca un asterisco en los libros tal y cómo se hizo con Rogers Maris cuando destrozó el récord Babe Ruth en las Grandes Ligas? Play-Off les deja este excelente comentario del estadístico Yirsandy Rodríguez publicado en Baseball de Cuba donde ahonda sobre el tema.

***

Sí, no es un error: David Mena lanzó un no-hitter este martes frente a Villa Clara, en un desafío que se vio terminado a causa de la lluvia y las malas condiciones del terreno de juego. ¿Es este realmente el no-hitter que nunca te imaginas que sucederá? ¡Solo piénsalo por un instante!

Cuando la lluvia abrazó el estadio Augusto César Sandino de Santa Clara, eran las 3:58 de la tarde. Industriales ganaba por 2-0 en la parte alta del sexto, tenía par de corredores en base después de un paseo a Wilfredo Aroche y un toque de sacrificio de Joasan Guillén, quien alcanzó la inicial por una imprecisión defensiva del intermedista Luis Ramón Álvarez.

Al juego le quedaba viva mucha historia por ver, con unos villaclareños que venían crecidos de ganarle a Pinar del Río en el Capitán San Luis, mientras los Azules no podían disfrutar un instante más pleno que la dulce venganza: Habían barrido de visitantes a Ciego de Ávila, 23 años después. Unos seis minutos pasaron, y con la insistente lluvia se presagiaba el final.

El duelo monticular no parecía previamente el desastre que fue: Por Villa Clara, teníamos a quien considero el prospecto número 1 del pitcheo en Cuba, el derecho de 19 años Yosver Zulueta. De la senda contraria, se subía a la lomita David Mena, un derecho de 24 años y cierto brillo hace cinco temporadas en los Industriales que dirigió Lázaro Vargas. Sin embargo, cabe decir que “la lluvia sacó el último out”, como publiqué en mi cuenta de Facebook.

Todo parecía muy extraño, pero estábamos en presencia del no-hitter número 54 en la historia, el quinto de un pitcher de Industriales, el octavo en el Sandino y el sexto que termina con pizarra de 2-0. Incluso, el anterior “no-no” también se había presenciado en este estadio, un 9 de noviembre de 2013, lanzado por Freddy Asiel Álvarez contra Sancti Spíritus en un 1-0 final.

 

El palco de la prensa era un hormiguero de preguntas: ¿Qué cuál número de no-hitter era?… ¿Qué desde cuando un lanzador de los Azules no se lo apuntaba?… En fin… Pero lo más interesante de todo eso era que, al final, David Mena se acababa de apuntar un juego sin hits con apenas 15 outs, el más corto de la historia, con la ayuda de la lluvia.

Este puede ser, sin discusión, el encuentro sin hits más dudoso de los 54 totales, improbable o inaceptable —por algunos— de la historia de las Series Nacionales, pero el partido fue válido y las condiciones del terreno no ayudaban para volver a reanudar las acciones.

Fue algo extraño, pero totalmente justo por parte de los árbitros y los representantes de la liga.

Lo que me deja un pequeño sinsabor es que Mena no estaba en la tarde de un as, ni cerca de su más fino control y comando de los pitcheos. Se quedaba alto con las rectas y el slider solo caía a tierra, sin la efectividad de confundir o el arte de rozar la zona de strike. Por eso pensé que el derecho de 1.74 de estatura iba a durar poco frente a los bateadores de casa.

Mena había sido consistente en sus anteriores cuatro aperturas lanzando en el primer inning, algo que se le hace difícil desde mucho antes de estar en edad juvenil. El nivel y durabilidad de su aparición siempre depende del primer impacto frente a sus oponentes, aunque este año él solo fue golpeado con soltura por Matanzas en el Latinoamericano a finales de agosto, 4-for-6, un doble (Ariel Sánchez) y dos carreras limpias.

David Mena

El lanzador azul David Mena se anotó el no hit-no run. FOTO: Tomada de Swing Completo

Obviando en su efectividad ese mal registro que lo instaló en un 3.60 ERA, Mena ha lanzado para 0.00 ERA y admite un bajo .071 BA (1-for-14), por lo que el inicio de este martes ha sido uno de los más inconsistentes en la campaña, aunque no le anotaron hits ni carreras. ¡Así es de bondadoso e impredecible este juego!

Llegas al estadio una hora antes de que decreten el ¡play ball!, revisas miles de numeritos del rendimiento de cada jugador en el día a día. Analizas las proyecciones e intentas mirar qué ayuda le dará cada jugador a su equipo… Estrenas un bolígrafo rojo —como me ocurrió a mí— para plasmar las jugadas que no constituyen vez al bate en mi hoja de anotación y, aun así, no sabes qué sucederá en el partido.

¿Enamorado del juego?… No te arrepientas de decirlo: ¡El béisbol es el mejor de todos!