Cuando Tampa ganó su pase a la Serie Mundial por primera vez en 12 años, el cubano Randy Arozarena quedó elevado de forma inmediata a la categoría de héroe, porque fue la pieza central en un éxito de equipo, nombrado el Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana y sumó varios récords para MLB, para cubanos, para novatos y entre todos los peloteros, sin importar fuese su primera temporada o no.

Empecemos por partes para entender el impacto de un pelotero que ha tenido una de las mejores postemporadas para un novato en la historia, pues es el primero con esa condición que no sea lanzador en ser JMV de una Serie de Campeonato o Serie Mundial.

Incluso, hasta en el juego más importante de su novena inició la rebelión en el mismo primer episodio, pues pegó un jonrón ante una sinker de 97.0 millas por hora del abridor de los Astros, Lance McCullers Jr., con uno en bases, que salió a 107.4 mph y recorrió 416 pies, y Tampa ganó 4 carreras por dos.

Como no podía ser de otra manera, Randy fue elegido Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana gracias a batear para .321 con cuatro jonrones, seis impulsadas y OPS de 1.152 en los siete partidos contra los Astros y aquí empiezan sus récords.

Como explica MLB, Arozarena se convirtió en el novato con más cuadrangulares en una sola postemporada de Grandes Ligas, al superar los seis de Evan Longoria (Rays, 2008), además de lograr marca para Tampa Bay de extrabases en playoffs/Serie Mundial con 11.

Seguimos: es el primer novato en “darle la ventaja a su equipo con un jonrón en un Juego 7 de una serie de postemporada desde que el venezolano Miguel Cabrera disparó un vuelacercas para poner arriba a los Marlins 3-0 sobre los Cachorros en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional del 2003”.

Y puede seguir quebrando cotas, pues suma 21 hits en estos playoffs y empata con su coterráneo Yuli Gurriel (2017, Astros) en el segundo puesto de todos los tiempos para un debutante en postemporada, a solo uno del líder Derek Jeter, con 22 por los Yankees de 1996, una verdadera leyenda del béisbol.

Como explica el colega Francys Romero, 7 HR o más en una postemporada (los que lleva en total en esta de 2020) sólo han conectado: Barry Bonds, Carlos Beltrán, Nelson Cruz, José Altuve, J. Upton, Troy Glaus, Danny Murphy y Jayson Werth.

“Realmente no puedo describirlo. Ojalá pudiera. Ni siquiera sé si quiero meterme en el camino en este momento. Es muy notable cómo no conoce a ninguno de estos tipos a los que se enfrenta, pero está concentrado en el plato, está cronometrado y, para un tipo que se balancea tan agresivamente como él, no está tratando de pararse allí y tirarle a todo”, dijo Kevin Cash, el director de Tampa.

¿Inconformes? El colega Aliet Arzola recuerda que Randy “acaba de convertirse en el segundo jugador en la Live-Ball Era (desde 1920 hasta la fecha) con al menos siete jonrones en postemporada antes de cumplir los 26 años”. También es el primero con más de 46 bases recorridas en una misma postemporada antes de cumplir los 26 años.

En su palmarés suma varias marcas para cubanos. Ya había roto el empate que tenía con Kendrys Morales (Reales, 2015), José Canseco (Atléticos, 1988) y Tany Pérez (Rojos, 1975) para convertirse en el jugador nacido en Cuba con más jonrones en un mismo playoff, de acuerdo a Baseball-Reference.

El pinareño tiene una graciosa superstición, pues fue muy llamativo que saliera al terreno en momentos previos al primer duelo de inicio de la Serie de División de la Liga Americana con su uniforme puesto y unas botas negras de vaquero.

Estas pertenecen al lanzador de los Rays, Brent Honeywell, “pero ponerse este tipo de botas ha sido algo que ha hecho Arozarena desde su paso por la liga de México”.

El cubano dijo entre risas que les llama “las botas del poder” y que «mis compañeros me decían que esas botas me daban buena suerte. Por eso me las puse un par de días antes del juego, y luego di un jonrón en mi primer turno”, contó.

Pero seguro que no todo viene de las botas y que otro dato más te dejará impresionado: alcanzó a José Canseco como el cubano con más HR en postemporadas, unos 7, y con varios juegos por delante, seguro la marca caerá.

Randy es el 5to novato con 11 carreras anotadas o más desde 1990 y líder absoluto entre cubanos en una postemporada (Bert Campaneris, 9, 1973), junto a algunos nombres ilustres entre novatos con 11 o más desde 1990: Dustin Pedroia (12, 2007); Miguel Cabrera (11, 2003); Timo Perez (11, 2000) y Derek Jeter (12, 1996).

Por otro lado, Aliet Arzola adicionaba otras cifras increíbles: ya empató a Yulieski Gurriel como los cubanos con más partidos multi-hits (seis) en una misma postemporada, aunque Yuli lo logró en el 2019 en 18 partidos, mientras el hombre de los Rays lo ha conseguido en diez.

Tal es su impacto que su compañero Austin Meadows decía que iba a tener que ponerse a seguir a Arozarena a todas partes para ver cuál era su secreto. También Kiermaier se sumaba a la fiesta de elogios: “Es el mejor jugador del planeta. Es increíble, único en muchos aspectos. Todos lo aman. Es nuestro mejor hombre, y lo que está haciendo es asombroso”.

Como se le mire, ha sido una producción legendaria para Randy, quien, en Las Menores, en más de 1000 turnos, dio 38 jonrones y cuando militaba con Pinar del Río dio apenas 3 en su segunda serie nacional.

Sea o no por su superstición, Arozarena ha sido el mejor cubano en esta postemporada y demostró que puede batear con poder y ante lanzadores de mucha calidad; si no, que le pregunten a Gerrit Cole, y a cuanto pícher se ha equivocado con quien su colega Tyler Glasnow llama “el mejor pelotero del mundo en este momento”.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine