Pese a que la COVID – 19 ha planteado un reto a los seres humanos al sepultar sueños, aspiraciones y planes, en una comunidad periférica de La Habana no se detuvieron a pensar en los obstáculos a la hora de sacar adelante un peculiar proyecto deportivo.

Sin importar credo, nacionalidad, preferencia política u estrato social, todos hemos sido puestos a prueba de una manera u otra durante estos tiempos. En Cuba, la experiencia también ha sido muy compleja y, por tanto, cualquier tipo de emprendimiento se convierte en una tarea difícil de desarrollar.

Sin embargo, en ocasiones de los lugares más inesperados pueden surgir fenómenos que llenan de esperanza y vienen a recordarnos que los seres humanos no nos dejamos derrotar tan fácilmente por la adversidad del contexto.

Esta es la historia del SantaFe Running Club, proyecto surgido en la comunidad homónima de la periferia oeste de la capital habanera, en una localidad que tiene un ritmo social propio, mezcla de la tradición pesquera y la realidad característica de la vida cotidiana que se respira en los lugares alejados del centro de la ciudad.

Esta unión espontánea de cubanos que quieren practicar de manera sana su actividad deportiva surgió de Alejandro Terry Zamora, un exatleta de futbol en categorías inferiores, quien decidió optar por estudiar y convertirse en médico. Alejandro pasó un tiempo laborando en la medicina deportiva y actualmente es residente de tercer año en Medicina Física y Rehabilitación.

“La idea de comenzar el Club surge mientras realizaba las guardias que me corresponden en el hospital, justo cuando empezaba toda la situación de la pandemia. Allí pude notar muchas de las consecuencias que traía para las personas el confinamiento en sus casas producto de la cuarentena impuesta. Entonces creé un grupo de WhastApp llamado ‘Terapia para Todos’, para poder compartir contenidos e interactuar con las personas con vistas a hacer más llevadero el hacinamiento.  

“En este grupo es que surge el Club, ya que a mí siempre me ha gustado correr como uno de mis hobbies. Por ello reuní a varios miembros de esta comunidad que habíamos creado, que compartían esta inquietud y aprovechando el contexto de la decretada fase 1 que relajó las medidas de contención de la COVID, comenzamos a correr y entrenar juntos. El running es una actividad muy beneficiosa para el cuerpo hablando en términos de salud ya que involucra todo el funcionamiento del organismo y libera una serie de hormonas como la dopamina y la serotonina que son muy beneficiosas para la salud.

santa fe running club Cuba
Santafe Running Club. Foto: Hansel Leyva

“Aquí en Santa Fe existe un gran talento para esta práctica, algunos de los cuales ya habían participado en varios de los maratones que se realizan en nuestro país. Sin embargo, nunca se habían organizado ni unido en ningún sentido. Entonces comenzamos a comunicarnos, a compartir métodos de entrenamiento a través de las redes sociales y simplemente nos reunimos en uno de los terrenos de nuestra localidad y así se nos empezaron a sumar personas. El entusiasmo ha sido tremendo y no ha mermado ni un poco. Contamos con un grupo heterogéneo de alrededor de veinte miembros, de distintas profesiones y procedencias como médicos, psicólogos, músicos, mecánicos, etc», explica.

Otra de sus inspiraciones fue una conferencia impartida por uno de sus profesores, en la cual este detallaba todos los beneficios que aporta para la salud la práctica regular de ejercicio físico. Además, el SantaFe Running Club ha sido un estímulo personal para el joven.

“En primer, me ha ayudado mucho a liberar todas las tensiones y el stress al que me veo sometido día a día en el trabajo. Esto ha sido un verdadero respiro en este contexto adverso que estamos viviendo todos. Una de las ramas que es parte de mi especialidad es la rehabilitación neurológica, algo muy duro de ver. Ahí te encuentras a muchachos jóvenes como yo que están cuadripléjicos porque sufrieron algún tipo de accidente y da mucho que reflexionar a uno a la hora de invertir tiempo en su estabilidad física y emocional para así poder tener una mejor calidad de vida.

“También me permite poner en práctica mucho de lo que tiene que ver con mi especialidad, ya que la actividad de correr y otros ejercicios que realizamos, como la respiración abdomino – diafragmática, sirven para tener una mecánica pulmonar adecuada y muchas menos complicaciones a la hora de enfrentar la propia COVID que nos acecha. También tengo que hablar del beneficio que es tener compañía a la hora de correr. Llevo algún tiempo realizando esta práctica y he tenido la oportunidad de correr en varios circuitos que se realizan en nuestro país y es una gran ayuda tener compañía para entrenar. Te hace salir de la monotonía y siempre es un impulso motivacional contar con otras personas afines que realicen lo mismo que tú.

“El Running es una práctica relativamente económica para desarrollar en comparación con otras disciplinas. Solo es necesario tener el calzado adecuado, ropa que quede holgada para permitir la libertad de movimientos y disposición para entrenar. La ropa puede ser cualquiera mientras sea cómoda para correr y el calzado debe ser de tacón elevado para evitar lesiones futuras. Este último puede ser el más complicado de obtener por temas económicos, pues como puedes ver todos usamos zapatos viejos para entrenar”, cuenta Alejandro, quien a sus 26 años, pelea día a día contra la pandemia desde los hospitales cubanos.

«El método de entrenamiento que usamos para correr proviene de una aplicación de android llamada Strava, que tiene bastante prestigio, ya que cuenta con una gran cantidad de usuarios en el mundo y es fácil de obtener. No es necesario poner un VPN para poder descargarla. Esta funciona como todas las aplicaciones para hacer ejercicios, te va poniendo retos y va subiendo la dificultad de manera escalonada. Por ejemplo, en el mes de julio teníamos que hacer cinco kilómetros todos los días e ir subiendo de manera progresiva.

“En realidad, la única dificultad que hemos tenido en este tiempo proviene de la propia Covid-19 y de las medidas imperantes en el país para frenar su propagación. Cuando estábamos en fase 1 en La Habana podíamos correr, pero el uso del nasobuco (mascarilla) aún era obligatorio en lugares públicos. Por tanto, teníamos que usarlo mientras practicábamos, lo cual no solo es incómodo, también puede ser muy perjudicial para la salud porque no se libera la cantidad necesaria de aire que inhalamos y no todas las personas están adaptadas a tener una actividad pulmonar elevada. Por esa razón, tratábamos de correr al menos con la nariz libre y por supuesto, respetando el distanciamiento entre nosotros. Eso fue hasta que ocurrió el rebrote y se prohibió la práctica de actividad física al aire libre y desde ese entonces no podemos correr», manifiesta con una expresión de pesar bastante común en estos días en que las personas se ven imposibilitadas de desarrollar muchas de sus actividades comunes.

La pandemia no detuvo al SantaFe Running Club

No obstante, esto no hace mella en la determinación de nuestro protagonista ni del resto de sus compañeros, cuyas vidas han sido tocadas también por este proyecto. En este corto tiempo de existencia del club ya atesoran algunas vivencias de cambios considerables en los estilos de vida de quienes se han visto involucradas.

«Un ejemplo claro es el de mi propia novia, una muchacha que padece de diabetes tipo 1, es insulino-dependiente y una persona con hábitos bastante sedentarios. Ella se interesó por el club cuando fue fundado y a partir de ese momento ha mejorado muchísimo sus cifras de glicemia, un orden que tenía bastante descontrolado. Sin duda alguna, ha aumentado de forma considerable su calidad de vida”, detalla.

santa fe ruuning club La Habana
Santafe Running Club. Foto: Hansel Leyva

Ahora nos acercamos a otros integrantes del club para ver cómo esta unión deportiva ha marcado sus vidas y qué expectativas tienen con el mismo. Ese es el caso de María Laura Terry, hermana de Alejandro, estudiante de clarinete que cursa el tercer año de este instrumento en el Instituto Superior de Arte.

“El presidente del club es mi hermano. Desde niña siempre lo vi practicar deportes y eso ha influido en mí a la hora de realizar ejercicios físicos. Además, siempre me ha concientizado de todos los beneficios que trae para la belleza y la salud. Con este club espero seguir desarrollándome en todas las actividades que hacemos por ahora y ponerme el reto de cada día ser mejor. También, apoyar a mi hermano en todos los proyectos que estamos desarrollando de cara al futuro. De momento, a raíz de la situación estamos volcados en las redes sociales publicando y dando a conocer el club, con la intención de sumar a otras personas a nuestra actividad. La verdad es que esta idea ha sido muy importante para mí a la hora de enfrentar esta situación. Solo tengo muchas ganas de que todo pase para poder continuar y hacer más cosas», expresa.

En un contexto parecido está Reinier Arias Pérez, mecánico de motos de 38 años, quien presume de tener experiencia en carreras y maratones que se han realizado en el país con muy buenos resultados.

«Un club como este debía de haber existido hace mucho tiempo en Santa Fe, porque aquí no hay nada. En esta localidad no se desarrollan actividades de ningún tipo, ni deportivas ni culturales. En lo personal, ha venido a llenar ese vacío y hemos creado un buen espacio donde socializar y tener un impulso para mejorar cada día más en mi actividad. Voy a poner todo mi empeño para que crezca y poder mantener todo ese espíritu de hermandad que tenemos hasta ahora, así seamos 100, 200 o 1000», dice.

Los integrantes se refieren con mucho entusiasmo a las expectativas que tienen de cara al futuro con el SantaFe Running Club a pesar del contexto adverso, que arroja mucha incertidumbre para el desarrollo de cualquier tipo de iniciativa.

«Queremos lograr muchas cosas en nuestra comunidad y llegar a todas las esferas sociales que podamos. Por ejemplo, nos gustaría organizar una carrera popular donde no solo podamos agrupar a los habitantes de la localidad, sino también que se puedan sumar a todos los corredores que quieran. Nos encantaría llegar a colaborar con las escuelas para impartir talleres a los niños, organizar competencias para de esa manera incentivar que tengan buenas prácticas de actividad física. También pretendemos llegar a los Círculos de abuelos para impartir clínicas y mejorar la calidad de vida de los ancianos. Otra idea es la de expandirnos a otros territorios, no solo en La Habana, pues sería genial que tuviera filiales en otras provincias para así poder organizar actividades en todo el país.

“En el ámbito interno hemos comenzado a incursionar en el Trail Running o Carrera de Montaña, algo en lo que seríamos casi pioneros dentro del país y que quedó interrupto a causa de las medidas sanitarias impuestas. Otro hecho remarcable es que se nos han sumado varios ciclistas y queremos comenzar a incursionar en esa esfera, además de todas las esferas de la actividad física que quieran sumarse a nuestra unión.

“Como es lógico, pretendemos poder legalizarnos a través de los canales correspondientes del INDER, pero el contacto hasta ahora ha sido mínimo por la propia situación de la pandemia. Sé que el camino para lograrlo puede ser difícil, pero no tememos en lo absoluto, pues hasta este momento todo ha marchado de maravillas», afirma Alejandro.

Siempre será destacable la unión espontánea de un grupo de cubanos que quieren trabajar por su comunidad y trascender más allá de la misma. La corta historia del SantaFe Running Club puede ser tomada como un rayo de esperanza entre la oscuridad que hemos vivido. Es un ejemplo de que el ser humano sabe sobreponerse ante la adversidad y salir triunfante sin importar cuán duro sea el reto.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine