Andrés Hernández carga consigo la responsabilidad de vestir la camiseta del equipo insignia de Cuba. No ha cumplido aún los 23 años y ya está en la novena de Industriales, junto a Yohandry Urgellés y Alexander Malleta, a quienes tiene como ídolos.

“Lo importante no es ser tercero o cuarto bate, sino estar entre los regulares”, responde a la pregunta de su ubicación como octavo madero pese a estar encendido en el plato. Para él, lo principal es jugar.

Según dice, esa fue una de las enseñanzas que le dejó el “profesor Víctor” Mesa, como él le llama. Sin embargo, el otrora DT de los Leones solo le daba un turno al bate de vez en cuando, situación que, en esta contienda, ha corregido radicalmente Rey Vicente Anglada, quien además le ha elevado la confianza en sí mismo:

“Salgo a jugar siempre como si fuera un partido cualquiera, sin presión, Rey me lo ha inculcado”, dice Andrés.

Andrés Hernández. Foto: Patryoti.

Andrés Hernández. Foto: Patryoti.

El número 27 de los azules descubrió el béisbol cuando era solo un niño de cinco años. Por aquel entonces, estudiaba en Ciudad Libertad, de donde recuerda con mucho cariño a sus primeros maestros de este deporte, Marcelo y Guillermo.

En el camerino azul, Andrés espera el juego correspondiente a la jornada de la tarde en la Serie Nacional. Afuera, el intenso sol de agosto incide directamente sobre el Coloso del Cerro. El jugador se coloca sombras bajo sus ojos, para protegerse de la luz solar. En una lleva escrito con letras blancas mamá, y en la otra, papá.

“Sin el apoyo de ellos nunca hubiese llegado hasta aquí, esta es mi forma de agradecerles”, afirma el guardián de la esquina caliente.

Has jugado en varias posiciones, ¿en cuál te sientes más cómodo?

“La tercera base –responde rápido, como si una línea se le viniera encima–, es caliente y yo juego caliente”, dice entre risas.

¿Cómo te llevas con Rudy Reyes?

Él siempre me está guiando cuando estoy en el campo, es como mi padrino, tenemos una buena relación. Siempre me dice: “mira, cuando hay dos outs juega un poco más atrás, a este bateador juégale un poco más cargado a la raya, o más separado”. Me ha aportado muchas cosas ya que fue, y es, un gran jugador de la tercera base.

Andrés Hernández. Foto: Patryoti

Industriales ha comenzado con buena cara la 58 Serie Nacional de Béisbol. Bajo el mando de Rey Vicente Anglada, el equipo azul levanta nuevas esperanzas para los aficionados de La Habana.

Con Rey, quien fuera un estelar segunda base de los conjuntos capitalinos, los Leones ganaron sus últimas tres coronas del pasatiempo nacional, que los consolidan como la novena más ganadora en la historia del torneo doméstico.

Jugadores con sobrada experiencia y varias temporadas sobre los hombres, algunos más jóvenes con buen desempeño y un cuerpo técnico envidiable, el staff de lanzadores parece ser el punto más débil.

Muchos confían en la victoria azul este año, pero el pitcheo parece ser la gran incógnita

Todos creen eso, pero yo pienso que no. Tenemos muchas figuras jóvenes que vienen haciéndolo bien, tienen mucho talento y aunque necesitan más horas de juego, confiamos en ellos.

¿A qué le atribuyes el bajón del pasatiempo cubano en los últimos años?

Ahora no tenemos los resultados de antes. La pelota se ha desarrollado mucho en el mundo y nosotros no tenemos ese desarrollo.

Nos faltan medios, este es un deporte muy caro, pero no solo se necesitan implementos deportivos. Otras cosas tienen que ver también con el aspecto físico, como gimnasios, alimentación. Un jugador no se hace en el terreno solamente, son muchos los parámetros que hay que tener para ser un buen pelotero”.

Las aspiraciones de Industriales

El béisbol requiere mucha disciplina ¿cómo la manejas con solo 22 años?

Yo amo jugar pelota. No tengo ni un sábado libre, un domingo libre, todo mi tiempo es para el béisbol.

¿Cuál son los sueños de Andrés Hernández?

Hacer la selección nacional. De ahí para allá, que sea lo que Dios quiera.

Andrés Hernández. Foto: Patryoti