Aunque el ariete villaclareño Arichel Hernández no tuvo un Torneo Clausura en Panamá, como en sus primeros compases en la liguilla, por allá por octubre de 2017, consiguió hacerse con el título canalero, con el Club Atlético Independiente de la Chorrera, convirtiéndose así en el primer cubano que se convierte en campeón del fútbol panameño.

El nacido en Zulueta, cuna del fútbol cubano, también confía en que será llamado en febrero próximo para defender los colores del Independiente en la Champions de Concacaf, pese a que su desempeño ha sufrido altibajos a lo largo de la campaña.

En su perfil de Facebook, Hernández colgó un video de la celebración de su equipo en el vestuario del Rommel Fernández y escribió que agradecía a Dios, a su esposa y sus padres por tanto apoyo. “Hoy soy campeón de la L.P.F. Gracias también a todos los amigos que de una forma u otra me han dado buenos consejos y me siguen apoyando. Gracias a todos. Estamos activos. AH10”, concluyó.

En octubre pasado, Hernández, había declarado a Play Off que, en su debut en la plantilla lo había hecho de titular y, aunque el contrato era por un año, los directivos estaban contentos por su adquisición y pensaban dejarlo un año más. Pero, aunque marcó una diana, en un partido contra el Chorrillo, la efectividad del zulueteño cayó, ahora de medio centro. Tanto que pasó de ser un titular indiscutible en el once del míster Jorge Dely Valdés, a pasar mucho tiempo en la banca de las abejitas. Todavía Hernández confía en la amplitud del contrato.

Hernández jugó en 14 choques del Independiente, en nueve de ellos como titular —según información del sitio Besoccer— pero solo uno de ellos en el Clausura. Allí, entró cinco veces como sustituto, para acumular apenas 158 minutos en cancha. Eso sí, en ese tiempo, no acumuló tarjeta alguna. Lo cierto es que el Clausura acaba coronarlos campeones por primera vez en la historia del fútbol canalero. Apenas dos años atrás este equipo se las jugaba en la segunda división del fútbol panameño, por lo que el reajuste —y queremos pensar, la valía del zulueteño— dieron con el cambio indicado.

Los del Independiente —con Arichel desde el banquillo— tenían que vencer al 15 veces titular de la Liga, el Tauro FC, en el estadio de la selección, el Rommel Fernández, tras dejar en la cuneta a otro grande del balompié canalero, el San Francisco. Al minuto 37 se decretó un penal sobre el aurinegro Omar Browne en el área chica del Tauro, que cobró él mismo, y colocó en inamovible 1-0, que le dio el título al equipo de Arichel.

De ser convocado en febrero próximo (hasta abril), el villaclareño jugaría la Champions, boleto que ya conquistaron los de la Chorrera junto a equipos como el Toluca o el Santos de México, el Kansas City de Estados Unidos, o el Saprissa de la liga tica. Para seguir con el hilo de los históricos, el humilde club del barrio Colón se convirtió así en el primero en toda la historia del balompié panameño en proclamarse campeón de la Copa Rommel Fernández, la Liga Nacional de Ascenso y la Liga Panameña de Fútbol.