Bernie Pleskoff, quien fuera scout profesional para equipos de la MLB como los Astros de Houston o los Marineros de Seattle, dijo que los peloteros cubanos que llegan a los Estados Unidos suelen estar fuera de forma y pasados de peso.

Pleskoff, que escribe para sitios especializados sobre béisbol —MLB Pipeline, MLB.com, FanRag Sports, entre otros— ofreció estas declaraciones a Reynaldo Cruz, editor de la revista digital Universo Béisbol.

El especialista mencionó el caso de Yasmany Tomás que, según su análisis, “no puede jugar a la defensa de ningún modo: es bateador designado, sobrevalorado y excesivamente pagado”.

Pleskoff dijo que al llegar a suelo estadounidense el pelotero cubano suele estar, como norma, con sobrepeso: “diría que el 80% de los peloteros que he observado están demasiado gordos y necesitan perder peso. Aparte de eso, creo que son buenos jugadores, y algunos son excelentes”, mencionó.

El experto ha visitado Cuba en par de ocasiones y, aunque evita tocar temas de la política entre Washington y La Habana, cree que el embargo impuesto por los Estados Unidos contra Cuba impide un acuerdo beneficioso entre la MLB y el béisbol de la mayor de las Antillas.

Pleskoff va más allá, considera que una vez terminado el embargo y normalizadas las relaciones bilaterales —una década después, o un poco más, quizás— podría existir un equipo de la MLB en Cuba, lo cual sería muy saludable para el deporte de las bolas y los strikes.

“[Cuba] está a 90 millas de nuestras costas en los Estados Unidos… y piensa en la rivalidad que se tendría con Miami y Tampa Bay y Atlanta y un equipo en La Habana. Sabes, puedo ver a los Havana Sugar Kings en la misma división con esos tres”, confesó Pleskoff a Universo Béisbol.

El norteamericano se confiesa seguidor de Tony Oliva, el pelotero cubano que más admira.

Pleskoff visitó Cuba en enero de 2017 como parte de un viaje educacional y pudo disfrutar de un partido de la semifinal de la serie 56 entre Granma y Matanzas. Su experiencia en el Victoria de Girón es una lectura deliciosa que refleja la mirada de un profundo conocedor y amante del béisbol.