Como casi todo cubano que consuma la televisión nacional, Carlos Martí observa partidos de fútbol. El veterano estratega beisbolero admira el deporte de las multitudes y aprovecha la fiebre desatada en Cuba para recordarnos que algunos métodos del más universal se deben tener en cuenta en el clásico doméstico de las bolas y los strikes.

“¿Cómo en medio de una competencia al Real Madrid le van a quitar a Modric, a Cristiano y a Toni Kroos? Eso es criminal. O tú crees que Portugal va al Mundial sin Cristiano ni Pepe”, se cuestiona el mentor de los Alazanes de Granma.

Martí habla del asunto a raíz de que su equipo perdiera desde hace tres semanas a Yoelkis Céspedes, Raico Santos, Ulfrido García y Yosver Zulueta, cuatro de los jugadores convocados por Cuba al ya tristemente célebre Panamericano Sub-23 de Panamá.

“Si te pones a pensar, son 20 días sin el segundo y quinto bates, sin uno de los mejores zurdos del país, y sin un relevo que había cumplido a la perfección. Esos detalles ponen en riesgo el trabajo de mucho tiempo, y hasta pueden echar por tierra las estrategias que uno se traza”, refiere el experimentado director, ahora más aliviado con el regreso en pleno de sus pilares.

“Estaba preocupado por cuánto tiempo ellos estarían fuera, pues no dispongo un banco muy profundo y tenía a los efectivos justos. Me quitaron cuatro de un viaje, eso se siente y, aunque no me cayeron a palos, la diferencia respecto al quinto lugar se redujo”, asegura Martí, para quien el clásico beisbolero debe conservar el máximo protagonismo.

“Nada puede ser más importante que la Serie Nacional, no se puede priorizar nada por encima de esto. Cuando se acabe el campeonato ya veremos cuáles son los compromisos internacionales y entonces competiremos”, afirma.

A solo cuatro subseries de que termine la ronda clasificatoria de la 57 Serie Nacional, Martí y sus Alazanes, actuales monarcas, están en la cuarta plaza, última con acceso a la postemporada, por lo que desde ya perfilan los movimientos para la defensa del cetro.

“En primer lugar, nos quedaremos con Geydi Soler y daremos baja a Luis Enrique Castillo. A uno le duele despedir a Castillo, porque es un atleta que ha venido a entregarse y a trabajar acá, pero debemos poner por delante las necesidades y las prioridades del equipo. En ocasiones hay que tomar decisiones de este tipo, duras, siempre por el bien del plantel”, develó el mentor.

A pesar de los "huecos" del panamericano Sub 23, Granma se ha mantenido en la pelea por acceder a los plaoffs. FOTO: Calixto N. Llanes.

A pesar de los “huecos” del panamericano Sub 23, Granma se ha mantenido en la pelea por acceder a los play offs. FOTO: Calixto N. Llanes.

“Soler lo ha hecho muy bien, nos ha ayudado en estos días y nos aportará profundidad. Por ejemplo, puede jugar de titular cuando nos coloquen un pitcher zurdo, puede salir de emergente cuando no abra de inicio. Con él tendremos más variantes”, añadió, y no dudó en señalar que todavía el boleto a semifinales no está completo.

“Quiero aclarar algo. Nadie puede pensar que damos por eliminados al resto de los rivales. Queda trabajo por hacer en la presente ronda, y justo a ello responden esta última movida, que nos hace más fuertes para afrontar un final en el que tendremos seis choques en casa contra Artemisa, que está debilitado, y contra Industriales, que le ha costado ganar fuera del Latino”, precisó.

De cualquier manera, ¿ya piensa en probables refuerzos de postemporada?

“Aunque no haya clasificado, uno siempre está haciendo cálculos y previendo posibles movimientos. Para la otra etapa me harían falta dos lanzadores, un abridor y un relevista, y si existiera la posibilidad, un jugador de cuadro”.

Hablar de pitchers es complicado porque la demanda se concentrará en esa área, pero sí puede pensar en Yordan Manduley como cerrojo para el infield…

“Ojala pueda pedir a Manduley, lo admiro como torpedero y en lo personal. Es un atleta muy completo, lo que alguien puede pedirlo antes. De los posibles clasificados no creo que ninguno necesite un campo corto, pero nunca se sabe”.

En los planes de los Alazanes, ¿está incluido Alfredo Despaigne?

“Por supuesto. Despaigne anda ahora de vacaciones, pero me dijo que cuando regrese se incorporará a los entrenamientos, y que en enero estaba fajao. El siempre ha mostrado disposición y ya con él acá creceremos enormemente. Yo sé que le van a dar diez mil bases, pero los que estarán por detrás batean mucho. Además, su presencia nos permitirá alternar las piezas, nos dará profundidad”.

Usted ya contó con Ulfrido García como refuerzo en el 2015, pero está versión del zurdo es mucho más consistente.

“No sé en qué trabajó, pero se nota que ha mejorado mucho su control y comando. Está tirando bastantes strikes, a 92 y 93 millas sostenidas, no como algunos que tiran dos lanzamientos a 90 y ya decimos que es rápido. Ulfrido es un zurdo difícil, que lanza por arriba del hombro y domina los rompimientos. Creo que bien conducido puede rendir muchos frutos, tanto en las últimas subseries como en la postemporada”.

¿Se considera Granma favorito para repetir la corona?

“En este beisbol, que es bastante parejo, no me califico como favorito, pero sí estoy consciente de que nuestro equipo tiene armas para luchar de nuevo por el título. Como ya hemos hablado, se sumará Despaigne y otros tres refuerzos, y además, nos ayuda el hecho de que Ulfrido, Zulueta, La Rosa y Alain Sánchez están perfectamente acoplados al equipo”.

Justamente, si algo incidió en el cetro del pasado año fueron los refuerzos…

“Uno va aprendiendo, y en este tema de los refuerzos, por ejemplo, me he dado cuenta de que la calidad deportiva es determinante, pero también influye mucho la calidad humana y la disposición de los atletas. Es decir, de nada nos vale pedir a un bateador de mucho nombre o a un lanzador dominante que no tengan interés en jugar con otro equipo. Eso ya me ha pasado, aunque en el 2016 nos salió muy fina la selección Frank Camilo, Lahera y los demás, parecían más granmenses que los propios granmenses”.