El cerrador cubano Aroldis Chapman, dueño de un anillo de Serie Mundial el pasado año con los Cachorros de Chicago constituirá una de las principales cartas de triunfo para los Yankees de Nueva York en su duelo de Wild Card ante los Mellizos de Minnesota.

El lanzallamas cubano, único representante de la Mayor de las Antillas en este importante duelo, culminó a todo tren la temporada regular tras ser designado Relevista del Mes en la Liga Americana.

Chapman no concedió carreras en septiembre, permitió apenas tres imparables y otorgó sólo dos pasaportes en 12 entradas tras recuperar el puesto de apaga fuegos de los Yanquis. El zurdo retiró en ese mes a 36 de 41 bateadores con 17 ponches, controló a sus oponentes a promedio de .077 y consiguió seis rescates en 11 presentaciones desde el montículo.

Chapman dota a los mulos de la misma arma con la cual contaron los Cachorros la temporada pasada en los playoffs, un verdadero caballo de hierro en el bullpen.

Más allá de la ofensiva tremenda de los Yankees, capitaneada por Aaron Judge y Gary Sánchez, y de lo que pueda hacer el abridor de esta noche Luis Severino -la tercera mejor efectividad en la Americana con 2.98-, la mayor fuerza de Nueva York recae en un bullpen de lujo, donde además de Chapman sobresalen Dave Robertson y Dellin Betances.

El cuerpo de relevo de los bombarderos permite un promedio ofensivo a los bateadores rivales de .205, el más bajo en el joven circuito, con 653 ponches en 588.1 entradas, como si fueran un muro impenetrable.