Hubo de todo en la última jornada de la 59 Serie Nacional de Béisbol: robo de home, triple play, el fin de un prolongado juego de extrainnings y una marca histórica en jonrones de Frederich Cepeda, un veterano que aún rinde mucho en nuestra pelota.

Además, la tabla de posiciones sufrió un terremoto e Industriales reafirmó que definitivamente está de vuelta en la pelea, al punto de colarse con fuerza en la tercera plaza del campeonato que promete un final de infarto.

Aquí van las cosas curiosas de la entretenida jornada del béisbol cubano, con datos del siempre atento estadístico Arnelio Álvarez de la Uz.

Cepeda superlativo

De Frederich Cepeda se ha dicho mucho, en bien y a veces en mal, pero en un campeonato devaluado de valor por la pérdida de sus figuras, al menos queda el hálito de esta leyenda como gancho para seguir hablando de récords y grandes marcas.

Con su estacazo 17 de la temporada, llegó a 314 jonrones de por vida, se colocó sexto en este departamento, y superó a Luis Giraldo Casanova, considerado junto a Omar Linares como el mejor pelotero de Cuba después de 1959.

Ahora, el logro de Cepeda nos permitirá mantenernos en ese seguimiento al próximo en la lista, Romelio Martínez (370). Algunos esperanzados mirarán aún más allá, a la cifra prohibitiva de los 400, una barrera que nunca más caerá en la pelota cubana (al menos que Cepeda juega hasta pasados los 40).

Lejos en la lista, claro, están Orestes Kindelán (487), Lázaro Junco (405), Omar Linares (404), Antonio Muñoz (371) y Romelio. Aunque hay muchas posibilidades de que llegué nunca a esos números, al menos podríamos soñar con una persecusión exitosa.

Con aquellas grandes marcas borrosas en la distancia, y con los grandes peloteros lejos de nuestro campeonato, Cepeda es un gancho de espectáculo, un llamado a la afición a los estadios. Por favor, que no se retire nunca.

Industriales: el león anda suelto

Industriales lanzó su candidatura a la corona con su actuación de estos días. Con sus triunfos removió la clasificación, subió al cuarto y mandó al sótano a Santiado de Cuba y Cienfuegos. Pero más allá de ese formidable renacer, los juegos de ayer dejaron algunas marcas curiosas que dieron emoción.

El juego que ganó Industriales a Camagüey fue el primero de 14 entradas en la Serie Nacional y en ese ocurrió el tercer triple play de la temporada 59, además del tercero que hace el equipo azul en toda su historia.

Pero no solo aquí llegó la diversión, porque en el choque entre Las Tunas y Santiago, Yordanis Alarcón se robó el home. Esta es una rara jugada, acentuada además porque faltan robadores en nuestras series, pero también porque Yosvani Alarcón, hermano de de Yordanis, tambien se ha robado el home.

De esta forma, se iguala una curiosidad en Series Nacionales, porque lo había logrado también otra pareja de hermanos, Adonis García y José Adolis García, ambos emigrados en busca del mejor béisbol del mundo.

También parece inalcanzable la cota de ocho robos de home que posee el mítico Víctor Mesa en Cuba, pero como dijimos, la pelota de antes, además de provocarnos nostalgia, también dejó hazañas imposibles de emular en las condiciones actuales.

Al menos, si no calidad, hay emoción en este campeonato.