Por: Redacción Play-Off

La selección cubana de béisbol que participa en el IV Clásico Mundial se puso contra la pared y al borde de la eliminación en este certamen tras caer este martes ante el combinado de Japón 8 carreras por 5.

Los dirigidos por el mentor Carlos Martí cometieron errores claves a la defensa que a la postre resultaron definitorios, a ello se le sumó la excelente exhibición mostrada por el designado y primer madero nipón Tetsuto Yamada quien conectó par de vuelacercas -uno en la octava entrada que cimentó las esperanza cubanas – e impulsó tres anotaciones para su equipo.

El plantel cubano, anémico en la ofensiva durante los duelos anteriores, tuvo cambios en su alineación que resultaron positivos. Yosvany Alarcón llevó los arreos detrás del plato en sustitución del lesionado Frank Camilo Morejón, Yurisbel Gracial defendió la segunda base y en tercera alineó su compañero en el equipo de Matanzas Jefferson Delgado. Otro cocodrilo, Víctor Víctor Mesa sustituyó en la pradera derecha al granmanse Yoelkis Céspedes.

El duelo entre ambos equipos fue un autentico «cahumbambé» hasta el octavo inning. Japón tomó ventaja tempranera con jonrón de Yamada contra los envíos iniciales del abridor Vladimir Baños. Cuba ripostó rápidamente con bambinazo productor de dos carreras Gracial, quien disertó tanto con el madero como en la defensa de la segunda almohadilla. En la tercera entrada el jardinero izquierdo Yoshitomo Tsutsugoh pegó imparable y remolcó el empate a dos anotaciones en la pizarra. No obstante, en el cuarto episodio, Víctor Víctor Mesa pegó un indiscutible con la casa llena productor de otro par de anotaciones.

 

En la quinta entrada Vladimir Baños abandonó el montículo con 76 lanzamientos, sin outs y dos hombres en circulación. El derecho pinareño dio paso al zurdo Yoannis Yera, quien no pudo evitar el empate del conjunto rival, ahora a cuatro carreras. En el sexto Yurisbel Gracial conectó doble al derecho y fue remolcado por el tercer imparable en la noche de Alarcón, para nuevamente tomar la ventaja. En al parte baja de esa misma entrada explotó un descontrolado Yoannis Yera, Miguel Lahera vino al rescate pero no pudo impedir el  sencillo al izquierdo de Seiji Kobayashi que produjo el abrazo a cinco anotaciones.

 

Cuando muchos creían en la posibilidad de que Cuba derrotará a Japón, un costoso error del inicialista William Saavedra combinado con sencillo del jardinero central Shogo Akiyama y fly de sacrificio del emergente Seiichi Uchikawa diluyó poco a poco el ensueño, el cual quedó borrado totalmente con el segundo cuadrangular de Yamada que puso números definitivos al pizarrón.

 

Con esta debacle, segunda ante el combinado nipón en lo que va de torneo, la mayor de las Antillas está obligada a derrotar a Holanda, otra de sus «bestias negras» en el partido de esta noche (11:00 p.m. hora de Cuba) y apelar al partido de desempate ante los propios tulipanes, siempre contando con que los japoneses derroten como es esperado a la novena de israelí. Esta hipotética situación provocaría un triple empate que favorecería a europeos y antillanos, ya que Israel presenta peor coeficiente de carreras permitidas. De caer nuevamente sería el adiós definitivo para el equipo Cuba de este Clásico Mundial.