Por: MLB.com

El cubano Yasiel Puig pegó el viernes un jonrón, Chase Utley impulsó la carrera número mil de su trayectoria y los Dodgers derrotaron 4-1 a los Reales, en la primera visita de Kansas City a Los Angeles en un partido de interliga desde 2003.

Puig bateó su 16vo jonrón ante Jason Hammel (4-8) en la sexta entrada para poner el marcador 3-1.

El cubano terminó de 4-2, con una anotada y una impulsada; mientras que su compatriota Yasmani Grandal se fue de 4-0.

Los Dodgers, líderes de la División Oeste de la Liga Nacional, ganaron su cuarto partido consecutivo encabezados por Kenta Maeda (7-4). El japonés permitió una carrera y cuatro imparables en cinco entradas, ponchó a cinco y dio dos bases por bolas. El fin de semana permitió cinco carreras y ocho imparables en tres entradas y dos tercios en la derrota 5-3 en San Diego.

Las paradojas de la vida

No, no, esto no es una novela, y menos una cantaleta o teque. Simplemente son cosas que pasan, que en ocasiones no tienen ni pies ni cabezas…, pero suceden. El caso que nos ocupa es el Juego de las Estrellas (JE) en Miami. Allí, a la ‘Ciudad del Sol’, donde los ‘aseres’ -mejor asere que no compañeros y compañeras- son mayoría llegarán por primera vez en la historia los astros de la mejor pelota del mundo.

Sin embargo, sobre la grama del mega estadio de la ‘Pequeña Habana’ habrá poquísima representación cubana; únicamente estarán Yonder Alonso, de los Atléticos de Oakland, y Nolan Arenado, de los Rockies de Colorado. El JE no es cuestión de representatividad y sí de calidad. No obstante, varios cubanos o cubanoamericanos hicieron méritos, aunque no recibieron los suficientes votos. Parece el karma. Primero la muerte de José Fernández al final de la temperoda pasada; luego, el dueño de los Marlins, Jeffrey Loria, se deshace del único cubano (Adeiny Hechevarria) dentro del roster de 25 (queda el pitcher Odrisamer Despaigne en el de 40).

Y ahora, según el listado del colega Enrique Rojas, los lanzadores Raisel Iglesias y Gio González fueron obviados por los votantes a pesar de merecer un puesto por su rendimiento. Vaya, que si no estuvieramos en Estados Unidos, alguien culparía de esta situación al embargo o diría -como es común en Cuba- que «esta es una maniobra del Imperio contra los cubanos». O ¿será que Miami está maldita para los peloteros cubanos? (Por ESPN.com)