Dayán Viciedo ha puesto Japón a sus pies. Sin terminar la actual temporada, ha mejorado casi todos los registros de 2016, el mejor de sus dos primeros años en la NPB, y marcha en la avanzada en varios departamentos estadísticos de la Liga Central.

En 104 juegos su aval es relevante: 335 de average, 19 jonrones y 77 empujadas. Este martes, despachó un cuadrangular con dos corredores en base y llevó a los Dragones de Chunichi al triunfo sobre los Tigres de Hanshin, marcador de 4-1.

Hasta el momento, en su Liga, Viciedo iba tercero en average y primero entre los peloteros latinos. También marchaba segundo entre los empujadores detrás de un toletero respetado como Wladimir Balentien.

En hits, el cubano estaba en tercera posición (130) a solo 4 sencillos del líder, el japonés Toshiro Miyazaki, mientras en anotadas se ubicaba en el quinto puesto.

En plenitud de forma, Dayán ha destrozado sus marcas personales para una campaña en hits, dobles, anotadas y empujadas y pudiera mejorar los 22 jonrones de 2016.

El 2018 ha sido bueno para él, anteriormente asediado por contratiempos desde su llegada a Japón. El calvario comenzó en agosto de 2016, cuando estuvo sin jugar un mes por una lesión de tobillo izquierdo. Al año siguiente, un pelotazo le fracturó el brazo y lo dejó fuera el resto de la temporada.

Con apenas 44 apariciones más en el plato, el villaclareño supera en varios departamentos a su compatriota Alfredo Despaigne, la gran figura cubana en el campeonato japonés.

Viciedo tiene 130 hits por 82 Despaigne; 77 propulsadas para el plato contra 62 del granmense y slugging de 546 por 491. Alfredo solo era mejor en cuadrangulares, con 25.

El cubano no pudo asentarse en Grandes Ligas, pero después de tres años en Japón, parece posicionarse como uno de los mejores latinos en la NPB.