En Cuba, poco a poco, han comenzado a extenderse los deportes electrónicos o eSports, esos torneos y competiciones que se disputan mediante videojuegos. Estos apasionantes encuentros pueden ser entre dos o más jugadores de manera individual y entre varios equipos, ya sean profesionales o aficionados. 

Aunque en nuestro país constituyen un universo un poco más joven y que todavía no cuenta con el apoyo del INDER, en realidad los eSports surgieron entre las décadas del 70 y 80 del siglo pasado.

Actualmente, son una industria millonaria que amenaza con desbancar en los próximos años a los deportes más populares del mundo. Según el informe anual de Newzoo, plataforma donde se recogen las estadísticas de esta sociedad, en 2019 la audiencia de los deportes electrónicos era de 453.8 millones de personas, y generaba un ingreso de 950,6 millones de dólares.

Existe una gran variedad de videojuegos, los cuales cuentan con distintas especializaciones. Varios de los más jugados son los de multijugador de arena de batalla (MOBA, por sus siglas en inglés), donde se encuentran algunos tan populares como League of Legends, Dota 2, entre otros; además de aquellos de estrategia en tiempo real, como Starcraft o WarCraft III.

Muchas personas aún no consideran a los eSports como un deporte. Pero, los atletas de estas disciplinas requieren de resistencia física, agilidad mental y grandes reflejos. Pasan el año compitiendo en torneos y ligas, y necesitan entrenamiento y preparación para obtener el mejor estado de forma. Solo los mejores llegan a convertirse en profesionales.

Además, cuentan con una estructura muy bien delimitada de manera internacional, con academias, instituciones que los representan, y categorías de desarrollo. Sus reglas están definidas y se premian a los ganadores. Ciertamente, muchos de los que hoy son llamados deportes, quisieran presentar una estructura como esta.

deportes electrónicos en Cuba
Foto: Hansel Leyva Foto: Hansel Leyva

Deportes electrónicos en Cuba

Para hablar sobre este tema en nuestra isla, tenemos que referirnos a la Agrupación de Deportes Electrónicos de Cuba (ADEC). Creada el 25 de noviembre del 2007, esta institución aglomera a un gran número de seguidores del mundo de los videojuegos. Sus principales objetivos son impulsar los conocimientos y prácticas de los deportes electrónicos en el país.

Sin embargo, su historia no ha sido para nada fácil. Más de 12 años tuvieron que pasar para que la ADEC fuese reconocida como una organización. El 4 de febrero del 2020, la Unión de Informáticos de Cuba (UIC) les daba amparo legal al reconocerles. Meses después, la Organización Global de eSports (GEF), afiliaba a la ADEC como uno de sus miembros.

“Los eSports a Cuba llegaron de la misma manera que al resto del mundo, solo que con una diferencia de tiempo. Aparecen los primeros videojuegos competitivos en los que se podían establecer una interacción entre al menos dos jugadores. Tan pronto como llegan las primeras consolas y ordenadores a nuestra isla, comenzaron a surgir pequeñas comunidades que en un inicio no se agrupaban de una forma tan organizada. El pionero de los eSports en Cuba fue el Starcraft I, debido a que este juego tenía la opción integrada de interconectar dos computadoras a través de un teléfono fijo y un módem. Esto trajo consigo los primeros torneos de La Liga Habanera de Starcaft o Habana Starcraft Ligue (HCL), en el cual un grupo de jóvenes, principalmente de la Habana, empiezan a participar en estos eventos. Ya en el 2007, se decide crear una organización que agrupara de una forma más organizada a todos los entusiastas que hasta ese momento estaban compitiendo en los torneos HCL. En aquel entonces, Ian Pedro Carbonell fue el primer presidente de la ADEC”, nos comenta Javier “ToXavier” Vidal, quien es el actual presidente.

Durante esos 12 años, la ADEC recibió ayuda de varias instituciones. En la sala Maxim Rock desarrollaron las primeras finales de la HCL. Los Joven Club de computación, y la casa central de la FEU, les brindaron sus sedes en reiteradas ocasiones para desarrollar varios eventos.

“Sin embargo, la mayoría de lo que se ha logrado durante todo este tiempo, ha sido gracias al esfuerzo de personas que son o fueron parte de la ADEC. Por el sentido de pertenencia y deseos de desarrollar la cultura de los Esports en Cuba”, añade.

deportes electronicos gamers cubanos
Foto: Hansel Leyva Foto: Hansel Leyva

La ADEC no solo se encarga de agrupar a los jugadores de una forma organizada y de crear eventos para competir, pues también estudian cómo funcionan los eSports y tratan de adecuarlos al entorno de la isla.

“Analizamos los videojuegos que tienen menor consumo de datos y requerimiento de hardware, teniendo en cuenta la popularidad del mismo en Cuba. Por eso, la mayoría de los torneos que realizamos son para videojuegos que estén bien optimizados. El hecho de que las personas cuenten con el hardware necesario es cuestión de cada uno”, explica.

Entre las aspiraciones que tienen en la ADEC, está la de ser reconocidos en un futuro por el INDER. “Han existido varios acercamientos. En una primera instancia, han demostrado la disposición de incluirnos, al menos por la parte de la recreación”, afirma “ToXavier”. No obstante, la pandemia de la COVID-19 ha imposibilitado seguir con las negociaciones, por lo que actualmente están detenidas.

No obstante, hay un aspecto que se dificulta para los practicantes en la Isla: para que un jugador sea considerado profesional, necesita dedicarse por tiempo completo a ello.

“En Cuba, esta opción no es viable y como máximo pueden llegar a ser semiprofesionales. Los que han obtenido resultados relevantes, lo han hecho por sus esfuerzos y las muchas horas que le dedican a la práctica, pero es imposible no llevar a cabo otras labores”, detalla el presidente de la ADEC.

¿Cómo superan las dificultades algunos de los mejores jugadores en Cuba?

Uno de esos jugadores con resultados es Johnny Santos Marrero, conocido como Overlord, campeón de la primera temporada de Online eSports Championship. Este evento del videojuego Hearthstone tuvo un año de duración, y nuestro representante quedó por encima de otros 300 jugadores. 

“Clasifiqué por un sistema de puntuación, en el que quedé cuarto entre 16 competidores. Ya luego, me supe imponer sobre otros contrincantes de mayor envergadura. Recibí un premio de 100 USD y un trofeo que posteriormente me enviaron. Últimamente, me ha sido complicado mantener mi forma deportiva, ya que he estado un poco retirado. Hace no mucho terminé mi tesis y empecé mi vida laboral, por lo que me ha costado adaptarme”, cuenta Overlord.

deportes electrónicos en Cuba
Foto: Hansel Leyva Foto: Hansel Leyva

Para nadie es un secreto que nuestros jugadores tienen la limitante de la conectividad, y al respecto, apunta: “Cuando había un torneo muy importante, iba al parque wifi con la laptop para asegurar la mejor conexión posible, sin embargo, en muchos torneos he perdido o me han descalificado porque se han caído los datos y no puedes hacer nada al respecto. En la actualidad, es mucho mejor, la conexión es más estable, pero el problema es el costo, que nos sigue afectando”.

Otro de los representantes de esta disciplina es Javier Estévez (Inmolations), quien lleva varios años manteniendo el título de mejor jugador de Cuba en Starcraft. En este año, en la medida en que la conexión ha ido mejorando, se ha tratado de insertar en el sistema competitivo internacional, sobre todo de Latinoamérica.

“En la mayoría de los casos he llegado a cuartos de finales, excepto en una de las más recientes, en el que logré ubicarme en semifinales y perdí contra el número 20 del área”, relata.

Sobre cómo mantener su rendimiento, nos dice: “El Starcraft es un juego que constantemente se está actualizando, por lo que tienes que estar muy pendiente. Descargo algunas partidas de profesionales y trato de entender por qué hacen determinadas jugadas, en qué momentos y cómo reaccionan. Copio la lista de todos sus movimientos e intento imitarlos de manera individual. Lo adapto a mi juego y lo llevo a la práctica en distintas partidas”.

“Es muy difícil practicar deportes electrónicos en Cuba. Primero, por la parte de las competiciones, pues un retardo de un milisegundo te puede hacer perder la partida entera. Luego está el tema del estudio y entrenamiento. Los jugadores profesionales suben por streaming varias partidas y esa es la posibilidad que uno tiene para preguntarles y aprender sobre el proceso. Con el precio de internet en Cuba es imposible ver todos los videos que necesitas, por lo que tienes que priorizar los que abarquen mayoritariamente tus dudas. Por último, está el hecho de poder adquirir un buen ordenador que cumpla con las exigencias requeridas. Es demasiado caro comprar uno en Cuba”, manifiesta.

Además de estos dos jugadores, Cuba ha tenido otros resultados de envergadura. La selección nacional de Clash Royale participó en un mundial organizado por un tercero, es decir, no por las organizaciones oficiales, pero que contó con el apoyo del desarrollador del juego. De manera individual, Darkhero quedó top 6 en un torneo de Latinoamérica con el videojuego Auto Chess, el cual es muy popular en la Isla.

El futuro de los deportes electrónicos en Cuba

“Ahora mismo, el estado de los eSports en Cuba está en la mejor situación que ha estado nunca. La libertad de acción que nos ha dado tener acceso a internet, aunque todavía resulte un poco costoso en función del juego, ha posibilitado la interacción con comunidades de otros países, sobre todo de Latinoamérica y del Caribe, además de participar en torneos internacionales. En 2020 obtuvimos la membresía de la Organización Global de eSports, que abarca a varias de las Federaciones de deportes electrónicos del mundo. Tiene un enfoque dirigido a llevarlos hacia el ámbito de los deportes convencionales, y dentro de sus objetivos, lograr que sean olímpicos. Para este año, quiere lanzar torneos donde se enfrenten las naciones entre sí y al ser miembros, vamos a tener derecho a participar. También formamos parte de la Caribean Federetion Alianze (CEFA). Es decir, estamos empezando a tener ese reconocimiento internacional y las afiliaciones que nos permitirían desarrollar los eSports más allá de la isla”, afirma Javier “ToXvier” Vidal.

“La evolución de los deportes electrónicos estos últimos años, sobre todo desde finales del 2018 con el tema de los datos móviles, ha sido constante, y pudiésemos decir que acelerada. En unos años los veo en buenas condiciones, en la medida que mejoren los dos temas que más nos afectan. Uno es la conectividad y el segundo es el caso del embargo. Por cuestiones del bloqueo, hay muchas organizaciones y creadores de los juegos que por reglamento no contemplan a Cuba dentro de sus ecosistemas competitivos y eso es lo que condiciona que tengamos que participar en torneos de terceros. Existen juegos que ni siquiera podemos jugar. Si esas dos restricciones se flexibilizaran, las condiciones de los eSports en Cuba serían muchísimo mejor en el futuro; si no, la evolución sería más lenta, pero continua y en ascenso definitivamente”, concluye.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.