El eterno silencio del Palacio de los Gritos

He de confesar que, cuando pasé y vi la puerta abierta, dudé por un instante. En tanto tiempo de andar por esos lugares, ruta habitual a mi centro de trabajo, jamás había visto señal alguna de invitación al interior. Puerta cerrada, ventanas tapiadas, algún que otro hueco en un viejo vitral por el que la … Sigue leyendo El eterno silencio del Palacio de los Gritos