Quizás hayamos escuchado alguna vez la voz de Eric Nadel narrando un ponche de Nolan Ryan o un cuadrangular de Josh Hamilton, ya que ha acompañado a los Texas Rangers por casi cuatro décadas como uno de sus narradores oficiales.

A sus 66 años, Nadel es un confeso seguidor de los Jets de la NFL de su natal Nueva York, como lo fue en su niñez de los Brooklyn Dodgers, a los que alcanzó a ver al final de su estancia en el legendario Ebbets Field. Pero ninguna de esas pasiones personales se puede comparar con la franquicia texana con sede en la ciudad de Arlington a la cual le ha dado tanto.

Durante su carrera, Nadel ha recibido numerosos reconocimientos y desde el 1991 forma parte del Salón de la Fama del Béisbol en Texas, conviertiéndose en 2012 en el décimo quinto integrante del Salón de la Fama de los Texas Rangers. De visita en Cuba, accedió a dedicar algunos minutos de sus vacaciones para dialogar en exclusiva con Play-Off Magazine y dar a conocer algunas interioridades de su profesión, detalles acerca del porvenir de los Rangers y su opinión del béisbol cubano.

Heeney Figueroa: ¿Háblanos de tus inicios en la profesión? ¿Cómo te conviertes en narrador de los Texas Rangers?

Eric Nadel: Te voy a ser sincero, yo comencé a prepararme para esto desde que tenía siete u ocho años. A esa edad vi que los narradores de los New York Yankees cobraban por el placer de ir al estadio y hablar de béisbol. Esa fue mi principal inspiración y se convirtió en la meta de mi vida.

Ya en el High School fui durante el verano a un programa para estudiantes interesados en narrar en la Universidad North Western en Chicago. Allí aprendí no solo a narrar, también otras cosas como operar las maquinas en el estudio de radio, así obtuve mi licencia como narrador. Después mientras cursaba estudios en Brown University, en Long Island, comencé a trabajar en la emisora de los estudiantes narrando el Fútbol Americano y el Hockey sobre Hielo.

Después que me gradué y conseguí trabajo en el Hockey de las Ligas Menores en la ciudad de Dallas (Texas), hasta que un día vi un anuncio de que los Texas Rangers buscaban un narrador joven debido a que uno de los suyos se iba a retirar. Me presenté y me dieron el trabajo en el cual me he mantenido desde ese año 1978.

HF: En estos cuarenta años vividos al lado del equipo, ¿tiene algún momento en especial que consideres como el más importante de tu carrera?

EN: Sin dudas el momento cumbre fue en el año 2010 cuando los Rangers ganaron por primera vez el título de campeón de la Liga Americana, fue muy dramático, nuestro cerrador Neftalí Feliz ponchó a Alex Rodríguez de los Yankees para terminar el juego, ganar el campeonato y darnos el paso a disputar la primera Serie Mundial del equipo. Para mi ese fue el momento más importante en la historia de la franquicia y, por tanto, el mío también como profesional.

HF: ¿Coméntanos acerca de esas dos Series Mundiales consecutivas (2010 y 2011) que disputaron los Rangers?

EN: La de 2010 no fue una buena Serie Mundial, los San Francisco Giants fueron categóricamente superiores a nosotros desde el primer momento. Tenían una alineación muy bien balanceada y un satff de lanzadores muy profundo, liderado por Tim Lincecum en su mejor versión.

Pero en 2011 las cosas fueron muy distintas, los Rangers estuvieron a punto de ganarla con solo un strike más en dos ocasiones en el sexto partido. Fue un desastre, una pesadilla sin igual, con muchas emociones para todos. Tuvimos la oportunidad real de logarlo y no fue posible.

Sin embargo, no voy a negar que el hecho de acompañar a mi equipo al evento más significativo que tiene el béisbol en el mundo, por dos años seguidos, consta como mi principal logro profesional, a pesar de que me hubiera gustado que los Rangers hubieran ganado al menos una.

En su carrera Nadel ha recibido numerosos premios del gremio de periodistas deportivos estadounidenses. FOTO: Tomada de Texas Spostrs Insider.

HF: En todos esos años también has visto pasar a muchos grandes peloteros por los Rangers ¿Alguno de tu preferencia en específico?

EN: Tienes razón han pasado muchos grandes atletas por la organización como el cubano Rafael Palmeiro, Adrián Beltré, Josh Hamilton y Alex Rodríguez, quien estuvo con nosotros por tres campañas dando más de cincuenta jonrones por temporada. Pero a título personal tengo a dos que son los que más he disfrutado: Nolan Ryan e Iván Rodríguez, ambos en el Salón de la Fama. Para mi Ryan fue todo un milagro en cuanto a físico. Mantenerse siendo un pitcher de poder con más de cuarenta y dos años de edad hasta el final de su carrera es algo increíble, tenía una habilidad increíble para ponchar bateadores. Daba la sensación de que iba a ocurrir algo extraordinario cada vez que subí al montículo, un juego sin hits o uno de más de veinte ponches.

Por su parte, Iván Rodríguez fue una combinación increíble de habilidades defensivas y ofensivas. Era un cátcher muy habilidoso, no tenia puntos débiles. Además tenía un brazo extremadamente potente que paraba en seco a los corredores contrarios. Con el bate era muy productivo, siempre tenía excelentes promedios y buenos números de poder. Incluso, era un buen robador de bases. Recuerdo cuando ganó el premio MVP en el año 1999, esa ha sido una de las temporadas más completas que yo he visto realizar a un pelotero en la MLB.

HF: ¿Danos tu opinión de la proyección de cara al futuro de la franquicia?

EN: Los Rangers están inmersos en una etapa de transición, después de dos títulos de división consecutivos, la temporada pasada fue muy mala. De lo que nos viene en 2018 te diré que en el béisbol siempre existen probabilidades de ganar y nunca tengan dudas de que es el deporte más difícil de predecir. No obstante, esa posibilidad me parece muy remota. La rotación de abridores no estará tan fuerte como en años anteriores y los Astros lucen muy fuertes en nuestra división, yo espero que, quizás, podamos pelear por uno de los puestos en Wild Card.

En el mercado de agentes libres se habla con mucha fuerza de uno de los jardineros de ustedes, Julio Pablo Martínez, quien causó una muy buena impresión en los tryouts pero no hay nada en concreto todavía. Pero la franquicia no está en condiciones de renovar drásticamente a golpe de billetera, tenemos que desarrollar nuestro talento desde las granjas. Es posible que, si en el mes de Julio no estamos cerca de la cima, se realicen cambios de peloteros veteranos como Adrián Beltré, Elvis Andrus y Cole Hamels por buenos prospectos que engrosarán las filas de dicha granja y que serán claves para la renovación del equipo que ya cuenta con jóvenes de mucha calidad como Normar Mazara, Joey Gallo y Willie Calhoun que fue conseguido en el cambio por Yu Darvish con los Dodgers, ellos están llamados a ocupar el protagonismo en los próximos años. El resto de nuestros mejores prospectos se encuentran aun en el nivel de AA y no creo que estén listos para dar el salto al principal equipo inmediatamente. Pero en mi opinión, los Rangers estarán listos para regresar al nivel más alto en dos o tres temporadas.

HF: ¿Cómo es tu rutina diaria como narrador en las Grandes Ligas? ¿Cómo te preparas para narrar un partido?

EN: Inicio mi día bien temprano mirando todo lo que sucedió en la jornada anterior en el programa Quick Picht de MLB Network, allí observo detenidamente los highligths de los quince juegos que se efectúan a diario. Después me siento a leer todo lo que se publica referente al béisbol en los periódicos de nuestra ciudad y en los del equipo contrario, además reviso los sitios web de MLB en busca de cualquier dato que me pueda ser valioso posteriormente.

Normalmente llego al estadio a alrededor de las 3:00 p.m., aunque el juego comienza a las 7:00 p.m. Esto se debe a que a las 3:30 p.m. siempre tenemos que reunirnos con el manager Jeff Bannister, quien nos espera en su oficina para conversar un poco acerca de la entrevista que tiene que darnos diariamente para el programa del pregame que estará al aire sobre las 6:45 p.m. Después tengo tres horas y media para bajar al terreno y hablar con los peloteros, entrenadores y periodistas de todo lo acontecido en el juego anterior y de lo que va a pasar en ese día.

También hay mucha literatura que nos dan los equipos a los narradores para poder preparar un párrafo acerca de cada pelotero y la actuación que han tenido hasta ese momento. También, por supuesto, contamos con internet. En resumen antes del comienzo de los partidos estamos constantemente investigando cualquier cosa de interés que podamos usar para la transmisión. Finalmente mi compañero Mark Hicks y yo bajamos a cenar al comedor de la prensa a eso de las 6:00 p.m. antes de comenzar el show del pregame donde se nos une un tercer locutor que sirve de anfitrión y quince minutos después: play ball!.

HF: ¿Cuáles son los métodos que prefieres usar en tu descripción una vez iniciado el partido?

EN: Recuerda que el promedio de duración de un juego de nueve entradas el año pasado fue de alrededor de tres horas y diez minutos. La pelota está en acción por dieciséis minutos en el partido y hay veinticinco segundos como media entre lanzamientos. El resto del tiempo somos yo y mi compañero hablando, más las pausas por los comerciales.

En mi opinión para hacer más interesante la narración tenemos que entretener a la audiencia con historias de los peloteros, información de todo tipo, análisis, etc. Hay veces usamos otras cosas fuera del béisbol si el juego esta malo, por ejemplo hablamos de cine o comida. Sin dudas nuestra preparación nos ayuda mucho porque cada día el deporte se vuelve más lento y los juegos duran más, por tanto es mi responsabilidad llenar esos vacios con información interesante.

Eric Nadel, durante sus más recientes vacaciones en Cuba. FOTO; Tony Pérez.

HF: ¿Qué opinión tienes de los peloteros cubanos que se desarrollan en la MLB?

EN: Para el béisbol es fantástico que hayan tantos peloteros cubanos en las Grandes Ligas. Para mi tiene un significado muy especial cada vez que me encuentro con alguno porque llevo más de veinte años viniendo a Cuba, por tanto, he tenido la oportunidad de verlos a casi todos jugando en la Serie Nacional. Creo que a pesar del enorme talento que tienen la mayoría, a muchos les falta la disciplina que tiene un pelotero norteamericano, por ejemplo. Yo también se lo difícil que es para estos muchachos la falta de condiciones para entrenarse, salir del país con rumbo a otro para poder convertirse en agentes libres y firmar para aspirar a jugar en Las Mayores algún día, es una odisea increíble por la que tienen que pasar estos muchachos. Pero su talento es tan grande que hoy podemos decir que se puede hacer un equipo de estrellas de Grandes Ligas solamente con cubanos.

HF: ¿Tienes algún pelotero cubano preferido?

EN: Me gusta mucho José Abreu, él es un bateador casi perfecto. Es selectivo, tiene la habilidad de batear hacia el campo contrario, luce como si siempre tuviera un plan para cada turno al bate. él se diferencia marcadamente del resto de sus compatriotas.

Aunque hay otros a los que también disfruto mucho ver jugar como el shortstop Hechavarría, quien es excepcional defensivamente. Tampoco voy a negar que ver a Chapman cerrar un partido es algo espectacular, él es un fenómeno, no existe alguien como él.

También en los Rangers tuvimos a Leonnys Martin por algunas temporadas. Defensivamente fantástico en el center field, aprendió muy bien los fundamentos a la defensa como tirar a la base correcta, por ejemplo. Pero nunca mejoró con el bate, no consiguió nunca tener disciplina en sus turnos al bate y por tanto a los pitchers se les hacia fácil dominarlo con lanzamientos malos.

HF: ¿Cuán importante sería, en su opinión, cerrar un acuerdo entre la Federación Cubana de Beisbol y la Oficina del Comisionado de las Grandes Ligas para que los jugadores cubanos puedan jugar regularmente en la MLB?

EN: Eso sin dudas sería algo fantástico, yo creía que estaba muy cerca durante la administración del presidente Obama, cuando se hicieron grandes progresos. Pero con el nuevo mandato de Trump en la Casa Blanca las cosas han regresado al tono que se tenía durante la Guerra Fría y en estos momentos parece que nada va a pasar con respecto a este tema, al menos por tres años más.

El acuerdo sería lo mejor para los peloteros sobre todo, pues tendrían la oportunidad de ganar dinero en los Estados Unidos y regresar a Cuba una vez concluida la temporada, sin verse en la penosa necesidad de salir definitivamente de su país. Es terrible que se vean en la necesidad de hacer esto para poder ganar dinero y poder medirse con los mejores peloteros del resto del mundo.

HF: Para finalizar, ¿a usted le gustaría ver jugar a un equipo Cuba unificado en un Clásico Mundial de Béisbol?

EN: Por supuesto, ellos formarían un equipo capaz de ganarlo todo, sería uno de los grandes favoritos y me gusta imaginármelos como serían y que posición juagaría cada uno. Aunque tienen un gran desbalance de calidad entre los bateadores y los pitchers, eso los desequilibra también con respecto a los otros grandes equipos.

Esto siempre me resulta interesante porque recuerdo perfectamente que los primeros jugadores cubanos que salían del país y llegaban a la MLB y tenían buenos resultados eran casi todos lanzadores, hasta que llego Alexei Ramírez, quien fue la primera estrella como jugador de posición en esta época, en la actualidad casi todas las estrellas de Cuba, a excepción de Chapman, son jugadores de posición.