Para Constanza Mango, productora de ESPN Woman Latinoamérica, el deporte cambia vidas. Por eso, está orgullosa de integrar un proyecto que durante años ha contado historias de superación sobre mujeres que viven del deporte, con un enfoque innovador y luchando por la igualdad de género.

“Cada historia nos deja una enseñanza, y ese es, principalmente, el corazón de ESPN Woman Latinoamérica: que la gente encuentre en estas algo a lo que aferrarse: sueños, motivación, ejemplos, metas. Y que sepan que el deporte cambia vidas. Buscamos promover el empoderamiento femenino contando distintos relatos y realidades de cada país”, dice.

Graduada de Periodismo en ETER, cuenta que su primer contacto con los medios de comunicación fue una colaboración que hacía en el sitio Medios Lentos. En simultáneo, trabajaba en una agencia de Marketing Deportivo hasta que llegó a la productora PEGSA Group.

“Siempre estuve vinculada: jugué al hockey casi toda mi vida. Si bien mi formación periodística no es especializada en deportes, he aprendido mucho durante estos cuatro años como productora, pero mi corazón siempre estará en el hockey.

¿Qué llama tu atención?

Principalmente busco historias de mujeres poderosas, de superación y sacrificio, que demuestren que quien quiere, puede. No es fácil para ningún deportista vivir del deporte: la gran mayoría hace un enorme esfuerzo. No solo sucede en América Latina, sino en Europa, Estados Unidos. Podría pensarse que para los europeos es más sencillo, pero ellos tampoco tienen el apoyo del estado que merecen.

¿Son temas de Latinoamérica para el Mundo?

No solo entrevistamos deportistas de América o Europa, también hemos viajado al Líbano y Marruecos. Allí las mujeres luchan por ganarse su lugar y es importante que conozcamos todas las realidades. Tratamos de darles voz a todas las deportistas que buscan llevar a lo más alto a sus países.

¿Han pensado filmar sobre atletas cubanas?

Conozco el deporte cubano y creo que hay muchas historias que merecen ser contadas en nuestro programa. El año pasado pensamos viajar a Cuba, pero no pudimos. Es algo pendiente. La principal dificultad fue comunicarme con ellas, pero tengo una gran lista.

¿A quiénes incluirías?

Con quien primero hablé fue Namibia Flores, una boxeadora. La conocí por un video en Vimeo, la contacté y enseguida accedió.

Por otro lado, me acerqué a Ronaldo Veitía, entrenador de Idalis Ortíz. Él también fue muy amable conmigo. Me gustaría incluir a Marina Rodríguez Mitjan, Yarisley Silva, y la compañía “Danza Voluminosa”, con la cual nunca pude conectar.

Constanza, izquierda, junto a otros productores de ESPN Woman Latinoamérica. Foto: cortesía de Constanza Mango.

Constanza, a la izquierda, junto a otros productores de ESPN Woman Latinoamérica. Foto: cortesía de Constanza Mango.

¿Cómo se planifican los proyectos?

En general, definimos a qué país viajar. Buscamos los perfiles que más nos llamen la atención: superación, sacrificio, con una enseñanza que puede tener que ver con el deporte o no. Usamos mucho las redes sociales para contactar a las protagonistas.

Ellas nos cuentan sus rutinas de entrenamiento y vida. Sobre esta base planificamos las jornadas de filmación. Antes viajaba más, sin embargo, ahora hago más trabajo de investigación, planificación y coordinación de los viajes desde Buenos Aires.

Siempre van un productor realizador y un camarógrafo, encargados de las producciones durante los viajes. Tenemos un gran equipo del cual estoy orgullosa, desde camarógrafos hasta coordinadores, personal de logística, los editores Mariano López y María Angelani, y toda la productora en general.

¿Qué desafíos te impone producir documentales de mujeres deportistas?

El programa en sus inicios hablaba de mujeres comunes que practicaban deporte como parte de su vida cotidiana. Luego, fuimos hacia historias más “profundas” sobre aquellas que dedican su vida al alto rendimiento. Un camino nada fácil, teniendo en cuenta que muchas veces tienen que financiarse ellas mismas.

Hemos conversado con infinidad de atletas, desde jóvenes que recién comienzan hasta olímpicas consagradas. Cada una tiene algo para contar, desde su experiencia, perspectiva y realidad. Ese fue mi reto: llegar a contar esas historias.

Alguna que te haya impactado

Sandra Lemos Rivas es una colombiana que lanza la bala. Como no recibe gran apoyo del estado y no tiene dinero para comprar el equipamiento necesario, entrena con piedras que recolecta del río junto a su entrenadora.

Siempre soñó con ser atleta de alto rendimiento. Lo que tiene, que es muy poco, lo consiguió gracias al deporte. No baja los brazos y sigue luchando pese a todo.

¿Cuáles son los mayores retos para una mujer deportista?

El principal es vivir del deporte. Después, cada país y especialidad tiene sus propios desafíos. En el fútbol hay una gran diferencia entre hombres y mujeres, y ellas tienen que pelear por la igualdad de derechos y de salarios, por ejemplo.

En muchos lugares sucede que, si no han ganado una medalla, no son nadie. Por eso, quienes comienzan no se sientan apoyadas. Han conquistado muchos espacios, pero aún falta.

¿Cómo perciben las atletas las desigualdades en el fútbol?

Entrevistamos a Marjorie Castro, jugadora brasilera, que fue a jugar en una universidad en Estados Unidos. En San Paulo, de donde es, no podría estudiar y jugar a la vez, mientras que en Estados Unidos sí, porque hay una política admirable de becas para deportistas que contempla las ausencias por los partidos y entrenamientos.

En Argentina, por ejemplo, existe mucha diferencia, no solo en la parte económica, sino en cuanto a organización. No ha sido fácil que les den voz en la Asociación de Fútbol Argentino. No estoy familiarizada con el salario que reciben, pero sé que estuvieron 18 meses sin entrenar porque no les pagaban los viáticos.

La desigualdad de género en el fútbol existe. Y es triste, porque las chicas han demostrado que son capaces de defender la camiseta argentina y obtener grandes resultados.

No sé la solución, pero primero hay que conseguir ser respetadas como iguales, porque el deporte es el mismo.

¿Cómo se ha desarrollado la mujer en deportes que eran tradicionales para los hombres, como el boxeo o kickboxing?

Todavía no es fácil para ellas. La Tigresa Acuña, boxeadora argentina, fue una de las que luchó por la igualdad de género. Si bien ya no es visto como algo solo para hombres, todavía lidian con la discriminación.