Desde septiembre del 2015, los primeros domingos de cada mes, se viene realizando en La Habana el evento Masa Crítica, el momento preciso para que las bicicletas hagan suyas las calles de la capital cubana.

Ese día, un nutrido grupo de ciclistas, algunos profesionales y una mayoría de aficionados, se dan cita en el céntrico Parque de los Mártires Universitarios, ubicado en Infanta y San Lázaro, desde el cual parten como un todo en una ruta que suele trazarse justo antes de empezar, siempre dentro de los límites de la ciudad.

Con origen en el San Francisco de 1992, la Masa Crítica es un fenómeno ciclístico que tiene lugar todos los meses en numerosas ciudades del mundo. Su objetivo es promover las ventajas que aportan, tanto al individuo como a la sociedad, una mayor presencia de las bicicletas en la vía, así como reducir los efectos indeseados del tráfico motorizado como son los accidentes, la contaminación, el ruido y los atascos.

Masa Crítica en Cuba
Hansel Leyva Masa Crítica. Foto: Hansel Leyva

“Es un evento del cual ya había escuchado que se hacía en otros países y pensé que sería ideal replicarlo en Cuba para motivar el uso de la bicicleta en la ciudad. Aprovechamos que ya existía en La Habana varios grupos de ciclistas, todos con la inquietud de reivindicar la bicicleta como medio ecológico y saludable de transporte, así como de gozar de mayor seguridad en la vía. Muchos querían contactar al gobierno, escribir cartas, y pensé que no estábamos listos para ello, que lo primero era promover más la bicicleta, atraer más gente, crear comunidad. Vi en la Masa Crítica lo ideal”, cuenta Yasser Gonzáles, uno de los fundadores en la isla.

Según explica, las convocatorias y la mayor parte de la organización se hacen a través de las redes sociales. Casi todos están concentrados en un grupo de Facebook llamado Bicicletear La Habana, del cual él es administrador, aunque hace énfasis en que no tienen “jerarquía alguna”, y simplemente ejercen su derecho a usar la vía.

“Pero sí ofrecemos un marco muy seguro porque al ser masivo es menos probable que un carro cometa una imprudencia que afecte a los ciclistas”, detalla, al tiempo que aclara que tampoco tienen vínculo alguno con el INDER ni pretenden tenerlo por lo pronto.

La pandemia y las restricciones derivadas de esta los obligó a una pausa de seis meses, hasta que retomaron el evento en agosto y ya van rumbo a su edición número 58 en el mes de febrero.

“Hacemos cicloturismo por la ciudad, a veces vamos para la Habana Vieja, otras para Playa.  Es un evento de lo más emotivo y agradable. Llegué a través de las redes sociales y traje unas amistades conmigo,” manifiesta César Antonio Oliva, uno de los participantes.

Generar comunidad alrededor de la bicicleta

Es usual que a la Masa Crítica lleguen los ciclistas en grupos de amigos. Darío Gabriel Sánchez, Antonieta Castellanos y Saily Ramírez, recién graduados de la Facultad de Comunicación, nos cuentan que también se enteraron mediante las redes sociales.

“Estábamos buscando algo que nos uniera de esta manera. No somos aficionados a ningún deporte, pero siempre nos gustó hacer actividades juntos al aire libre y esto fue una buena oportunidad”, explica Darío.

“Es algo meritorio el hecho de que la Masa Crítica no tenga una estructura formal. Todo el que esté interesado, conozca o no a los organizadores, simplemente viene con su bicicleta de manera espontánea y forma parte de este gran movimiento, como hicimos nosotros, que no conocíamos a nadie”, añade Saily.

Además de quienes solo son amantes de la actividad, encontramos también a Ferlan´s Bike, un negocio orientado al alquiler y reparación de bicicletas, y es parte del evento desde sus comienzos, pues funge como promotor en las redes y alquila para los turistas que llegan con la intención de participar.

“Llegué por un amigo hace tres años y luego me vinculé a Ferlan´s Bike como trabajador. Me gusta la Masa Crítica porque nos permite ver La Habana desde un punto de vista distinto e intercambiar con otros ciclistas. Es un evento de todos. El objetivo es pasar un buen rato y muchos nos hemos hecho amigos en la ruta”, dice Adriano Fiol, uno de sus mecánicos.

Pero montar en La Habana no ha estado exento de algunos tropiezos también, como les sucedió en la pasada edición número 55, en el pasado mes de noviembre, en la cual luego de recorrer más de 20 km fueron interceptados por la policía por primera vez, en el barrio de Miramar.

Como contó Yasser, pasaron dos momentos difíciles con la policía: el primero fue en el municipio Cerro, cuando una patrulla, sin pitar ni sonar la sirena, aceleró fuerte y repetidas veces, al tiempo que se acercaba peligrosamente a los ciclistas con el fin de abrirse paso. Finalmente, y tras una breve discusión, ellos se apartaron y la patrulla desapareció.

Pero una vez llegaron a Miramar, esta vez la policía interceptó al grupo. Yasser encendió su cámara y comenzó a transmitir en vivo en Facebook cómo agentes de la policía y el ejército bloquearon la ruta con un despliegue de cuatro patrullas.

Masa Crítica en La Habana
Hansel Leyva Masa Crítica. Foto: Hansel Leyva

“Nos trataban como tontos, diciendo que no pasaba nada”, dice en referencia a los oficiales, quienes les preguntaron qué estaban haciendo, a lo que respondieron que hacían lo mismo que “cada mes desde hace cinco años, pedalear por lo ciudad”.

Entonces, los oficiales intentaron impedir que grabara insinuando que estaba cometiendo un delito al hacerlo, y obligaron en definitiva a que los ciclistas se dispersaran.

“Fuimos prácticamente expulsados de Miramar”, afirmó Yasser, quién explica que no tiene problema en que el evento sea acompañado por la policía si es la seguridad vial lo que les preocupa.

“Sinceramente, no creo que los cientos de personas que nos hemos unido a la Masa Crítica durante 5 años vayamos a pedir permiso para montar bicicleta en nuestra ciudad, que para suerte nuestra prácticamente no tiene tráfico en las aburridas tardes de domingo. Si van a acompañarnos, empiecen ya, pero que vengan ‘chill’que nosotros no somos delincuentes. Somos La Habana”, dijo.

Afortunadamente, las ediciones número 56 y 57 se desarrollaron sin roces con la policía ni mayores contratiempos.  Según testimonio de los entrevistados, rara vez hay algún conflicto. A veces puede haber algún funcionario público que lo malinterprete, pero de la misma manera ha sucedido que oficiales de policía han regulado el tránsito en ciertos puntos para asegurar el paso de la masa.

No obstante, para seguir incentivando el crecimiento, coinciden en varias necesidades que “aquejan” a los ciclistas habaneros, como la pertinencia de contar con un sector del comercio orientado al ciclismo, que les permita acceder a piezas de repuesto.

También abogan por una infraestructura en la propia ciudad que sea más favorable al uso de este medio de transporte, y hacen énfasis en la muy importante creación de ciclocarriles para una mayor garantía de la seguridad, pues de esta manera no solo serían favorecidos como grupo, sino que la urbe entera ganaría al fomentarse el uso de algo que proporciona muchos beneficios en materia de salud y transporte.  

Si las autoridades llegasen a atender estas sencillas demandas, ayudarían no solo al crecimiento de Masa Crítica, sino a que se mire con buenos ojos hacia las numerosas “bondades” de la bicicleta. Entonces, el propósito de este evento se estaría cumpliendo.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.