En los años 70´, Silvio Leonard se convirtió en uno de los mejores velocistas, dentro y fuera de Cuba. Su paso por las pistas del mundo todavía se recuerda, pues el natural de Cienfuegos pudo haberse convertido en campeón olímpico en más de una ocasión. Sin embargo, la vida le tendió una trampa.

Para los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, Silvio Leonard se preparó y enfocó sus objetivos en alcanzar la gloria, al menos con una medalla. Cuando todo parecía listo para tal aspiración, un lamentable suceso le privó de colgarse al cuello una presea bajo la sombra de los cinco aros.

“Nosotros estábamos en la Villa Olímpica y nos repartieron el aseo personal. Decidimos ir a ver un grupo musical y cuando regresamos vimos que habían echado el talco de los aseos en las camas de todos nosotros y fuimos a ver la cama de Alberto Juantorena y su cama no tenía talco y entonces supusimos que había sido él”, comentó Leonard en exclusiva para Play-Off Magazine.

“Fuimos a buscarlo, pero se dio cuenta y se trancó en su cuarto. Francisco Gómez empezó a discutirle y Juantorena salió y le dijo: ‘no discutan más, si ustedes saben que fui yo el que echó el talco’. La discusión siguió y le dije a Juantorena: ‘esa gente sigue discutiendo, si le pasa algo a alguien no voy a correr por ellos en los relevos. Fui a lavarme los dientes y cuando salgo del baño tiraron un pomo de grasa para pelo y me dio en el tobillo y me ocasionó una herida y digo: ‘ya está bueno, si total, ya me jodieron la olimpiada’, recordó el otrora velocista.

Dos días en cama y varios puntos en su pierna, privaron a Silvio Leonard de encarar una competencia en plenitud de facultades. “Salí a correr con los puntos y todo y cuando Hasely Crawford (Trinidad y Tobago) me vió, se volvió loco, me decía que yo estaba ‘crazy’. Corrí la primera eliminatoria y clasifiqué y luego me eliminaron en la siguiente ronda, pero no fue tanto por la herida sino por los días que estuve sin entrenar a causa de ella”, recordó.

La fatalidad perseguía a Silvio Leonard

A pesar de la amarga experiencia y la pérdida de una gran oportunidad para su carrera como velocista, Silvio Leonard puso su mirada en el siguiente ciclo y se preparó durante toda la olimpiada, donde vinieron sus mejores resultados, incluido el récord nacional para los 100 metros que todavía sigue vigente.

Tras varios resultados de calidad llega la edición de Moscú 80 donde se le escapa la medalla de oro en los 100m de manera increíble. Sin embargo, Silvio Leonard no atribuye ese resultado solo a su exceso de confianza, pues sostiene el criterio de que los organizadores le jugaron una mala pasada para evitar su victoria tanto en dicha prueba, como en los 200m.

“En esa final me pusieron por el carril uno y a Allan Wells lo pusieron en el carril ocho cuando a los favoritos nunca los ponen por los carriles externos pues la visión periférica no te da para ver de un extremo a otro de la pista. Yo iba primero hasta los metros finales y pensé: ‘esto esta matao’, y no me lancé en la meta y es ahí que Allan Wells se tira y me gana y eso fue una trampa que la organización me tendió, pero en aquel momento no se podía decir nada malo de los soviéticos, fíjate que cuando volvimos, me regañaron porque yo me había molestado por eso”, apuntó.

Es así que, a pesar de haber contado con credenciales más que suficientes para subirse en lo más alto del podio, al menos una vez, Silvio Leonard fue víctima de la casualidad o, como él mismo señala, “me mandaron a matar”.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.