El luchador de origen cubano Frank Chamizo, quien a sus 24 años exhibe un doble campeonato mundial en los 70 kg y bronce olímpico en 65 kg en el estilo libre con la selección de Italia, demostró ser todo un gladiador más allá de los colchones.

El nacido en la provincia de Matanzas salió en defensa de la modelo y bailarina Mikaela Neaze, objeto de constantes insultos racistas por parte de la comunidad de ese país europeo. Neaze, nacida en Moscú e hija de madre angolana y padre afgano ha sido acusada de « no reflejar la belleza italiana», o lo que es peor, etiquetada como «la rubia de los musulmanes de África».

Como su guardespaldas Chamizo defendió públicamente a la chica a través de un video en Instagram en el cual manifestó: «Chicos, estamos en 2017 y todavía hay personas que continúan con los delitos racistas… Y todavía hay algunos deficientes que piensan así, esto es suficiente…», manifestó.

 

No al razzismo..siamo nel 2017 ???…

Una publicación compartida de Frank Chamizo (@frankchamizo92) el

Chamizo se sintió identificado con la situación de Mikaela tal vez porque él también experimentó ese tipo de actitud reprochable durante un período de aclimatación en Italia. Frank abandonó la isla y se instaló en la nación mediterránea a mediados de 2011, tras casarse con la luchadora italiana Dalma Canela.