Frederich Cepeda, el último caballero

Desde las gradas intentaron ridiculizarlo. Él, sin embargo, solo esbozó una sonrisa.