La pelota cubana tendría una nueva estructa que cambiará el calendario de la Serie Nacional de Béisbol y tendríamos una Liga de Invierno, afirma una información publicada por la emisora cubana CMHW.

Según el periodista Lázaro Marín García, aunque no es oficial aún, “con visos de ser una realidad, ya se conoce la nueva estructura para la pelota cubana, que, entre otras novedades, arranca el próximo mes de abril, con una serie nacional 60 que contará de 75 partidos para cada equipo, en vez de los 45 del actual clásico”.

Si se hace efectiva esta transformación masiva, se jugarían sub-series de tres y dos encuentros contra cada rival, sin refuerzos. Los lunes y viernes serían de descansos y traslados para permitir que se disponga de desafíos los sábados y domingos, días de mayor afluencia al estadio.

Al terminar esta etapa de eliminación, los cuatro mejores pelearían por el campeonato en junio, y el ganador recibiría un viaje como estímulo a algún certamen internacional.

Mientras, los equipos del quinto al octavo rendrían un play off de comodines y los dos sobrevivientes, junto a los cuatro primeros, jugarían la Liga Cubana de Invierno, que empezaría en octubre de 2020 a 45 choques, con al menos 10 refuerzos por cada conjunto.

“Otra vez los cuatro primeros del ordenamiento discutirán el banderín en los playoffs semifinal y final, de los que saldrá el campeón de la Liga y este será el representante del país en la Serie del Caribe.

“Se afirma, también extraoficialmente, que la serie nacional sub 23 se desarrollará paralela a la Liga de Invierno, una decisión muy polémica, pues lo lógico es que se celebre al mismo tiempo que la justa cubana de mayores. De ese modo los equipos de esta pudieran nutrirse del talento joven de sus respectivos territorios, en sustitución de jugadores con bajo rendimiento o con problemas de lesiones o de disciplina, concluye Marín García.

Consulta y estructura para la pelota cubana: ¿Nuevos cambios para nuevas soluciones?

La pelota cubana tendría un nuevo cambio en busca de recuperar la calidad de su torneo principal, así como ajustarse, de alguna manera, a los calendarios internacionales de béisbol, donde son comunes las llamadas Ligas de Invierno.

Por estos días, ocurre una consulta con especialistas y aficionados con el objetivo de conocer sus criterios y apelar a lo que la Comisión Nacional ha llamado «sabiduría popular», en un intento de encontrar soluciones para los problemas que aquejan al béisbol de la Isla.