Todo lo malo le pasó a Matanzas en la primera entrada y por esa misma brecha se colaron los camagüeyanos, a quienes les bastó en el capítulo de apertura para marcar una ventaja que no perderían, en un juego que ganaron 8 carreras por cero para igualar la final de la pelota cubana.

Uno de los mejores eslabones del equipo visitante no funcionó nada bien, y con par de pifias empañaron la labor de Noelvis Entenza desde el mismo inicio. De lo demás se encargó Yosimar Cousin, hermético desde la lomita.

El joven tenía antes de esta una sola postemporada, que fue en la 57 con Las Tunas. Apenas había lanzado en 4 juegos como relevo, con uno ganado y uno perdido, con apenas 4,2 de entradas y 10 hits permitidos.

Yosimar Cousin.

Del otro lado, Noelvis Entenza es un experimentado de 9 play off, repartidas en 4 participaciones con Cienfuegos, 3 con Industriales, 1 con Granma y ahora con Matanzas.

El juego fue típico de los enfrentamientos entre ambos equipos, que habían dividido honores en la etapa regular, con seis victorias por bando. Más allá de ese movido primer inning, no pasó más nada que remarcar.

Podría decirse incluso que fue un juego aburrido, caracterizado por unos cuántos capítulos que pasaron sin penas ni glorias. Hasta el octavo, con el triple de Luis González, fue un juego que no aportó demasiado material para el análisis.

Claro, quien dice aburrido agradece que no fuera un maratónico rollo de nueve capítulos que tranquilamente pasara las cuatro horas. Con tres fueron suficientes, y a veces el aficionado agradece esto, más si su equipo gana.

Escasearon las oportunidades para ambos contendientes de poner a prueba un poco de estrategia y tal vez el único suceso remarcable fue la jugada en la que el propio González recibió cambio de señas y largó triple entre left y center luego de estar cuadrado para tocar la bola. Lahera vino manso a marcar y el número 9 no se lo pensó dos veces. Cuando la pelota encontró el hueco, la sentencia parecía estar dictada para los visitantes.

Precisamente en ese octavo capítulo y luego de la aparente puntilla, a los de casa no les bastó y la incapacidad de los relevistas matanceros para sofocar el fuego salió a relucir, y tanto fue el cántaro a la fuente hasta que entre boletos y con un doble de Santiago Torres que puso el juego 7-0, Ferrer seguro decidió ponerse a pensar en el desafío del martes.

Mientras tanto Matanzas siguió con la tónica de dejar hombres en base e incluso dejó las bases llenas en el primer inning, para sumarse a las otras dos ocasiones que lo hizo en el juego de ayer. Con esa oportunidad tan grande de explotar a Cousín desaprovechada, le dieron aire, hasta el punto que no le adivinaron un solo lanzamiento más.

El sol fue otro de los protagonistas, aportando sendos dobles «por ceguera» en una misma entrada. También el aire hizo de las suyas, exigiendo más de la cuenta a los jardineros que tuvieron que perseguir bastante la pelota en las praderas del Cándido González. Una combinación letal.

Yosimar volvió a estar a la altura del momento y definitivamente se ha afianzado como el segundo abridor de una rotación donde en cualquier momento podría sustituir a Yariel Rodríguez como principal starter. Por ese lado, Camagüey puede respirar tranquilo. Solo tres indiscutibles aceptó el joven de 21 años, completando así su segunda victoria en este play off. Frank Luis Medina fue llamado a cerrar y lo hizo a todo tren, con solo nueve envíos.

Otra de las buenas noticias para los Toros es el rendimiento del joven Loidel Chapellí, que en sus apariciones ha dejado muy buena impresión a diferencia de un Jorge Luis Peña al que al parecer esta postemporada le ha quedado grande. El piscinazo que se gastó en el séptimo, para guardar.

Esta es la lechada 108 que se propina en la postemporada de por vida, la cuarta que propina un equipo de Camagüey y la segunda que recibe un equipo de Matanzas.

De esta forma la serie llegará empatada al Victoria de Girón, donde aprovechando la localía Matanzas intentará irse arriba y si acaso finiquitar la final. Pero si me preguntan, este enfrentamiento es altamente probable que regrese al oriente cubano.