El Gran Maestro cubano Lázaro Bruzón ha dejado de pertenecer a la preselección nacional de Cuba, indicó la Comisión Nacional de Ajedrez, y las malas noticias continúan para el juego ciencia en la Isla.

La nota publicada por el sitio digital Jit dice que el ajedrecista tampoco pertenece ya a la Escuela Superior de Formación de Atletas de Alto Rendimiento Giraldo Córdova Cardín (ESFAAR), con la cual “había suscrito debido contrato y por tanto formaba parte de su matrícula”.

En su información, la Comisión explica que el 31 de julio Bruzón dijo que viajaría a Estados Unidos, con pasaporte ordinario, “para atender asuntos personales e intervenir en un torneo”. Lázaro, añade, no atendió la petición de tramitar la solicitud con la ESFAAR.

Este suceso es otro capítulo más en el culebrón alrededor de Bruzón en los últimos meses. En agosto pasado, un mensaje desde Estados Unidos confirmaba una enfermedad que le dificultaría asistir a la Olimpiada Mundial. Por esa fecha, la Comisión informó que Bruzón no integraría el equipo a la competición, “por dificultades de salud”.

Bruzón no va a la Olimpiada: jaque mate para Cuba

Reicientemente, ocurrió un hecho que provocó el desenlace final: se supo que Bruzón y el Gran Maestro Yunieski Quesada se unieron al equipo de la Universidad de Webster para la temporada 2018-2019.

“Este segundo atleta no forma parte de la preselección cubana desde el curso 2016-2017 y radicaba en su provincia. Ante tales circunstancias, ha cesado la pertenencia de Bruzón a la ESFAAR Cardín y a la preselección nacional de Cuba”, afirma la información.

De esta forma Yusnel Bacallao, Yuri González, Isán Ortiz, Omar Almeida y Yasser Quesada tendrán una misión imposible en la Olimpiada Mundial que se celebrará en Georgia.

Cualquier resultado sobresaliente será sorprendente para un país que ha perdido a sus tres principales figuras, Leinier Domínguez y Yuniesky Quesada (al parecer ausencias para siempre), y Lázaro Bruzón.