Foto: Radio Rebelde.

El arbitraje en el béisbol cubano siempre ha estado en la mira por sus actuaciones en nuestros campeonatos domésticos, pero pocas veces se mira otras interioridades importantes, como los problemas que enfrentan para hacer su trabajo.

En una reciente entrevista a Radio Rebelde, el conocido Jorge Niebla, recordó una de las grandes dificultades que sufren los encargados de impartir justicia para hacer su trabajo: la escasa paga como remuneración de un trabajo exigente, y constantemente criticado por especialistas y aficionados.

“Trabajamos en la postemporada a estadios llenos, prácticamente por 30 pesos cubanos”, dijo Niebla en el diálogo al periodista Guillermo Rodríguez Hidalgo.

El afamado umpire tocó otros temas sensibles, como la poca diferencia del monto del pago de acuerdo con la posición que ocupen en el terreno, o la fase en la que desempeñe en el campeonato: segunda fase o postemporada.

“Tiene que haber una escala para el pago de nosotros, no puede ganar lo mismo el jefe de grupo o el segundo hombre que el cuarto. Cuando llega la segunda etapa no puede ser el mismo salario, como tampoco debe ser igual en los play off”, declaró al respecto.

El que habla no es cualquiera, pues Niebla fue catalogado como el mejor en su función en las últimas cuatro series nacionales, y el mejor del mundo en 2017, según la Confederación Mundial de Béisbol-Softbol.

“En algunas provincias han pagado seis árbitros y hemos tenido que compartir el dinero que viene para seis personas entre ocho, con el chequeador. El que trabaja en el home cobra por juego 38 pesos y el que lo hace en bases 33, solo cinco de diferencia”, contó.

Niebla se refirió a otro aspecto muy polémico en nuestros campeonatos, como el caso de las sanciones a los infractores. Se ha dado el caso de indisciplinas que merecen mayor dureza y son castigas con medidas leves.

“Primero el árbitro debe saber conducir el juego de pelota y trabajar con justeza. Pero hay indisciplinas que merecen más que un partido de suspensión”, dijo a Rodríguez Hidalgo.

Para la 60 Serie Nacional se pretenden hacer algunas modificaciones al reglamento, buscando reducir el tiempo de los juegos.

Además, opinó que para hacer efectivo la reducción del tiempo de juego -como pretenden modificaciones en el reglamento para la Serie Nacional-, deben existir amonestaciones, que inciten al cumplimiento de lo estipulado.

“Cada medida que se aplique tiene que llevar alguna penalidad, porque si no es muy difícil que se cumpla. En el Premier 12 los partidos tenían buen ritmo, pero todo lo que sucediera se penalizaba, una bola para el bateador o un strike para el lanzador, en dependencia de la sanción. Por ejemplo, en las visitas, el entrenador tiene 30 segundos desde que cruza la raya para conversar con el lanzador y regresar, sino lo cumple se le hace una advertencia y se le concede una bola al bateador. Si esto lo logramos hacer, entonces sí podrá darnos resultados positivos”, afrimó.

Transporte, vestuario y dieta: los problemas del arbitraje cubano

Para los seguidores del pasatiempo nacional, no es un secreto los problemas de transporte, el pago de la dieta, y dificultades con el vestuario adecuado que viven los árbitros de la pelota en la Isla.

En ocasiones, llegan incluso a trasladarse hacia las competencias por sus propios medios, según trascendió en declaraciones a Tribuna de La Habana de Faustino Heredia Machado, presidente de la Comisión nacional de Atención a Jueces y Árbitros, en enero de este año.

Sin transporte propio, los árbitros del béisbol, por ejemplo, se trasladan a otras provincias con los peloteros o pagando de su bolsillo los pasajes de ómnibus nacionales y el costo del equipaje que requieren para trabajar.

“En el 2019, a partir del recrudecimiento de las agresiones de Estados unidos a nuestro país, los árbitros del beisbol se trasladaron entre provincias por sus medios, utilizando los ómnibus de los peloteros, u ómnibus de Astro, pagando el sobrepeso de los maletines, algo normal dado los equipamientos que ellos llevan”, dijo a Tribuna Heredia Machado.

“Igualmente, aún está pendiente de implementar, debido a la situación económica del país, el pago de los árbitros a partir del estudio que se realizó. Entendemos las condiciones existentes y estamos a la espera para una mejora del cuerpo arbitral. Otro aspecto es el pago de la dieta, que aún el organismo no hemos tomado la decisión final de plantearle al Ministerio de Finanzas y Precios cual sería la variante”, explicó además el directivo.

¿Bajo qué condiciones trabajan los árbitros en Cuba?

No es la primera ocasión en que un colegiado se queja por esta y otras situaciones y sucede que muchas veces termina cayendo sobre ellos gran parte de las culpas de lo que acontece en los terrenos de pelota.

Quizá el mayor debate de los últimos tiempos alrededor de los árbitros se originó alrededor de la figura de Luis Felipe Casañas, quien dijo a Play Off que, incluso, hay una “cacería de brujas” sobre quienes imparten justicia.

El reconocido Casañas contó que hay directores que “mandan cartas a la Comisión Nacional porque no quieren a determinado árbitro en sus partidos, porque no le gustó cualquier jugada que cantó en su contra, etc. Pero nosotros estamos en el aire sin un Sindicato que nos defienda independiente de la Comisión, donde estén las personas que realmente saben de arbitraje y puedan tomar las medidas justas”.

Bajo condiciones distantes de ser las adecuadas, con salarios bajos y sufriendo la ira constante de los aficionados, los colegiados cubanos hacen su trabajo.

“Todo el mundo sabe los grandes problemas que tenemos todos de transporte, de salarios, de ropa, etc. No tenemos a nadie que nos apoye y sin embargo salimos todos los días al terreno a hacer nuestro mayor esfuerzo y somos seres humanos de esta sociedad con los mismos problemas que tiene todo el mundo”, contó entonces Casañas.

Luis Felipe recordó que quienes trabajan en la Serie Nacional -el evento de más nivel en Cuba-, ganan 38 pesos por juego cuando están detrás del plato y los de las bases ganan 32. Además, apunta, estuvieron “toda la segunda parte del campeonato sin transporte, viajábamos por nuestros propios medios para ir a las provincias, gastando el dinero de nuestros bolsillos. Se hizo un esfuerzo extraordinario y todos dimos el paso la frente a pesar de todos estos problemas”.

Además de este caso famoso que se generó en el play off semifinal, nuevamente las críticas llegaron en la gran final de la pelota cubana. Además del exabrupto de Borroto, los aficionados en redes sociales la emprendieron con Juan José Cuevas, que actuó como principal en el tercer juego de la final de la pelota cubana entre Camagüey y Matanzas.

Varios aficionados pusieron los reflectores sobre Cuevas y dijeron que la zona de strike del árbitro afectó el trabajo del lanzador de los Toros, Yariel Rodríguez, quien tuvo un buen desempeño a pesar de dejar el juego perdiendo.

Cuba necesita mejorar su arbitraje, y todo lo que atañe a este, si quiere presumir de un movimiento deportivo de calidad más allá de sus atletas. Calidad y preparación son importantes, pero también quienes lo ejercen necesitan de las condiciones adecuadas para un mejor rendimiento, porque como reafirmó Luis Felipe Casañas a Play Off:  

“Si tuviéramos más condiciones, más tranquilidad para trabajar y menos problemas, realmente nuestro trabajo sería muchísimo mejor. Hacen falta muchos factores psicológicos y físicos que nos ayuden en esto. A medida que a un atleta le resuelven sus problemas juega mejor, más tranquilo y enfocado en lo que hace, con nosotros pasa lo mismo”.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine