A José Julio Ruíz, uno de los buenos bateadores que dio Santiago de Cuba en este siglo, se le recuerda, entre otras muchas cosas, por un jonrón polémico que le conectó a los Industriales, que dividió las opiniones.

El monstruoso batazo salió despedido por sobre la varilla del estadio, y parece difícil determinar si fue buena o mala bola. Pero lo que marcó aquella conexión, es que fue en un clásico de la pelota cubana, entre su natal Santiago y el equipo de la capital.

Formó parte de una generación inolvidable de la provincia oriental, junto a otros nombres recordados como Héctor Olivera o Ronnier Mustelier, quienes, como él, salieron de Cuba buscando un nuevo futuro.

Retirado ya del béisbol, el zurdo conversó con las Avispas Rojinegras de Cuba. SNBen una entrevista amplia en la cual recuenta su vida, y que fue publicada también el blog Vamos arriba!! Béisbol 24/7.

Allí habló de su paso por Estados Unidos, su vida actual ya retirado del béisbol y por supuesto, el famoso vuelacercas a Industriales. Aunque muchos industrialistas dirán que fue mala, para el fornido jugador santiaguero siempre será buena bola.

Paso por las Series Nacionales

Lo mío no fue fácil, en el sentido de llegar al equipo Santiago. Llegué porque lo luché al máximo sorteando muchísimos obstáculos, pero no cejaba porque era lo que quería. Después del Panamericano Juvenil que se efectuó en Curazao, integro preselección y posteriormente hago el equipo como lanzador. Al año siguiente no hice equipo y luego de la llegada de Pacheco ya en su segundo año, es que hago nuevamente el equipo siendo él quien me da la oportunidad de demostrar mi talento y pelear por un puesto, lo que le agradezco mucho.

Rivalidad con Pedro Poll y jonrón a Industriales

Con Pedro Poll nunca hubo rivalidad, todos nos empeñábamos en dar lo mejor para tener buen resultado. Lo que era difícil para Pacheco armar la alineación ya que todos estábamos bien, por eso es por lo que me ponían en ocasiones a jugar el jardín izquierdo. No considero que haya sido 5 estrellas en esa posición, pero hice lo mejor posible.

En la temporada que quedé líder en bases robadas ni yo mismo me lo creía ya que nunca fui un corredor rápido, solo que le cogí bien el tiempo a los lanzadores. En esa época era un equipo bien integral y con poder. El de menos fuerza al bate era Maikel Castellanos, pero tenía otras herramientas, considero que era el mejor brazo en ese entonces. Pasaba más trabajo conectándole a los zurdos, los derechos se me hacían más fácil. Me gustaba batear a la hora buena, es una adrenalina impresionante.

El famoso jonrón aquel para mí fue buena bola. Por un momento perdí la bola en el aire y me surgió duda, pero la vi caer y ahí me convencí de que fue buena. Los industrialistas siempre van a decir que fue foul. En la preselección del Segundo Clásico hubo sus cosas raras, siempre estuve enfocado en no coger lucha cuando quedaba fuera de algún evento, pero creo que deberían hablar claro con el atleta y no darle otros argumentos inciertos. Yo entiendo que Cuba tiene su método de conformar las selecciones, pero muchas veces se hace mal. Simpaticé mucho con Julita Osendi, la que me bautizó como JJ. 

Salida de Cuba y firma en el béisbol profesional

No fui de esos peloteros en Cuba que recibía muchas ofertas del exterior. Cuando llegué a los Estados Unidos me acogí a la ley de Asilo Político, comencé a entrenar en Miami y me traslado a República Dominicana donde permanecí varios meses. No tuve la suerte de otros de caer en las mejores manos y fue muy difícil, también era una época en que el mercado cubano no tenía el alza como hoy.

En ese tiempo, de los cubanos valoraban más que otras cosas, como si era ya una estrella consagrada en el equipo Cuba y si no lo eras se hacía más difícil firmar. Me firman los Tampa Bay, no fue un gran contrato ni nada de eso ya que fue por poco tiempo. Luego me firma Texas en una época donde la franquicia tenía todo un trabuco y no había muchos chances de ascender. Por otra parte, las oportunidades que me dieron fueron bien escasas para demostrar lo que tenía.

Grandes Ligas

Es complicado llegar a la grande, no solo depende de la calidad del atleta, influye mucho tu agente y la negociación que hagan. No llegué ahí no por mí, fue por cosas de negocios; pero agradecido con Dios porque jugué mucho siendo free agent que es lo más difícil ya que tienes que tener resultados año a año para poder subsistir, y si tienes una temporada mala es muy difícil que seas elegible la próxima campaña por algún equipo.

Ligas Invernales

Yo digo que el béisbol de Grandes Ligas es mucho más fácil que el de afuera, porque ahí tienes más condiciones, la zona de strike es más pequeña; pero cuando tienes que jugar en Venezuela, u otra liga es más complicado, menos condiciones. Una liga invernal en la que hay que quitarse el sombrero con lo que juegan en ella, es la dominicana. Estuve alrededor de cuatro años jugando en México donde coincidí con algunos cubanos, una liga bastante competitiva; ahí tuve dos lesiones en los tobillos y se me fue dificultando mantener el rendimiento. Me enfrenté a Roibal varias veces en esa liga y que me perdone, pero le di sus buenas líneas, pero el tipo está durísimo.

Retiro del béisbol

Me retiré del béisbol el año pasado y mi última aparición fue en la liga de Puerto Rico como jugador de experiencia, preparado para salir al bate en los momentos claves. Estoy en óptima forma, incluso me han llamado varios equipos, pero es hora de cederles el paso a los tantos muchachos jóvenes que vienen subiendo. Yo podía haber jugado hasta los 38 pero acá el béisbol requiere de mucha preparación y tiempo y el sistema de vida aquí es muy diferente, hay cosas que tal vez no te puedan permitir entrenar. Decidí enfrentarme a la vida real fuera del béisbol y trabajo actualmente como una persona normal, vivo en Texas. Muchas estrellas de la serie nacional hubieran sido estrellas también en la MLB por lejos, porque talento les sobraba.

Jugar en Cuba nuevamente

Me gustaría jugar de nuevo con Santiago, ya que en Cuba tengo a mi familia, a mis dos hijos; pero es muy difícil que suceda ya que implica varias cosas. No sigo mucho la pelota de allá porque el trabajo me ocupa casi todo el tiempo y hay que subsistir. Puede que en un futuro me desempeñe acá como coach o algo de eso, pero tendría que valorarlo porque implica trasladarse a una academia capaz que en otro país y por ahora quiero estar en casa. 

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine