Por: Buster Olney | Escritor Senior de ESPN.com

El robo de Adam Jones a un posible cuadrangular de Manny Machado y el saludo de respeto de Machado a su compañero de equipo con los Orioles de Baltimore será uno de los mejores momentos del Clásico Mundial de Béisbol. Pero también han habido otros, como la sacada de out de Javier Báez sin mirar mientras felicitaba a su compañero de equipo, Yadier Molina. O lo que aparentaba ser joyas defensivas diarias de Machado.

O los cuadrangulares de Nelson Cruz. O el poder intimidante de Wladimir Balentien. O Giancarlo Stanton dejando su marca en el Petco Park. Los últimos outs de las sorprendentes victorias de Israel. El orgullo patrio desbordándose de los jugadores y los fanáticos. Los abrazos y las sonrisas. Y para completar el circuito, el cuadrangular de Jones en su ciudad natal.

No recordaríamos ninguna de estas jugadas si hubieran ocurrido en partidos de exhibición común y corriente, una realidad que debe informar sobre el potencial que el Clásico tiene y como debe inspirar una discusión en toda la industria. Ha llegado el momento para que todo el mundo se comprometa con el Clásico o sencillamente eliminarlo, porque a menos que todo el mundo haga un total compromiso con el evento — desde los jugadores hasta el sindicato y Major League Baseball — nunca se convertirá en lo que debe ser: Una celebración anual del deporte que está atrayendo la atención del mundo.

Como está ahora mismo, hay demasiadas personas que están comprometidas a la mitad. Cada cuatro años, la principal historia del Clásico gira alrededor de las estrellas que no van al event, mayormente del equipo de Estados Unidos. Hay una conversación perpetua sobre como MLB debe mercadear mejor a sus estrellas, pero en este, algunas de las más brillantes están declinando la oportunidad de participar.

Algunos de los equipos escogen lidiar con el Clásico de manera pasiva-agresiva, enviando mensajes mixtos a algunos jugadores que no están contentos sobre su participación, con personal de los equipos quejándose de que sus mejores jugadores están en los entrenamientos de otros. Algunos jugadores piensan que MLB necesita subir su compromiso y darle a los participantes el apoyo necesario que han llegado a esperar durante la temporada regular y la postemporada.

«Es como si estuvieron corriendo un torneo de béisbol de escuela secundaria en vez de algo especial», dijo un jugador.

Así que ha llegado el momento para todos los involucrados decidir si van a subir al próximo nivel con el Clásico Mundial de Béisbol y construir algo que en realidad sea algo que perduro. Si eso no va a ocurrir, no no va a haber un compromiso total con el evento, pues entonces la mejor opción es eliminarlo.

Si el sindicato de jugadores quiere crear el mejor producto posible, con los jugadores beneficiándose financieramente, entonces tiene que haber más liderato y un cambio de cultura. Los jugadores son socios completos con MLB en el evento, tomando un tercio de los ingresos; MLB otro tercio y el último tercio va a la Confederación Mundial de Béisbol/Softbol y las federaciones envueltas.

Dodger Stadium

Si el Clásico pudiera evolucionar de un evento mediocre a algo bien especial y duradero, todos los jugadores obtendrían un beneficio. FOTO: Getty Images

Si un jugador está regresando de una lesión, haría sentido que no jugara en el Clásico. Max Scherzer ha estado lidiando con un problema de un dedo y no ha estado en condición para participar, pero muchas estrellas han sencillamente decidido no participar — y el evento hubiera sido mejor su hubieran participado. Si el Clásico pudiera evolucionar de un evento mediocre a algo bien especial y duradero, todos los jugadores obtendrían un beneficio.

Es como si el sindicato hubiera acordado participar en un tira y jala y los tipos más grandes y fuertes se apartaran de la soga.

Major League Baseball necesita escuchar lo que los jugadores están diciendo para mejorar el evento  (como el manejo de las familias, la transportación, el tratamiento médico, la seguridad).  Los jugadores que dejan sus respectivos equipos tienen que pensar que MLB hará los arreglos a la par con lo que ocurre en la postemporada. Si a un jugador se le pide que participe y quiere participar, pues entonces debería tener el apoyo con temas de seguro, algo que no ocurrió con todo el mundo. Los tiempos de juego deben ser más llevaderos para la televisión para que una jugada extraordinaria como la de Jones pueda ser vista por más que puñado de fanáticos.

Y si el Clásico va a seguir progresando, los 30 equipos de MLB deben adoptar la competencia. Cuando un jugador es seleccionado, los equipos deberían promoverlo como los hacen con los seleccionados al Juego de Estrellas, es un dulce, es un honor, en vez de tratarlo como si fuera una molestia. Hay preocupaciones por lesiones, claro, para todos los equipos.

Quizás los equipos tienen demasiado sobre la mesa, demasiado invertido en los jugadores como para sentirse cómodos con el Clásico; y si ese es el caso, pues entonces eliminen el torneo. Pero si el Clásico va a seguir adelante, los equipos tienen que comprometerse.

Porque puede ser algo grande que puede utilizarse para crecer el interés en el deporte alrededor del mundo, tal como lo ha hecho el hockey con la ayuda de las competencias internacionales. Y el Clásico podría inyectar más vida a los eventos del Juego de Estrellas.

La mayoría del Clásico se podría jugar durante los entrenamientos de primavera con las semifinales y campeonato convirtiéndose en parte de la Semana del Juego de Estrellas en julio. El lunes, el Home Run Derby. El martes, las semifinales del Clásico. El Juego de Estrellas de puede jugar miércoles con el partido de campeonato del Clásico el jueves. El deporte entonces se puede tomar un descanso de tres días. Los jugadores tendrían más tiempo de descanso a mediados de temporada, algo que el sindicato siempre ha querido. El deporte tomaría el escenario global en lo que generalmente es una semana lenta en el mundo deportivo, y habrá cheques para todo el mundo.

Los jugadores están en forma de mediados de temporada en el receso y las semifinals y final del Clásico en julio se puede presumir sería tal, y quizás más, interesantes que las que hemos visto en el evento esta primavera, desde Jones hasta Machado hasta Stanton. Si todos los lados se unen y la historia y las rivalidades entre los países crecen de año a año, entonces MLB podría moldear esto para que se convierta en algo que perdure.