Por: Nuevo Herald y MLB.com

Los Marlins tomaron un martillo y clavaron el cartel a la entrada del clubhouse. “Se vende”, era la lectura virtual desde que se confirmara el canje de Adeiny Hechavarría a los Rays a cambio de dos prospectos de poca monta, que ni siquiera están entre los 30 mejores de la franquicia.

De modo que este primer paso en una potencial reconstrucción tiene que ver más con el ahorro de dinero -francamente una bagatela en los tiempos actuales- que con la concentración de talento de cara al futuro.

“Han perdido el norte y no saben lo que están haciendo”, confirmó una persona que siguió el desarrollo de los acontecimientos. “Al final, Adeiny Hechavarría está iniciando un nuevo capítulo y mira con esperanza al momento en que firmará su nuevo contrato”.

¿Quiénes son los recién llegados a Miami? El jardinero central Braxton Lee y el derecho Ethan Clark, quienes fueron seleccionados en los Drafts del 2014 y el 2015, no menos que en la ronda 14.

 De 23 años, Lee tira a la derecha, batea a la zurda y al momento del cambio conectaba para .318 con dos jonrones, nueve dobles, tres triples y 16 remolcadas para el Montgomery de Doble A.

Al pacto del cubano en este 2017 le restan $2.5 millones y, según proyecciones, en su segundo año de arbitraje podría corresponderle un acuerdo de o superior a los $6 millones antes de iniciar su recorrido por la agencia libre y los que deben ser sus mejores momentos en Grandes Ligas.

Considerado un defensor de élite, Hechavarría conectaba para .277 al momento de lesionarse los músculos oblicuos y era visto como parte del núcleo joven que debía llevar a Miami a la tierra prometida de los playoffs.

Por otra parte, de la organización crece la idea de que J.T. Riddle estaría en capacidad de ocuparse del campocorto a tiempo completo, al menos por el resto de la temporada, y de progresar lo suficiente luego para reclamar la titularidad en competencia con el venezolano Miguel Rojas.

Adeiny Hechavarría ha jugado cuatro temporadas completas como campocorto titular de Miami, hasta que fue desplazado por el gran desempeño del prospecto J.T. Riddle esta campaña. Hechavarría, quien se destaca más por su defensa, no ha visto acción desde el 9 de mayo debido a persistentes problemas en un oblicuo. Pero cuando se encuentra en salud, es uno de los torpederos más dinámicos de Grandes Ligas, terminando en dos ocasiones como finalista para el Guante de Oro en la Liga Nacional.

El infielder de 28 años de edad batea .277/.288/.385 en apenas 20 partidos esta campaña. En su carrera lleva .255/.291/.337, con 15 jonrones en partes de seis años en la Gran Carpa.