“Estoy viviendo un sueño”, así escribió Lourdes Gurriel Jr. en Twitter tras conocer la noticia de su ascenso al primer equipo de los Azulejos de Toronto, en la MLB.

El más joven de los hermanos Gurriel reventó la liga Doble A con los Fisher Cats de New Hampshire en 2018 y se ganó el puesto con los Azulejos.

En 49 veces al bate en liga menor, este año, promedió para .347 de average ofensivo, .382 de OBP (porcentaje de embasado) y .510 de slugging. Dentro de sus 17 jits destacan 3 dobletes, un triple y un cuadrangular. Anotó 6 carreras e impulsó 11.

Estos resultados confirman el ascenso de Gurriel Jr., nacido en octubre de 1993 (tiene 24 años), quien sigue aportando brillo a un apellido ilustre dentro del béisbol cubano.

Yunito —como también se le conoce al menor del clan— firmó en 2016 un contrato por 22 millones de dólares y siete temporadas.

El manager de los Azulejos, Josh Gibbons, dijo que Gurriel Jr. jugará en el cuadro y mencionó, además, que “a todo el mundo le gustó” el jugador desde que lo firmaron.

Toronto ha empleado a Gurriel sobre todo como torpedero y segunda base. Es de suponer que el espirituano servirá de reemplazo para el camarero Devon Travis o el paracortos villaclareño Aledmys Díaz.

Yunito Gurriel no tuvo un buen debut con la organización de Toronto. En 2017 jugó en dos equipos (uno de clase A avanzada y otro de Doble A). En esos dos equipos conectó para pobre línea de .229/.268/.339.

Este año sus resultados en las menores fueron totalmente distintos, en una filial repleta de talentos como los hijos de Vladimir Guerrero y Craig Biggio.

El ascenso del menor de los Gurriel se produce al mismo tiempo que regresa al roster de los Azulejos el toletero Kendry Morales (estaba inhabilitado por lesión), en sustitución del lanzador Tim Mayza que regresa a Triple A.

Morales, un pelotero de vasta experiencia en las mayores, podría ser una buena compañía para Gurriel, quien puede debutar este mismo viernes.