Por: Jorge Ebro / El Nuevo Herald

Luis Robert Moirán se saludó a sí mismo en su debut dentro del sistema de las Menores de los Medias Blancas. El prospecto cubano pegó un cuadrangular y recibió un boleto con el equipo de categoría novato que posee Chicago en la liga invernal de la República Dominicana.

Potente y compacta, la conexión de Moirán -contra una recta de un prospecto de los DBacks- levantó exclamaciones entre los asistentes al encuentro y confirmó que el chico podría subir rápidamente en el sistema de granja de los Medias Blancas tras firmar un pacto con un bono de $26 millones.

Marco Paddy, asistente especial del gerente general de Chicago, siguió el desarrollo de Moirán durante cinco años y ha llegado a compararlo en esta temprana etapa de su carrera con Vladimir Guerrero.

Moirán es el prospecto con el segundo mayor bono para un pelotero en el mercado internacional, precisamente por detrás de los $31.1 millones que los Medias Rojas le ofrecieron a Moncada en el 2015.

Visto como una promesa de cinco herramientas, Moirán había venía impresionando a los evaluadores de talento en sus showcases efectuados en la República Dominicana y se le consideraba el segundo mejor prospecto internacional, solo superado por el japonés Shohei Otani.