Parecía acabado, pero Maikel Folch volvió a lanzar. Luego de varios años sin jugar en una Serie Nacional, el zurdo de Ciego de Ávila lleva 11 entradas sin permitir carreras en la actual campaña. A sus 38 años, es uno de los 5 peloteros cubanos participantes en el I Clásico Mundial, que aparecen registrados en esta edición del campeonato doméstico.

El avileño ha tenido un retorno de ensueño tras un largo período de inactividad debido a una lesión en su hombro izquierdo. En su primera salida dejó en blanco a Holguín en cuatro entradas. En su última presentación, ante Guantánamo, tiró siete entradas sin tolerar anotaciones en el estadio Nguyen Van Troi.

Maikel Folch. Foto: Alejandro García.

Maikel Folch. Foto: Alejandro García.

Frederich Cepeda con Sancti Spíritus, Rudy Reyes en Industriales, Michel Enríquez con Isla de la Juventud, Yulieski González en Artemisa y Folch, estuvieron en aquel equipo que finalizó segundo en 2006, cuando perdieron en la final con Japón, marcador de 10 carreras por seis.

En la primera edición del Clásico, Maikel tuvo una efímera presentación en la derrota ante Puerto Rico, 12 anotaciones por 2. Frente a los boricuas lanzó un tercio de entrada y dio dos bases por bolas.

Además del Clásico, fue subcampeón en el Campeonato Mundial de 2009 e integró la novena ganadora en el Torneo de Rótterdam, el mismo año, entre otros resultados.

“Extrañé demasiado el béisbol, no puedo vivir sin la tensión del juego, el rigor del entrenamiento, las metas que uno se traza, por eso volví al entrenamiento y a la vida en equipo”, dijo en mayo pasado a la periodista Idania Pupo.

Durante su tiempo de inactividad entrenó pequeños en las categorías de 8 y 9 años. En su retorno, ganó el Campeonato Provincial con el conjunto de Florencia, y su recta llegó hasta 86 millas por hora. Terminó con tres victorias, dos derrotas y 2,04 promedio de carreras limpias.

“Yo tiraba (y tiro) curva para abajo y hacia afuera, tenedor, slider y sinker, pero ahora sé que no basta con tener en el repertorio esos envíos, si no sabes cómo y en qué momentos emplearlos. Lo otro que he aprendido es que, sin control, de nada vale entonces todo eso que te he dicho”, dijo después a Mario Martín Martín, de Invasor.

En 11 series con Ciego de Ávila, el serpentinero sumó 75 éxitos y perdió y 42 desafíos. Folch regresó confiado en que aún le queda gasolina para soportar una temporada con Los Tigres. Por su arranque prometedor, parece que puede competir en serio.