El gimnasta cubano Manrique Larduet tratará de hacer historia y buscará convertirse en la noche de este jueves en el primer gimnasta latinoamericano en proclamarse campeón del mundo en el all around, tras la ausencia en el Campeonato del Mundo de Montreal del principal favorito, el japonés Kohei Uchimura.

El caribeño se perfila como el máximo favorito para colgarse el oro, lo cual se convertiría en una histórica actuación.

Tal y como ya demostró en la ronda previa, en la que Larduet logró la mejor puntuación de todos los participantes con una nota de 86.699 puntos, casi medio punto más -0.402- que su más inmediato perseguidor, el chino Ruoteng Xiao.

Larduet y Xiao abanderan, junto con el japonés Kenzo Shirao, cuarto en la fase clasificatoria, una nueva generación de gimnastas decidida a no desaprovechar la ausencia de Uchimura, que cayó lesionado durante la ronda previa, para establecer un nuevo orden mundial.

Para ello, la “generación del 96” parece dispuesta a llevarse por delante a “veteranos” como el ucraniano Oleg Verniaiev, el vigente subcampeón olímpico, que sus 24 años recién cumplidos se vio claramente superado en la previa, en la que sólo pudo ser quinto, por esta nueva hornada de gimnastas.

Un grupo del que sobresale el cubano Manrique Larduet, que ya en 2015 provocó una pequeña revolución en el mundo de la gimnasia, tras colgarse la medalla de plata en la final del concurso completo de los Mundiales de Glasgow, sólo superado por Kohei Uchimura, que encadenó en la ciudad escocesa su sexto título de campeón del mundo consecutivo.

Resultados que Larduet no pudo repetir en los Juegos de Río, donde el gimnasta de Santiago de Cuba no pudo completar su concurso en la gran final, tras lesionarse en el tobillo izquierdo durante la recepción de su ejercicio de salto.

Una dolencia que, unida a la ausencia de Larduet en las pruebas de la Copa del Mundo disputadas este año, había generado numerosas dudas sobre el estado del gimnasta antillano antes del comienzo de los Mundiales de Montreal.

Dudas que Manrique Larduet se encargó de disipar por completo con su excelente actuación en la ronda previa, en la que el cubano brilló especialmente con su ejercicio en paralelas, su aparato favorito, donde logró una nota de 15.200 puntos.

Muy lejos del chino Ruoteng Xiao, que tan sólo pudo 14.800 puntos. Un dato esperanzador para el cubano, ya que el orden de rotación ha querido que las barras paralelas sean el penúltimo de los seis ejercicios de la final, lo que las perfila como el juez de la competición.

Aunque para ello Laurdet no deberá fallar antes en el caballo con arcos, el más flojo de todos los ejercicios del caribeño, al contrario que en el caso del chino Xiao, que logró en este aparato su mejor nota de la fase clasificatoria con una puntuación de 14.866, más de medio punto más -0.600- que el cubano.

Manrique Larduet no será, sin embargo, el único gimnasta latinoamericano en la final del concurso completo, en la que también participarán el colombiano Jossimar Calvo, el brasileño Caio Souza y el mexicano Kevin Cerda, así como el español Joel Plata, que logró el último billete para la gran final tras cerrar la ronda previa en vigésimo cuarta posición con un total de 77.432 puntos.