Foto: Instragram de Mario Luis Troyano.

Cuba, Argentina, la selección nacional, la Liga Superior de Baloncesto y hasta una sanción que lo mantiene apartado de su deporte: Mario Luis Troyano Torres tiene ya mucho que contar en su paso por el baloncesto.

Él es parte de la historia de este deporte en Sancti Spíritus, primero en la categoría escolar, luego en el juvenil, hasta llegar a la Liga Superior: primero como refuerzo, hasta que logró hacerlo con su provincia natal.

“Eso fue para mí lo más grande en mi carrera, poder demostrarle al pueblo mi calidad logrando algo tan soñado como es ser elegido el mejor base de la liga”, cuenta.

Los resultados lo llevaron a la selección nacional. Aunque fue una estancia breve, la recuerda con agrado: “a pesar de mi corto tiempo en comparación con muchos de mis compañeras, lo veo muy fructífero, pues logré jugar con muchos jugadores extraclase y ver el sueño cumplido de vestir la camiseta de mi país”.

El siguiente paso en su carrera fue la Liga Nacional de Básquet en Argentina, máxima división nacional del baloncesto profesional de ese país. Allí participó con el Club Regatas Corrientes. El contrato inicial era por un año, pero solo participó dos meses.

“Al cumplir los dos meses nos dijeron que el club tenía problemas y no podía pagarnos, que no era por nuestro rendimiento, que solo era por las finanzas, tanto con Joel Cubilla como conmigo”, explica.

El regreso a Cuba no fue el más feliz. Tras pedir la liberación del equipo nacional para tomarse un descanso, fue sancionado. No sabe los motivos y no está jugando baloncesto, justo en el momento en que la selección nacional participa en la primera ventana clasificatoria rumbo a la Americacup del 2021, cuando el baloncesto cubano lo necesita.

Comienzas en el baloncesto a los 9 años, pero anteriormente habías practicado otros deportes. ¿Por qué te decides por este?

No sabía por cuál decidirme, pero en el baloncesto tuve un entrenador que nos organizó, nos motivó y allí me quedé, aparte de que me gustaba mucho.

¿Cómo recuerdas tu paso por la EIDE de Sancti Spíritus?

Logramos poner el nombre de Sancti Spíritus en alto dándole su primera medalla de oro escolar y posteriormente en el juvenil, otros bronces y demás. Fue una etapa linda en mi vida, guiada por varios entrenadores, en especial Alexis Tamayo, Pedro Herrera, Osmani Obregón, Ángel Pérez y nuestro guía por más de cinco años, Alexander Álvarez, con quien logramos hacer un equipo exitoso.

Mario Luis Troyano baloncesto cubano
Eduardo González Martínez | Play-Off Magazine

En tu paso por la EIDE hubo un año en que te sacaron de la misma

Estando en 7mo grado, a unos días de los Juegos Escolares, nos informan que el próximo curso habría una reducción de matrícula dónde estábamos incluidos. Allí nos dicen que estaríamos en una escuela cercana, que nos estarían controlando y luego cuando se arreglará el problema, podríamos volver. Pero Osmani Obregón, conociendo de mi calidad, unos días después me va a buscar y regreso a la EIDE. A los 14 días ya estaba de regreso en la escuela.

Participaste en varios torneos Convive donde asisten los mejores jugadores de Latinoamérica

Tuve la posibilidad de participar en varios por mis resultados, al igual que algunos de mis compañeros de equipo. Allí logramos alcanzar una plata y un oro. Solo participé dos veces, ya que en estos torneos la mayoría de los atletas son de la capital, por problemas de transporte. Fue muy bueno e importante para mí poder mostrarme ante jugadores de otros países.

En el año 2016 llegas a la preselección nacional. ¿Cuánto te aportó como persona y jugador?

Ese año fue el más grande de mi carrera al saber que me habían llamado a la preselección nacional, que es el sueño más grande para un atleta. Allí tuve el apoyo de muchos entrenadores como Pepe Ramírez, Andrés Tatica y otros más que me transmitieron su sabiduría. Sin duda alguna mejoró mi calidad como jugador, gracias a las grandes jornadas de entrenamiento que cumplieron su función, llevándome posteriormente a lograr grandes cosas.

Jugaste de refuerzo con varios equipos en la LSB. ¿Cómo consideras el nivel de baloncesto cubano actual?

Juego con Villa Clara dos años en la Liga Superior de Baloncesto, obteniendo dos bronces y luego juego con Ciego de Ávila, equipo insigne de nuestro país, alcanzando una plata. Ya después conseguimos clasificar con Sancti Spíritus, dando un gran paso luego de muchos años intentándolo.

Creo que nuestra liga está teniendo mucha mejoría en cuanto a organización a pesar que tenemos un gran atraso en la tecnología dentro un deporte que lleva muchas cosas en cuanto a estadísticas y demás. Creo que se saldrá adelante poco a poco.

¿Las mejores y peores experiencias en la LSB?

Creo que todo fue bueno porque en general me ayudó en mi carrera. El único detalle desagradable fue jugando el primer año con Villa Clara, cuando abandoné el equipo con solo cinco juegos jugados. Esta decisión la tomé por mis pocos minutos de juego, siendo mejor jugador que muchos que estaban allí.

¿Cómo calificas el nivel de la selección nacional?

Creo que sí estamos a la altura de muchos conjuntos del área, solo que no jugamos como equipo. La mayoría de las ocasiones, los jugadores cubanos son mucho mejores jugadores en su club que en la selección nacional. Creo que lo único que falta es lograr jugar como equipo.

Mario Luis Troyano baloncesto cubano
Eduardo González Martínez | Play-Off Magazine

¿Cómo llegas al baloncesto de Argentina para jugar con el Regatas Corrientes?

Me llama Jasiel Rivero y me dice que Lucas Victoriano, su exentrenador, sabía de mis actuaciones. Nos ponemos en contacto y organizamos todo, estoy muy agradecido también con un periodista que también influyó en todo.

¿Cómo te fue en el equipo?

Todo excelente, muy buena relación con todo el equipo, muy buen trato de los directivos. Mi papel en el equipo era fundamental, siempre jugaba más de 20 minutos teniendo muy buenos partidos.

El nivel de la liga es muy fuerte, pero allí nos damos cuenta que nosotros los cubanos no estamos atrás cuando tenemos varios jugadores fundamentales en esos equipos.

¿Por qué la decisión de solicitar la baja del equipo nacional? ¿Cuáles fueron los principales motivos?

Todo en la carrera de un atleta no es bueno. Estaba teniendo un mal momento en mi vida ya que no me sentía bien ni lograba dormir en las noches. Mi concentración no era la misma por eso mi decisión de tomar un descanso y pasarme un tiempo con mi familia y después, si me lo ganaba, volver a la selección si requerían mi servicio.

¿Por qué la sanción que te impusieron?

La sanción fue por pedir la liberación del equipo nacional. Pero espero que todo pase rápido (es de un año sin poder competir oficialmente) y poder volver a la cancha que es lo que me gusta.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine