La ciclista cubana Marlies Mejías se vió imposibilitada de participar en el Campeonato Mundial de Ciclismo disputado en Bergen, Noruega, del 17 al 24 de septiembre por problemas relacionados con su acreditación y la de su  entrenador Leonel Álvarez, así como con el pago de boletos aéreos, hospedaje y seguro médico y la disponibilidad del dinero de bolsillo para ambos, cuestiones que no fueron solucionadas a tiempo por la Federación Cubana de Ciclismo (FCC) y la Comisión Nacional de este deporte.

En una nota publicada por el sitio digital Jit,  la FCC explica que: «a sabiendas de que los organizadores no garantizarían la alimentación de los participantes, como ocurre tradicionalmente, nuestras autoridades gestionaron ese servicio a través de una colaboración del Club Profesional Astaná Womens Team, en el que milita Arlenis Sierra, cuyos gastos en el evento serían cubiertos íntegramente por esa franquicia».

Pero debido a la lesión de Arlenis en el Campeonato Panamericano disputado en Trinidad y Tobago del 29 de agosto al 4 de septiembre pasados, esa vía quedó obsoleta, pues al no participar Arlenis, su club retiró el apoyo a la participación de Marlies.

Según amplía el comunicado «A partir de ese momento se comenzaron los trámites para asignar el dinero establecido para la alimentación de Marlies y Leonel en la “carísima” ciudad de Bergen, que resultaron tortuosos por las afectaciones que el huracán Irma causó a la conectividad y electricidad del sistema bancario. No obstante, los esfuerzos del personal económico del INDER, más el apoyo de la sucursal bancaria correspondiente hicieron posible la adquisición en tiempo de la divisa, según las cifras aprobadas en el país para esos fines».

Por último la nota refiere que, «a pocas horas de la partida, se recibió una comunicación desde la sede del evento que fijaba los gastos de alimentación de la atleta a un nivel que sobrepasaba, por mucho, la cifra disponible en ese momento. A esas alturas, ya no restaba tiempo para emprender nuevas gestiones en busca del presupuesto requerido y se decidió que la destacada ciclista no participara en la lid».

Una vez más las carencias económicas del Inder hacen mella en el desarrollo de sus atletas, quienes constantemente sufren de este tipo de situaciones extra-deportivas, -pocas veces mencionadas en los medios de comunicación- que limitan su desempeño en eventos internacionales. El modelo deportivo de la nación caribeña ha permanecido inmutable durante las últimas décadas desde los tiempos del extinto «Campo Socialista», no adecuándose a los nuevos tiempos y a la difícil realidad económica de ese país.