No es un secreto para nadie mi criterio al respecto: Osvaldo Alonso es -a mi entender- el mejor y más exitoso futbolista cubano de todos los tiempos. Y esta afirmación no la hago a la ligera, la fundamento en una carrera profesional espectacular en la Major League Soccer durante las últimas 11 temporadas.

Cuando Ozzie decidió cambiar de aires y abandonar los Sounders, luego de 10 campañas, e incorporarse a un proyecto nuevo y con muchísimo menos pedigrí como es el de Minnesota United, un club recién asentado en la MLS hace tres años, todos creímos que su racha de participaciones en postemporadas (10 en 10) había llegado a su fin, pero nada más lejos de lo que finalmente sucedió.

El Minnesota United clasificó -hace unos días- al play-off de la MLS 2019 tras una campaña muy por encima de lo esperado, y Alonso tuvo mucho que ver con esa increíble hazaña marcando goles importantes y manejando el juego, con su brazalete de capitán y desde su posición en la medular del césped.

Cuando en unos pocos días Ozzie juegue su primer minuto en la postemporada 2019, habrá marcado la historia para siempre, elevando su nombre hasta el olimpo del fútbol estadounidense al jugar su onceno play-off en sus 11 temporadas como profesional, un hito que nadie jamás logró en toda la historia de la primera división americana.

Un futbolista cubano al nivel de las leyendas

Solo para comparar, quiero mencionar los nombres de las leyendas más grandes de toda la MLS para que puedan calcular la magnitud de lo que ha conseguido el cubano. Todas las estadísticas a continuación corresponden a las postemporadas de la Major League Soccer.

Por ejemplo, Landon Donovan, considerado el mejor futbolista de la MLS de todos los tiempos, participó en 12 postemporadas (sólo una más que Ozzie), pero en 15 campañas disputadas. Chris Wondolowski, máximo anotador de por vida, sólo disputó 6 partidos de play-offs (Ozzie tiene 25) en 7 postemporadas.

Mientras, otra legendaria figura como Jeff Cunningham acumula 23 encuentros (2 menos que Ozzie), y sólo 8 postemporadas disputadas. Otros encumbrados nombres como Eddie Pope (6) y Cobi Jones (10) ni siquiera se acercan a las postemporadas y partidos disputados por el cubano.

Es una locura todo lo que ha conseguido Osvaldito Alonso en estos 11 años, incluido la MLS Cup en 2016 y 4 Copas Nacionales de Estados Unidos, pero lo del capitán cubano con la postemporada es un romance que no tiene precedentes en el norteño país.

Pero quizás, la mejor noticia es que me confesó en una entrevista en directo para Yo Hablo Futbol, que quiere jugar al menos dos temporadas más, por lo que parece que la historia no ha terminado de escribirse.

Todo nuestro país estará pendiente del Minnesota United en estos play-offs 2019 y todos vestiremos, aunque sea simbólicamente, la playera #6 del gran capitán cubano.