Pablo Civil recuerda a los aficionados en que Las Tunas no se siente campeón por adelantado, pero asegura tener razones para sentirse el cubano más feliz del mundo.

«Presión no ha existido nunca, pero sí espíritu de victoria y entrega total, y hoy no será la excepción»

«Desde que iniciamos el trabajo supimos que contábamos con el talento y la capacidad para asumir grandes retos y aspirar a buenos resultados, y el juego diario nos permitió confirmar ese criterio»

«Fuimos el equipo que más barrió en los primeros 90 partidos al hacerlo en 11 ocasiones, logramos récord para Las Tunas de 59 victorias, y escogimos los refuerzos según las debilidades detectadas y estos respondieron»

«Insisto en que no nos sentimos campeones, y aunque ciertamente estamos más cerca que Granma, porque necesitamos dos victorias y ellos cuatro, siempre hemos respetado, al contrario, máxime tratándose del monarca vigente»

«Hablamos de un gran equipo, que no da tregua y sabe luchar, tanto que supo ganar cuatro veces seguidas en la semifinal contra Matanzas, tal como hizo en la final del año pasado con Ciego de Ávila»

«Así que no estamos confiados, pero sí altamente preparados y siempre esperando exigencias del contrario, porque esto es una guerra dentro del terreno y quien mejor lo haga celebrará su objetivo».

«No esperaba estar en la final, porque un equipo Las Tunas nunca lo había logrado, incluso solo un sexto lugar era el mejor desempeño hasta ahora, y estoy muy alegre, al punto de que soy el cubano más feliz del momento», comentó el manager tunero antes del tercer partido ante Granma en la noche de hoy.

Bladimir Baños, el derecho vueltabajero, será el abridor hoy, mientras Granma dependerá del villaclareño Alaín Sánchez.

(Con información tomada de www.jit.cu)