Los azucareros de Villa Clara han dado pelea bajo las riendas del gran Eduardo Paret. El otrora estelar campo corto de los equipos nacionales debuta como director en la Serie Nacional 58, sin experiencia alguna en esas funciones, ni siquiera en categorías menores.

Sin embargo, desde el comienzo de la justa, Paret ha mantenido a su equipo en posiciones de privilegio, e incluso, en ciertos momentos, en lo más alto de la tabla. En medio de su visita al Latinoamericano para enfrentar a los Industriales de Rey Vicente Anglada, asediado por amigos y periodistas de varios medios, conversó con Play Off Magazine.

Eduardo Paret y Rey Vicente Anglada. Foto: Boris Luis Cabrera.

Eduardo Paret y Rey Vicente Anglada. Foto: Boris Luis Cabrera.

“Creo que la experiencia es muy necesaria para dirigir, pero yo jugué 21 series nacionales, y en estos años después de mi retiro he estado siempre al tanto de todo lo que pasa en el terreno. En mis años de jugador miraba lo que hacían los directores de equipo y así fui cogiendo experiencia. Me gustaba analizar cómo pensaban y cómo actuaban ante determinadas situaciones.

“El éxito de nosotros está en la unidad y la disciplina. Los muchachos tienen muchos deseos de ganar y hay mucha cohesión. Existe un compromiso con nosotros y con el pueblo de Villa Clara. Desde que comenzamos los entrenamientos en la provincia, dijeron que iban a echar pa’lante y es muy importante tener un objetivo, no jugar pelota por gusto. Gracias a eso está saliendo el resultado”, dijo.

Sin embargo, sus parciales se mantienen expectantes a medida que avanza el campeonato. Una vez más, el conjunto se mantiene frío en el cajón de bateo, exhibiendo números preocupantes, al punto de ser uno de los últimos en promedio ofensivo con solo 222 indiscutibles en 877 oportunidades (253 AVE).

Eduardo Paret. Foto: Patryoti.

Eduardo Paret. Foto: Patryoti.

En las últimas cinco campañas, en medio de una liga donde mandan los bateadores, los naranjas promedian para 271 de average colectivo (6702-1819). Si le extraemos las estadísticas de Norel Gonzalez, único que se ha mantenido estable todo este tiempo, los números bajan hasta un preocupante 265 AVE.

“El problema con la ofensiva de Villa Clara en los últimos tiempos es una cosa mental. No crea sea culpa de los entrenadores de bateo. Hemos tenido algunos muy buenos como Oscar Machado, Ariel Borrero y Eddy Rojas, sin contar con las ayudas que dio Pedrito Pérez al respecto.

“Este año se hizo un magnifico entrenamiento, pero muchas veces los problemas no están en el profesor, sino en la capacidad del alumno para captar lo que le están enseñando. Es cierto que no se está bateando bien, pero las conexiones están saliendo cuando hacen falta”, dice Paret.

Sin embargo, la producción cuando hay corredores en bases o en posición anotadora, tampoco es la mejor.

La tropa bajo su mando ha disparado 108 hits en 411 veces oficiales al bate cuando hay compañeros en las almohadillas (263 AVE), y solo ha empujado a los que están en posición anotadora en el 19,22 por ciento de las veces (74 de 385).

Randy Portal (38.46 por ciento), Yurien Vizcaino (36.53 por ciento), y Juan C. Lopez (33.33por ciento) son los más efectivos a la hora buena. Pero los porcientos de Andy Zamora (9.52), de Andy Sarduy y Yulexis La Rosa (ambos con 11.42), son alarmantes, éste último con un anémico promedio ofensivo con hombres en bases de 103 AVE (29-3).

Eduardo Paret tiene un gran reto en la parte final de la etapa clasificatoria. No le queda otra que apoyarse en su excelente cuerpo de lanzadores, como un náufrago desesperado que quiere llegar a la orilla.

“Nuestra meta en esta Serie es ir a un ritmo de 9 victorias por cada 15 partidos. Con el picheo que tenemos podemos hacerlo”, afirma.

Eduardo Paret y Rey Vicente Anglada. Foto: Patryoti.

Eduardo Paret y Rey Vicente Anglada. Foto: Patryoti.

Ante la pregunta de su disposición a dirigir a un nivel más alto, responde:

“Mi objetivo ahora es cumplir con la provincia, tratar de hacer bien la tarea que me han encomendado. Estoy enfocado en ello, lo otro que venga después. Pero sí, estaría dispuesto a dirigir la selección nacional si me llamaran. Yo tuve una bonita carrera como jugador, y ya que estoy ahora en estas funciones, quisiera tener también una buena carrera como entrenador”, dice.

Minutos antes de comenzar el partido respondió la última pregunta.

Si te designan director de una hipotética selección nacional y tienes que seleccionar a un solo jugador por posición para un gran evento. ¿A quién escoges para defender el campo corto, a Germán Mesa o a Eduardo Paret?

“Yo invento, pero me los llevo a los dos”, dice, entre risas.