PLAY BALL: El vino amargo del montículo

Los números son alarmantes. Los lanzadores de la Serie Nacional de Béisbol aceptan 4,62 carreras limpias por juego. Cerca una treintena corredores entran en circulación en cada partido. A los serpentineros los castigan los bateadores contrarios, que batean para average de .281. ¡Demasiado alto!