Quien vio cómo terminó el juego del pasado viernes en el estadio Latinoamericano, no tenía idea de lo que acontecería este sábado. Lo cierto es que todos los pronósticos callejeros apuntaban a que Las Tunas se iría con ventaja al Mella.

Nadie sabe qué fue lo que pasó en el dugout azul cuando acabó el juego, ni cuál fue la charla de almohada. Víctor tuvo que decantarse por el refuerzo pinareño Erlys Casanova para agarrarse a la posibilidad de una apertura que lo llevara delante en el cotejo. Civil, por su parte, apelaría a otro extraclase, el camagüeyano Yariel Rodríguez.

No se podría hablar del quinto juego sin hacer referencia a los lanzadores de uno y otro bando, pues los dos fueron capaces de caminar muchísimo, completando las siempre ansiadas aperturas de calidad. No obstante, lo del refuerzo azul, fue de otra galaxia.

Erlys, desconcentrado con los conteos iniciales, tuvo dificultades para encontrar la zona de strike, golpeó a Larduet e inmediatamente se puso debajo en el conteo con Quiala, aunque lo obligó a batear para doble play. Finalmente liquidó con ponche a Danel y pareció encontrar su ruta. De ahí en adelante, nada más pudieron hacer contra él los bates granmenses hasta el noveno.

Ocho entradas sin permitir indiscutibles y al ritmo de dos boletos lo ubicaron en el epílogo a punto de tocar el cielo, pero el encanto se rompió. Para abrir el noveno episodio Paumier liquidó el grito de gloria con doblete. Acto seguido, Figueredo regresó de emergente y dio otro batazo de dos esquinas, para romper la lechada. “Juego nuevo, todo pasó”, le decía Malleta constantemente a Erlys. Ahora a jugar de cero. Y le anotaron otra. Y ya.

Malleta sigue siendo el motor ofensivo de Industriales y extiende su leyenda como jonronero en postemporadas. FOTO: István Ojeda Bello.

A la ofensiva, Malleta rompió el celofán en el cuarto episodio con largo cuadrangular, y a pesar de que en el cuarto se anotó otra vez y se hicieron dos más en el octavo, los tres corredores dejados en circulación en el segundo y el tercero volvieron a pesar, pues se habría evitado sobremanera el sofocón del noveno.

Ojo, Las Tunas llegará debajo al Julio Antonio Mella, pero no está muerto. Quizás de completarse el cero hit-cero carreras, el golpe de autoridad hubiera sido definitivo. Si bien Industriales solo tiene que ganar un juego y es más difícil para los tuneros imponerse par de veces seguidas, el Julio Antonio Mella se va a convertir en un escenario complicado. Habrán de sacar la casta los capitalinos.

Las claves del juego:

Erlys Casanova: Inmenso el pinareño, probablemente tuvo la labor de su vida. Amarró corto a la batería tunera y le dio siete ponches. Danel Castro se llevó tres de ellos.

Polémica, revisiones y decisiones: la jugada de Malleta, la de Cordero, la elección de Paumier de tirar a primera sin tiempo y Alarcón mandando a Yariel a tirar a segunda con el toque de Tartabull. Pudieron pasar cosas peores.

La defensa de Industriales: A pesar del parpadeo del noveno, Yorbert Sánchez y su fildeo del tercer inning se anotan una palomita positiva. Lo mismo para las jugadas de Yoasán Guillén y Alexander Malleta al campo.

Stayler detrás de Malleta: en el slump en el que está sumido el jardinero de La Habana del Este, ponerlo de quinto en la tanda es discutible, pues no protege al inicialista capitalino.

El octavo inning: el descontrol de Yariel y Cousin, además de la pelota que se le perdió a Yosvani Alarcon y permitió que Torriente marcara desde segunda, fueron claves en el epílogo del encuentro. El trueno de Malleta por segunda con el cuadro cerrado para empujar la cuarta pudo ser el chirrin chirrán.

El noveno inning: nada es fácil para Industriales y la defensa esta vez amenazó con complicar la decisión final del encuentro. Yorbert, dubitativo en par de ocasiones casi compromete el juego. Un duelo que pudo ser no hit-no run tomaba otra vez matices de remontada.

La última reclamación: para hacerlo más dramático el último out fue reclamado por Civil. Se veía claro en el monitor, pero Las Tunas debía aferrarse a la revisión. No hubo cambios, Industriales se va delante hacia el Balcón del Oriente Cubano.

LO MEJOR: Erlys Casanova

LO PEOR: las imprecisiones defensivas de ambos conjuntos, amén de las jugadas brillantes

LO CURIOSO: Torriente anotando desde segunda por el wildpitch de Cousín

EL APLAUSO: Yariel Rodríguez, perdedor del encuentro, pero a la altura de las circunstancias