Industriales salió delante en su semifinal con un estadio Latinoamericano repleto y lechada de 4×0, el mejor regalo de retirada para Carlos Tabares, quien fue despedido oficialmente del deporte activo una hora antes.

Un Coloso del Cerro abarrotado desde muy temprano fue el escenario ideal para conjugar el adiós al excapitán azul con una victoria que puede valer por dos, en un juego donde ambos mentores jugaron con fuego y solo uno se quemó.

Una digresión: para la próxima hay que organizar mejor la circulación dentro del estadio. Se cerraron muchas escaleras, la gente bloqueó los pasillos y moverse se hizo una tarea titánica e insoportable. Hubo que sacar a más de una persona desmayada a causa de esas condiciones.

Volviendo al tema, la duda estaba en si los locales lograrían regalarle la victoria a Tabares, factor que les pondría una dosis extra de presión y nervios que podían dar al traste con el resultado. Nada de eso sucedió. No hubo parpadeos.

Víctor se inclinó por el refuerzo artemiseño Misael Villa (1-0, 7.1 innings), quien no tuvo, de entrada, la bendición del control y abrió regalando un boleto, suficiente para que el escepticismo se apoderara de muchos. No obstante, el zurdo espació seis indiscutibles de los Leñadores y la defensa, junto a una buena selección de envíos, se las arregló para salvarle el pellejo.

Para muchos, la decisión de Civil de inclinarse por Vladimir Baños (4.2 innings, 96 envíos), un hombre que en el Latino tiene una victoria y siete fracasos era muy cuestionable, pudiendo utilizar a Yudiel Rodríguez (explotado en el segundo choque) o a Luis Ángel Gómez (flojo en su primera presentación). Pero la estirpe de Baños es innegable, y nadie duda que sea un refuerzo de calidad. Solo que perdió el desafío en el mismo primer episodio. Y lo cierto es que Civil tampoco tenía mucho más de donde escoger.

El zurdo Misael Villa consiguió recupararse de algunos malos momentos y apenas permitió seis hits tuneros. FOTO: Otmaro Rodríguez.

El zurdo Misael Villa consiguió recupararse de algunos malos momentos y apenas permitió seis hits tuneros. FOTO: Otmaro Rodríguez.

Par de indiscutibles y batazo de vuelta completa de Samón (que empujó las cuatro rayas capitalinas) pusieron cifras definitivas en el marcador, a lo cual se unió un estadio colmado por más de 45 mil personas, que funcionó como hombres extras sobre el terreno, poniendo patas arriba a un equipo tunero que no pudo defenderse, y que, a pesar de amenazar mucho, se ahogó en un mar Azul.

¿Las claves del juego para la victoria de Industriales?

  1. Víctor dejó caminar a Misael Villa: Supo sobreponerse el zurdo de sus malos momentos, en los que entró muchas veces luego de dos outs. Siete y un tercio de entrada con más ponches que boletos. Parecía que acababa en el séptimo, pero lo dejaron sacar al menos un out más. Brillante VM 32 esta vez en el manejo del pitcheo.
  2. Samón: Jonrón, casco al aire y algarabía. Tres empujadas válidas para que se le respete su titularidad, no importa quién sea el lanzador contrario.
  3. La afición: Llenar un estadio como se llenó el Latino, no es fácil. Pero cuando se logra lo “imposible”, el rival se amedrenta, especialmente si no tiene la experiencia necesaria. Las Tunas jamás había visto algo así.
  4. El tercer inning: Orlando Acebey y Juan Carlos Torriente se conjugaron para sacar los outs de esa entrada de manera espectacular. Primero los reflejos del refuerzo espirituano, y después el fildeo del capitán para sacar un fácil doble play. Industriales defendía a su hombre en la lomita.
  5. Javier Camero: Mención aparte para el capitalino, cuyo fildeo de oro en el quinto fue, a entender de este redactor, el momento en el que Industriales de veras ganó el desafío. ¿Se imaginan que hubiera sucedido de picar la pelota? Dos carreras para el visitador, un equipo al que no se le puede dar alas.
  6. Yudiel Rodríguez: Civil trajo a su as zurdo pensando que Las Tunas podría recortar. Esta vez el 17 de los Leñadores caminó, pero ahora se exponen a no poderlo utilizar hasta el sábado, lo menos. Las Tunas no descontó tampoco.
  7. La cuarta carrera: Nuevamente Samón con un machucón con bases llenas. Este fue el puntillazo. No importa lo que pase, habrá que sentar a otro hombre.
  8. Vladimir García, otra vez: Omnipotente y omnipresente estará el avileño, que ya se sabe a qué vino al equipo. Luego de su utilización desastrosa en el choque de apertura, ha amarrado los juegos que tienen a Industriales delante.

Hoy viernes verá acción Fredy Asiel Álvarez, con seis entradas de labor, en escenario donde puede repetirse el duelo del primer día. ¿Podrá Yoalquis aguantar al Latino? ¿O Civil se irá con el holguinero Gómez?

No será fácil decidir entre el líder en victorias del campeonato o un zurdo que, si entra bien, puede hacer mucho daño a la batería giraldilla. En cuanto a Fredy, necesitará el respaldo ofensivo de sus compañeros y, si solo tira seis entradas, que los lanzadores de segunda línea respondan.

Lo demás, queda en el terreno.

LO MEJOR: la defensa de Industriales

LO PEOR: el hacinamiento en el estadio

LO… ¿GRACIOSO?: Víctor corriendo hasta el box e increpando al árbitro por no ver el gigantesco balk de Yudiel Rodríguez

EL MÁS VALIOSO: Yordanis Samón

EL APLUSO: Misael Villa