Por: Prensa Latina

Alfredo Despaigne tiene entre sus objetivos conectar más de 30 jonrones en la presente campaña de la Liga Japonesa de Béisbol, apartado que comanda ahora mismo con 18.

Despaigne, del equipo Halcones de Softbanks de Fukuoka, indicó a Radio Habana Cuba que otras de sus pretensiones es arribar a las 100 impulsadas y completar en esta campaña el centenar de cuadrangulares, sumados todos los conectados en cuatro temporadas en el béisbol nipón.

Hasta esta fecha, en la cual sacó la bola del parque en par de ocasiones, ostenta un total de 72 jonrones en 340 partidos. Y solo en esta campaña ya anda por los 52 compañeros traídos al plato, departamento también en su poder.

Igualmente comentó su deseo de contribuir al octavo campeonato del Softbank, tercer equipo más ganador en la historia de la Liga Japonesa, cuyos últimos cetros los consiguieron en las ediciones de 2014 y 2015.

Destacó que considera el pitcheo de este torneo más fuerte que el de las Grandes Ligas Estadounidenses, al decir que los japoneses se basan más en rompimientos, son más exigentes e inteligentes, además de contar con un amplio repertorio de envíos.

Agregó que «aquí te encuentras varios lanzadores que tiran seis o siete lanzamientos y más de 90 millas. En las Grandes Ligas no abundan lanzadores así». No obstante, reconoció que quisiera actuar en el béisbol estadounidense «para saber que jugué en los tres países con el mejor béisbol del mundo: Cuba, Japón y Estados Unidos».

También se refirió a su discreto inicio de temporada 2017 con el nuevo club, del cual logró recuperarse gracias a la comprensión del mánager y la dirección, quienes «me han dejado entrenar un poco a lo cubano, sin la exigencia con que lo hacen los japoneses».

Argumentó, al respecto, que durante la pasada temporada disputó más de 130 juegos en la liga nipona y varios partidos más entre la Serie Nacional de Cuba, la Serie del Caribe y el Clásico Mundial, agotamiento que influenció en su mal arranque en el béisbol japonés.

En cuanto a su propósito como pelotero señaló que lo fundamental es perfeccionarse en este tipo de campeonatos, probarse al más alto nivel y dejar sus resultados en los registros estadísticos del campeonato, uno de los dos mejores del mundo.

Despaigne arribó a la Liga Japonesa en 2014 como pieza clave del Chiba Lotte Marines, conjunto con el cual militó durante tres temporadas hasta que firmó con el Softbank.