Por vez primera en las últimas cinco décadas los cubanos podrían tener la posibilidad de ver por televisión nacional la Serie Mundial de la Grandes Ligas de Béisbol sin los habituales días de atraso con se han proyectado estos encuentros en ocasiones anteriores.

Según informaciones llegada la redacción de nuestra revista en estos momentos la dirección del canal Tele Rebelde — encargado de las transmisiones deportivas en la Isla — espera por una decisión que trasciende al propio Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Dicha organismo fue el encargado de poner sobre la mesa la propuesta de televisar la Serie Mundial entre los Dodgers de Los Ángeles frente a los Astros de Houston la cual arranca este martes en la noche.

Hasta el momento de redactar estas líneas, la idea no había sido aprobada por las autoridades pertinentes, lo cual constituiría un hito dentro del tradicional veto impuesto en la Mayor de las Antillas hacia el mejor béisbol del mundo.

De esta manera, el público cubano amante del deporte nacional podría disfrutar de la actuación de tres de los peloteros cubanos: el cienfueguero Yasiel Puig, jardinero de los Dodgers, el receptor de este conjunto Yasmani Grandal y el siempre mediático Yulieski Gurriel, inicialista de los Astros.

Tanto Puig como Gurriel forman parte de la armada de beisbolistas cubanos que emigraron ilegalmente o abandonaron sus selecciones en el exterior para cumplir el sueño de jugar en el béisbol más exigente del planeta. En cualquier caso, existiría un desfasase de alrededor media hora en la transmisión a fin de evitar las publicidad entre cada entrada y algún que otro fenómeno censurable.