Nadie sabe con certeza si el cubano Yoenis Céspedes podrá jugar en 2020 con su equipo New York Mets. Las lesiones constantes y un infortunado accidente, son circunstancias que han cortado la carrera del pelotero que se encuentra cerca de redondear cifras destacadas en hits y jonrones en Grandes Ligas.

Hace ya varias semanas, el gerente general Brodie Van Wagenen dijo no estar seguro de ver a Céspedes jugando en 2020. Días después, un video publicado en redes mostraba al granmense en una práctica de bateo, en su intento de regresar lo más pronto posible a una alineación que podría necesitar su aporte de largo metraje.

El video fue publicado con el subtítulo «lanzando una BP (práctica de bateo) a una perspectiva de recuperación», y eliminado posteriormente por el exjugador de los Mets, Endy Chávez, quien ahora es instructor de Ligas Menores. En este se ve al cubano bateando con la mano derecha haciendo cortes generales.

La salud del jonronero es una incógnita en la actualidad, tanto como las condiciones en las que regresaría, si esto ocurre, en algún momento de 2020, próximo a cumplir los 35 años de edad.

Yoenis Céspdes sufrió un tirón en el tendón de la corva
Yoenis Céspedes cuando sufrió un tirón en el tendón de la corva. FOTO: ESPN

¿Qué marcas podría alcanzar Yoenis Céspedes en 2020?

De retornar en forma para los primeros días de la temporada y poder completarla, sin alguna infortunada lesión y a plena capacidad, “La Potencia” pudiera alcanzar estadísticas destacadas en dicha campaña.

Quizás la más cercana, en este hipotético futuro feliz, sería alcanzar la nada despreciable marca de los 1000 hits. Con 865 imparables en siete temporadas en MLB, esa barrera no sería imposible de derribar.

Yoenis necesita solamente 135 hits, algo que ha logrado en tres años desde su debut en 2012, en aquellos momentos con Oakland. Su mejor momento fue en 2015, con 184 imparables. No obstante, debido a las constantes interrupciones, apenas si ha jugado lo suficiente desde 2017 a la fecha, y necesitaría superar su promedio de 123,6 por campaña.

La que si estaría más lejos es la cota de 200 vuelacercas, pues suma 163 y precisa despachar 37 bambinazos. Precisamente, 2015 fue su mejor producción de largo metraje (35), lo cual parece alejarle de esa cota.

Por otro lado, requiere de 76 impulsadas para llegar a las 600 en su paso por Grandes Ligas, lo cual sí es muy habitual en su rendimiento: ha llegado a esos números en cinco ocasiones en siete años, incluida una cifra personal de 105 hombres fletados para el plato, nuevamente en 2015.

Dos operaciones en los talones, tiempo perdido en el terreno por problemas en la cadera, un accidente en mayo pasado que derivó en una cirugía para reparar fracturas en su tobillo derecho: su carrera ha sufrido severos contratiempos. En el pasado, había entrenado incluso yoga y modificado sus métodos de entrenamiento y preparación para evadir las traicioneras complicaciones físicas.

Por esa razón, estar sano sería ya un resultado y un premio para Céspedes. No obstante, un regreso milagroso dejaría una historia más para alimentar la admiración hacia la armada de cubanos en MLB.